Mariana Ghigliotto es una de las trabajadoras que recientemente se incorporó a la empresa.
Mariana Ghigliotto es una de las trabajadoras que recientemente se incorporó a la empresa.
EN UN MES Y MEDIO

En Junín, ya suman 20 los trabajadores que realizan entregas para Pedidos Ya

La empresa llegó a la Ciudad a comienzos de septiembre. El novedoso sistema de delivery, mediante una aplicación y trabajadores freelance, marca tendencia. Además, ya hay unos 70 locales gastronómicos adheridos.

Desde comienzos de septiembre, cuando comenzó a operar en Junín el sistema de delivery Pedidos Ya a la fecha, se encuentran trabajando alrededor de 20 repartidores por las calles de la Ciudad.
Mariana Ghigliotto, de 30 años, es una de las trabajadoras que recientemente se incorporó a la empresa, en la que se encuentran adheridos al servicio unos 70 locales gastronómicos.
“Desde hacía dos meses, estaba sin trabajo. Hace una semana y media, me anoté por internet. Luego me llamaron y me hicieron una entrevista. Me encanta trabajar acá. Ahora ando en bicicleta porque se me rompió la moto”, afirmó a este diario.
“Actualmente, estoy tomando los dos turnos que me ofrecen por día. La gente pide, ya que, además, hay publicidad. Por ejemplo, están entregando unos vouchers cuando te descargas la aplicación”, explicó.
La compañía, fundada en el Uruguay y con fuerte presencia en Latinoamérica, opera con una plataforma web o por aplicación, que agrupa a una importante cantidad de ofertas de locales gastronómicos, mediante la cual los usuarios realizan sus demandas en forma gratuita.
Facilita la búsqueda de tipos de comida por segmento, descuentos, y formas de pago. Una vez hecha la elección y abonado el producto, el pedido migra hacia el local en cuestión, y un repartidor en bicicleta o ciclomotor lo retirará para llevarlo a domicilio.
“Yo soy enfermero, trabajo en la guardia del Hospital Interzonal y esto lo hago para tener un extra, por la situación que está el país. Y resultó ser una buena apuesta. Nosotros tenemos dos turnos que son de 12 a 16 y de 20 a 0. En base a eso uno luego puede aceptar con anticipación en qué franja horaria trabajar en el día”, expresó por su parte Álvaro Calderón.
Algunas ventajas que otorga el sistema son la posibilidad de conocer los plazos de espera, un sistema de puntajes por compras reiteradas, y la chance de realizar críticas y comentarios.
Pedidos Ya es parte de la “uberización”, el desarrollo de nuevas formas de comercio, que apuestan al trabajo freelance lo cual le ha valido no pocas críticas por la falta de registración laboral. En relación a los requisitos legales, Calderón informó: “Apenas ingresamos nos hicieron el contrato y el monotributo. Tenemos un seguro que caduca cuando termina cada turno que no elegimos trabajar”.
“Además de cobrar los 50 pesos por mandado, que va incluido en el precio final, por cada hora que estamos conectados en la franja horaria nos pagan 110 pesos adicionales. Puedo hacer 400 pesos sin tener pedidos, que me lo paga la empresa. Todos los jueves nos hacen un depósito”, aseguró.
“Por ahí hay algunos que no tienen laburo y toman las dos franjas horarias. En mi caso, que tengo horarios rotativos en el HIGA, tomo el que más me convenga”, destacó.
“El equipo de trabajo nos lo da la empresa y después nos van haciendo un descuento de 250 pesos todos los meses hasta cubrir el valor. Solo moto y bicicletas pueden sumarse a la empresa”, indicó
“La gente se está adaptando. Es una empresa que está hace dos semanas en la ciudad y con el correr del tiempo va a ir creciendo, y se va hacer más conocida”, subrayó.

Reclaman que se respete el "derecho a trabajar"
Las empresas PedidosYa, Rappi y Glovo respondieron a la orden dictada por el juez Roberto Gallardo contra esas plataformas con un comunicado en el que expresan su "preocupación y rechazo hacia una medida que busca suspender de modo arbitrario la fuente de ingresos de un gran número de personas" en la ciudad de Buenos Aires.
Señalaron que "las plataformas cumplen con las normas y regulaciones locales y nacionales, y también han respondido en tiempo y forma a las resoluciones dictadas anteriormente por el juzgado" por lo cual, reiteraron, "apelarán la sentencia y las medidas cautelares para lograr la suspensión de las mismas".
El juez Gallardo, del fuero Contencioso Administrativo y Tributario, ordenó al Gobierno porteño que "clausure toda plataforma virtual informática vinculada a la mensajería y al reparto de alimentos que no se encuentre registrada y el acatamiento de las empresas Rappi, Glovo y pedidos ya al Código de Tránsito, normativas laborales y previsionales".
En el comunicado difundido, las empresas aseguran que "las plataformas generan trabajo en blanco. Tanto a través de la creación de puestos de trabajo directos como indirectos. En todos los casos cumplen con los requisitos impositivos y cargas sociales previstas y con seguros complementarios tal como establece la regulación local".
"También -continúan- han fomentado una política activa centrada en la seguridad vial. Solo desde el inicio de 2019, se han entregado más de 4.800 cascos y repartido más de 14.000 equipamientos de seguridad".
Según las empresas, son más de 20.000 las personas que generan ingresos con las plataformas, y "también dan trabajo diariamente a más de 700 profesionales de distintas áreas que forman parte de sus equipos comerciales y de atención; asimismo, son más de 12.000 comercios en la Ciudad de Buenos Aires cuyos ingresos dependen en parte de la relación con aplicaciones".

COMENTARIOS