Licenciada en Psicología Silvina D'Alfonso, licenciada en Nutrición Nancy Francione, licenciada en Nutrición Cecilia Dentato y la doctora Mónica Pascuccio, médica clínica.
Licenciada en Psicología Silvina D'Alfonso, licenciada en Nutrición Nancy Francione, licenciada en Nutrición Cecilia Dentato y la doctora Mónica Pascuccio, médica clínica.
PSICOANÁLISIS

Charla sobre la alimentación de los adolescentes y sus trastornos

“Las consecuencias de la obesidad o trastorno de la conducta alimentaria repercuten en el cuerpo, la salud, y en la vida de relación”, afirmaron especialistas en la temática.

El Centro de Estudios Psicoanalistas, Filial Junín de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) presenta la charla sobre “La alimentación de los adolescentes hoy”.
Como coordinadora actuará la licenciada Silvina D’Alfonso, miembro del CEP.
Se contará con la participación del Equipo Interdisciplinario de Nutrición y Adolescencia del Hospital Nuestra Señora del Carmen (Chacabuco).
La charla será el viernes 27 de septiembre, a las 18, en el Comedor de la UNNOBA (Newbery y Sarmiento).

Trastorno de conducta alimentaria
La licenciada en Psicología, Silvina D`Alfonso, miembro del Centro de Estudios Psicoanalítico Junín, se refirió a las características de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en adolescentes.
“La alimentación en los niños y adolescentes es un tema de gran vigencia y preocupación en la actualidad. La prevalencia creciente de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y los alarmantes índices de sobrepeso y obesidad infantil, nos dispone a implementar un Programa de Prevención y asistencia de TCA destinado a la población infanto juvenil, a sus familias, educadores, y a la sociedad en su conjunto”, manifestó.
El equipo interdisciplinario que realizará el taller, es el equipo de Nutrición y Adolescencia que funciona en el Hospital Municipal del Carmen de la ciudad de Chacabuco. Está integrado por las licenciadas en Nutrición, Nancy Francione y Cecilia Dentato, la doctora Mónica Pascuccio y la licenciada en psicología Silvina D´Alfonso, miembro del CEP.
“Una alimentación adecuada favorece crecer sanos y prevenir futuras enfermedades. Permite a las personas desarrollar con salud su vida familiar y social. La inadecuada alimentación puede desencadenar en obesidad por un lado, por exceso, y en trastornos de la alimentación por el otro, ya sea por restricción (anorexia, Teria), por compulsión (bulimia) o por conductas obsesivas con respecto al cuerpo, al peso, las calorías , etc. (vigorexia, ortorexia, etc). Ya sea obesidad o TCA, las consecuencias repercuten en el cuerpo, la salud, y en la vida de relación”, explicó.
Advirtió que los riesgos son muchos ya que conllevan complicaciones a nivel físico, emocional y social.
“Las complicaciones físicas ponen en riesgo la salud actual y futura. El riesgo es que pueden desencadenar enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, alteraciones hormonales y óseas ( osteoporosis, amenorrea, etc)”, dijo.
“A nivel emocional son pacientes que sufren, pueden llegar a padecer bullying por la cuestión de la imagen o por las conductas que manifiestan. Al padecer un conflicto en el vínculo con la comida, pueden no ser comprendidos por los demás y ser objeto de burlas o discriminación”, apuntó.
En cuanto a los síntomas, dijo que “psicológicamente presentan ansiedad, estados de tristeza, cambios bruscos en el humor y el ánimo” y que los TCA son “enfermedades psiquiátricas, cuya causa engloba varios factores”. “Son un síntoma de una patología o conflicto emocional más profundo”, afirmó acotando que en cuadros más graves presentan depresión, anorexia, bulimia, conductas autolesivas (autolesiones), ideas de suicidio.
“Las complicaciones sociales tienen que ver con que los jóvenes con TCA eligen alejarse de su entorno familiar, tienden a aislarse, dejan de concurrir a fiestas o eventos, dejan de salir con su compañeros”, dijo.
Manifestó que el lugar de la familia es muy importante ya que es la que debe acompañar y contener. “El hábito de comer en familia tiene un gran valor. Culturalmente se cocinaba, y se compartía en familia. En la actualidad muchas familias no cocinan ni comen juntos. Debemos revalorizar este espacio tan necesario donde no solo se trata de alimentar sino de compartir, de intercambiar”, dijo.
Explicó que el joven que se encuentra transitando la adolescencia enfrenta cambios y crisis que son normales en esta etapa y que los padres deben acompañar este proceso.
“Los padres deben estar atentos a los ideales propuestos por la sociedad y los medios. Estar atentos a qué consumen nuestros hijos, qué uso hacen de las redes…qué información están consumiendo en ellas. En la actualidad hay páginas dañinas que fomentan conductas autodestructivas”, apuntó.
Según la opinión de la licenciada Silvia D’Alfonso, la influencia de las redes sociales, la publicidad y los modelos de belleza imperantes provocaban creencias en la realidad de los adolescentes. “Son los jóvenes los más vulnerables a creer que el éxito va de la mano de “ser flaco y bello”. El ideal de belleza propuesto está muy lejos de lo alcanzable”, dijo.
“En la actualidad, escuchamos en las consultas con adolescentes ‘quiero ser vegano’, ‘quiero ser vegetariano’, y debemos preguntarnos: ¿cuánto hay de elección en esto que ellos expresan y cuánto de moda?, ¿con cuánta información fehaciente cuentan los adolescentes?”, manifestó la especialista.
Para ello resulta de gran importancia la difusión de estas problemáticas para concientizar y para lograr el objetivo principal que es la prevención.
“La prevención apunta a concientizar sobre el cuidado del cuerpo, el cuidado de uno mismo. Un cuerpo que necesita ser descubierto, necesita ser investido de afecto y cuidado, para lograr la salud en sus tres aspectos: física, mental y social”, concluyó.

COMENTARIOS