RECLAMAN POR PROMESAS INCUMPLIDAS

11 de Julio: “Nunca tuvimos obras”

Desde la sociedad de fomento aseguran que la gestión comunal se comprometió a hacer trabajos que nunca llegaron. Las prioridades pasan por el asfalto, el cordón cuneta y el alumbrado público. También solicitan cambios en el recorrido del transporte público y refugios en las paradas. Apareció un nuevo conflicto por el CFP N°401.

Pasan los meses y los fomentistas del barrio 11 de Julio siguen manifestando su malestar con el Ejecutivo municipal por la falta de obras en el sector y las promesas que no llegaron a materializarse.
“Soy reiterativo porque con la gestión de este intendente no cambió nada nuestro barrio, nunca tuvimos obras”, afirma en tono crítico el presidente de la sociedad de fomento, Darío Funes.
Para la comisión directiva de la entidad barrial, las demandas principales pasan por la extensión del asfalto, el cordón cuneta y las mejoras en la iluminación, aunque también piden refugios para el transporte público.

Prioridades
Este barrio ubicado al oeste de la ciudad presenta algunos sectores con calles de tierra y alumbrado colgante e insuficiente, y es ahí donde los fomentistas ponen el acento.
“Siempre nos prestamos a trabajar con organización, planificando las cosas, acercamos a las diferentes áreas carpetas con urgencias, necesidades, sugerencias, pedidos, pero sinceramente, la soberbia, el amiguismo que ha aplicado el intendente Pablo Petrecca está a la vista”, se lamenta Funes.

Soy reiterativo porque con la gestión de este intendente no cambió nada nuestro barrio, nunca tuvimos obras. Darío Funes. Presidente de la Soc. de Fomento.

Según dice, en la primera etapa de su gobierno, cuando Diego Frittayón era el secretario de Obras Públicas, fueron “muchas promesas” las que se hicieron: “Nos dijeron que se iban a hacer 25 cuadras de asfalto, cordón cuneta, luminarias”.
Posteriormente, Marcelo Balestrasse, que reemplazó a Frittayón, planteó un compás de espera. “Pidió que entendamos que la situación del país había cambiado, y al final de cuentas, no hubo obras en el barrio”, concluye Funes.
Los fomentistas señalan que sus prioridades tienen que ver con extender el asfalto, el cordón cuneta y el alumbrado público: “Me parece bien que a la zona céntrica les pongan luces Led, pero más lógico atender a los barrios más alejados que necesitan mejor iluminación. Un barrio como el nuestro, humilde, de gente trabajadora, no ha recibido obras ni la atención mínima”.

Transporte
Así como mejoró la calidad de vida en otros sectores, la llegada del transporte público también fue un avance para el barrio 11 de Julio. Sin embargo, las autoridades de la entidad fomentista consideran que el recorrido debería extenderse a algunas zonas a las que hoy no llega.
“Pasa por Arias –explica Funes– y nosotros hemos dicho que a pocas cuadras de allí está el Centro de Formación Profesional, el jardín maternal, el destacamento policial, hay mucho movimiento y pedimos que el colectivo llegue hasta esa zona. Lo planteamos a la directora de Movilidad Natalia Troncoso, pero no nos escuchan”.
Asimismo, la parada que está en la esquina de Arias y Paso tiene solamente un poste para su demarcación y los lugareños sostienen que, habida cuenta de que quienes quieren tomarse el colectivo deben esperar a la intemperie, “lo más lógico hubiese sido que pusieran un refugio, porque es sumamente necesario”.
CFP 401
Hace tiempo que se generó un conflicto que puso en duda la continuidad del Centro de Formación Profesional N°401. Y si bien ese tema se solucionó, aparecieron otros problemas por el funcionamiento del centro educativo.
El presidente de la sociedad de fomento cuenta que la entidad cedió su sede para que allí se den cuatro cursos y que, cuando se hizo el acuerdo, el director del CFP, Elio Miguel, les explicó que “la metodología que se utilizaba siempre con estos anexos fue la de afrontar los gastos de electricidad y gas por seis meses el Centro y otros seis la municipalidad”.
Lo cierto es que, transcurridos varios meses, en este tema también hubo roces con la Comuna, como señala Funes: “Pasó el tiempo y no tuvimos respuestas. Fabiana Sienra (directora de Educación) inició el expediente y luego se acercó a mi domicilio y me dijo que el intendente informó que no iba a haber ninguna ayuda. Queremos ver cómo se soluciona porque se nos generó una deuda que supera los 30 mil pesos y no es algo nuestro. Nosotros apostamos a la formación y el municipio, que recibe un fondo educativo, debería destinarlo a estas cosas”.

COMENTARIOS