Más de 800 mil hectáreas de trigo se encuentran en condiciones regulares y malas en el país, y Buenos Aires es la provincia más complicada.
Más de 800 mil hectáreas de trigo se encuentran en condiciones regulares y malas en el país, y Buenos Aires es la provincia más complicada.
CONDICIONES ADVERSAS PARA EL CULTIVO, QUE REQUIERE HUMEDAD

Preocupa la posible caída de rindes por la falta de lluvias para los cultivos

El trigo necesita agua de manera inmediata para evitar pérdidas, según destaca un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. En Buenos Aires hay zonas con pérdidas irreversibles. Referentes del sector dieron su visión sobre la situación del cultivo y esperan que el clima acompañe.

La falta de lluvias y los consecuentes efectos de la sequía encienden luces de alerta en los productores agropecuarios de la Región, ante, los riesgos de que disminuyan los rindes. En diálogo con Democracia, Gustavo Frederking, presidente de la Sociedad Rural de Junín (SRJ), afirmó que "es un momento de inflexión" y que es ahora cuando más se necesita agua. Por su parte la presidenta de Federación Agraria filial Junín, Rosana Franco, se refirió a la situación como "preocupante".


Situación complicada
La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó que más de 800 mil hectáreas de trigo se encuentran en condiciones regulares y malas en el país y Buenos Aires es la provincia más complicada debido a la falta de lluvias y las últimas heladas.
El informe es claro: "Hubo nuevas heladas de casi 5°C bajo cero en el centro provincial y faltan 50 a 100 mm en el 75% de la provincia de Buenos Aires y las estadísticas dan un 10 a 20% de posibilidades de que eso suceda en los próximos 15 días", es decir que las predicciones del clima no ayudan a que el cultivo recupere fuerza y avizore mejora de los rindes.
El trigo necesita agua de manera inmediata para evitar una pérdida de rindes aunque hay zonas en la provincia de Buenos Aires en las que ya se calculan pérdidas irreversibles.

Seca y pocas expectativas de lluvias
El sur de la región pampeana no logra dar con señales de cambios positivos en el clima, según analiza el informe.
Septiembre comenzó con Buenos Aires a la cabeza del área más perjudicada por la falta de agua. Y el panorama sigue agravándose.
Un 12% del total de trigo argentino está en condiciones regulares a malas.
Más de 800 mil hectáreas siguen perdiendo macollos, aumentando los signos de stress por frío y falta de agua.
La Bolsa de Comercio estima que “hay zonas en las que ya se calculan pérdidas de rinde irreversibles de un 20 a 40%”.
En ese sentido, Rosana Franco consideró que “es muy preocupante la sequía. El último registro importante de lluvia lo tuvimos el 16 de junio, con 58 milímetros. En julio y agosto no llovió y en lo que va de septiembre fueron apenas 26 milímetros”.
La titular de la FAA aseguró que el panorama es igual en otras zonas.
“Esto perjudica el crecimiento del trigo. No han crecido las pasturas de invierno y se retrasa la siembra de maíz. Es muy preocupante todo”, consideró.
Sobre la caída de rindes, Franco indicó: “No se puede cuantificar porque aún no ha espigado. Tiene un retraso de crecimiento y si esto se extiende por más de 30 días sí se podrá evaluar baja de rindes”.
Si llegaran lluvias importantes, de entre 60 y 70 milímetros durante octubre, para Franco, “puede que no sea significativa la baja de rinde pero los pronósticos de lluvia no son alentadores.

“Punto de inflexión”
Por su parte, Gustavo Frederking habló de un punto de inflexión para el cultivo hoy.
“Creo que estamos en un punto de inflexión. La lluvia de los otros días ayudó porque el trigo venía mostrando signos de sequía y lo hizo mejorar. No está en período crítico aún, por eso hablo de un punto de inflexión, porque ahora empieza a necesitar mayor cantidad de agua y cada vez más”.
Para el titular de la Sociedad Rural de Junín “fue un invierno muy frío, con mucha helada y con sequía, que son situaciones que se dieron juntas. Y es difícil precisar si hubo deterioro aunque hay analistas que dicen que no va a ser un rinde excepcional como pudo haber sido otros años, como 2018 sin ir más lejos”.
A pesar de ello Frederking consideró que “todavía está en situación de que si llueve sé estabiliza y se pueden esperar muy buenos rindes, no sé si sobresalientes”.
En el caso del maíz, según indicó, “sucede que hay quien no pudo sembrar porque le pareció que la humedad no era suficiente. Y si no llueve hay gente que va a dejar de sembrar maíz. Para quienes sembraron, si no llueve de aquí a 15 días habrá problemas de nacimiento que van a incidir en los rindes. Vamos a empezar a necesitar agua en mayor cantidad en esta época que lo que veníamos necesitando hasta ahora”, concluyó.

11 heladas
Las temperaturas mínimas de septiembre no dejan de asombrar por la cantidad y la intensidad de las heladas: se registraron a razón de una cada dos días.
“El panorama de escasas reservas e incluso principio de sequía que muestra el mapa de balance hídrico actualizado es alarmante para el trigo", explican desde la Bolsa rosarina.
"Es una meta difícil de alcanzar", concluye la Bolsa de Comercio de Rosario.
"La transición estacional se ha retrasado semanas y los pronósticos no muestran un cambio significativo en la oferta de agua durante los próximos quince días. En el mejor de los casos, la recomposición de las lluvias llegaría con el avance de octubre".

COMENTARIOS