Cortes de carne en las góndolas.
Cortes de carne en las góndolas.
PRECIOS Y SUSTITUTOS

El consumo promedio argentino de carne continúa bajando, afectado por la inflación

El año pasado, este índice fue de 52,9 kilos por habitante en forma anual, pero en 2019 se ubicaría por debajo, superando apenas los 50 kilos.

Después de alcanzar su marca mínima en febrero de este año, el consumo de carne argentina va camino -en 2019- a romper su piso histórico de 2016, cuando se registraron 55,3 kilos anuales por habitante.
En los primeros meses del año, y de acuerdo a números pertenecientes al IPCVA y el CICCRA, el promedio nacional osciló en los 50kg/hab, y no parece que en el futuro inmediato esta coyuntura pueda verse modificada.
Si bien en Argentina siempre se ponderó la capacidad del mercado interno, incluso hablando de un “mercado cautivo” que dejaba tan solo un 20% de saldo exportable, los precios de la carne bovina y la competencia en precios que suponen los cortes alternativos, a lo que se suma el aumento de los precios en general, terminarían dando un vuelco a la situación.

Industria y comercio de carnes
Según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina, en los primeros siete meses de 2019 cayó un 2% la producción de carne vacuna, con una suba del 45% en las exportaciones y un descenso de casi el 11% en las ventas al mercado interno.
En este marco, el consumo nacional per cápita fue de 50,5kg/hab en forma anual. Solo en julio, se habrían consumido 52,8kg/hab, siempre por debajo de los registros históricos nacionales.
Después de alcanzar valores que superaban los 90kg/hab al año en las series históricas, en la última década el consumo rara vez superó los 60kg/hab, con números cada vez más bajos, como los 57,1 de 2010, 58,6 (2015) y 55,3 (2017).

Consideraciones
-El trabajo de campo fue realizado para dicha estadística fue durante la segunda semana del mes de septiembre de 2019.
-Los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, alzas moderadas del +3,3%, en septiembre de 2019 con respecto al mes de agosto. Con respecto a los valores de septiembre de 2018, los precios promedio de la carne vacuna del octavo mes del corriente año se ubican un +43,6% por encima.
-El precio del pollo fresco mostró precios con subas significativas, con una variación del +12,4% en el mes de septiembre de 2019 con respecto a agosto. Por su parte, el precio del pechito de cerdo mostró precios con subas también significativas en el mismo periodo, avanzando un +10,4% en relación al mes anterior. Con respecto a los valores de septiembre de 2018, el pollo incrementó su precio en un +53,1% y el cerdo un +46,6%.
-Los precios de la carne vacuna tuvieron subas moderadas, del +4,4%, en septiembre de 2019, con respecto a agosto, en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto. En los puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico medio, los precios mostraron subas más atenuadas, que resultaron del +2,8%; mientras que en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los precios mostraron subas también moderadas, que resultaron de un +3,9%.
-En relación al mes de agosto, la carne de novillitos mostró precios con alzas leves a moderadas, del +2,9%; la carne de novillos mostró valores con subas moderadas, +3,5%; mientras que la carne de vaquillonas y terneras mostró precios que exhibieron valores con una moderada tendencia alcista, que resultaron de un +4,6% , con respecto a agosto de 2019.
-El comportamiento de los precios de la carne vacuna mostró algunas diferencias entre en las distintas zonas geográficas: se registraron precios con subas leves a moderadas en la Capital Federal, mientras que en todas las zonas del Gran Buenos Aires se registraron alzas moderadas de los precios.
-Durante el último mes de septiembre, los precios mostraron subas moderadas, del +4,3%, con respecto al mes anterior en las carnicerías; mientras que en los supermercados se observaron precios con una leve tendencia a la baja, -0,1%.

Hábitos
De acuerdo a los resultados preliminares de un informe elaborado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina para determinar en cuánto se asocia el Síndrome Urémico Hemolítico al consumo de carne bovina en la Argentina, el 76% de los argentinos aún consume carne de vaca entre dos y siete veces por semana.
El trabajo de investigación fue llevado a cabo por investigadores y becarios de la Red de Seguridad Alimentaria de Conicet, y en él se analizaron tres matrices cárnicas, como el uso de cortes enteros, hamburguesas industriales y carne picada fresca, tratando de identificar los hábitos de compra y consumo de carne bovina en nuestro país.
Entre los resultados no oficiales de la encuesta, también se destacó que el 97% de los consultados consume cortes de carne bovina, el 57% hamburguesas y el 66% carne picada. La mayoría de las hamburguesas se consume en restaurantes (67%), y las compras se hacen normalmente en carnicerías (69%) y supermercados (28%).
Además, se expresó que el tiempo que transcurre entre que se compra la carne y se consume es menor a un día (23%), entre 1 y 3 días (40%), y más de 3 días (38%).

COMENTARIOS