Martilleros reunidos días pasados en La Plata.
Martilleros reunidos días pasados en La Plata.
A NIVEL PROVINCIAL

Por la devaluación del peso, martilleros proponen revisar las tasaciones

Trazaron un panorama de la actualidad del sector inmobiliario, haciendo foco en la crisis, las restricciones cambiarias y los desafíos.

Días pasados, martilleros de La Plata se reunieron para analizar la actualidad del sector, trazar un diagnóstico y proponer los pasos a seguir para sortear la crisis económica y las restricciones cambiarias, que se sienten con fuerza en las operaciones de compraventa.
El encuentro, organizado por la Cámara Inmobiliaria de la Provincia de Buenos Aires (CIBA) y la Cámara de Desarrolladores Urbanos región Capital, Provincia de Buenos Aires (CDU), estuvo conducido por la presidenta de CIBA, Mirta Líbera, y del mismo participaron más de 50 martilleros, especialistas y profesionales vinculados al sector.
Los participantes coincidieron en remarcar que los valores de las propiedades deberán reacomodarse para volver a dinamizar las ventas y calcularon que los precios deberían ajustarse - en promedio- un 20% hacia abajo.
También explicaron que la rentabilidad para los inversores está hoy en mínimos históricos y destacaron que la compra de inmuebles siempre tiene un buen rendimiento en dólares en el mediano y largo plazo. La propuesta de trabajo para la reunión estuvo centrada en obtener datos reales del sector basados en la experiencia cotidiana acerca del mercado inmobiliario sobre los acontecimientos en la Región.
El temario propuesto fue muy específico: análisis y opinión del mercado, la devaluación y el impacto en los precios, el mercado en pesos y en dólares, la restricción a la compra de moneda extranjera, alquileres y su actualización, e inmueble como resguardo de capital, comportamiento del mercado de inmuebles usados y a estrenar, construcción al costo y valores de la tierra en campos y loteos.
Los martilleros explicaron que el mercado está retraído y que por eso hay que revisar las tasaciones y adecuarlas a los cambios. “Hay un mercado de oportunidad para aquel que cuente con liquidez”, sostuvieron al diario El Día de la Plata.
Con respecto a los alquileres, coincidieron en señalar que las actualizaciones se hacen con incrementos de entre un 30% a un 35% anual. “Aunque la rentabilidad de un inmueble está en sus mínimos históricos, el ladrillo sigue siendo el mejor resguardo de capital, por su apreciación en el tiempo”, destacaron.

Actualidad
Planteado el temario, los especialistas explicaron su visión de la realidad. Para Valentín López Gastesi, “la crisis del sector comienza en el 2017, luego del auge de los créditos UVA, pero en la actualidad el mercado está deprimido. Hay oportunidades en loteos y rebajas en los precios. Notamos que está desapareciendo el rol del “empresario” que toma riesgos con capital propio, porque los negocios inmobiliarios no dejan un margen de ganancia que justifique el trabajo, arriesgar, poner las ideas al servicio de un proyecto sin tener la certeza de cuándo se va a recuperar lo invertido. La venta de un inmueble se convierte así en un pasivo, hasta tanto se produzca la entrega fehaciente del bien. Y aquellos que logren mantenerse en pie, podrán continuar apostando a los desarrollos inmobiliarios”.
En tanto, Gustavo Rodríguez Dacal sostuvo que “Ya aprendimos a navegar en la crisis y somos optimistas. En todos los gobiernos vivimos distintos avatares y siempre es el sector privado el encargado de tomar las riendas de los inconvenientes que vayan surgiendo. La construcción es un rubro que no puede decaer porque provoca un efecto derrame en muchos otros rubros asociados. Nuestra obligación como intermediarios es transmitir cierta tranquilidad a nuestros clientes”.
Para Héctor Agostinelli, lo importante es “hacerle entender al vendedor que los valores de los inmuebles bajaron”, al tiempo que Santiago Babenco hizo hincapié en que “debemos prepararnos para cuando la situación sea favorable, captando inmuebles y armando una buena cartera de propiedades”. Para Guillermo Solari Covas, es el sector público quien debe tomar las medidas necesarias para monitorear la dinámica de la crisis.

COMENTARIOS