SE PIDEN MÁS CONTROLES

Filas por el descuento del Bapro, pero siguen las dudas por la quita del IVA

Los consumidores hicieron largas filas para comprar con el beneficio del 50% que brinda la entidad bancaria, buscando además los productos incluidos en la quita del IVA. Hay quienes consideran que los precios no bajaron y otros incluso que aumentaron.

Colas de 15 a 20 personas por caja y filas de espera para conseguir changos fue la postal de ayer, día en que los juninenses aprovecharon los descuentos del Banco Provincia.
A la jornada de descuentos se sumó la medida de quita del 21% del IVA en una serie de productos que conforman la canasta básica alimentaria y que se dispuso luego de la suba del dólar la semana pasada, en busca de menguar la suba de precios y calmar el impacto.
La medida alcanza a 14 artículos claves para la dieta de los argentinos: leche, aceite de girasol y mezcla, pan, yerba mate, arroz, pastas secas, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, mate cocido y té, hortalizas y legumbres, yogures, conservas de frutas y azúcar.
Los juninenses consultados dieron sus opiniones sobre los precios y los productos, más allá del beneficio del banco del 50%.
Consultado recientemente por Democracia, el director de la Oficina de Defensa del Consumidor del municipio destacó que esta semana recién podría verse si el incremento que sufrieron las cosas antes de la medida y la implementación posterior de esta significa “un descuento efectivo para el consumidor o si de alguna manera será una amortiguación en los productos que se elevaron y que vuelvan al precio original o similar”.

Buscar el equilibrio
Desde la Oficina de Defensa del Consumidor del Gobierno de Junín, Scanavino había advertido a Democracia que posiblemente tomará algunos días equilibrar la situación que generó la suba del dólar.
“Luego de la estampida del dólar, los alimentos subieron alrededor del 10 o 15% y posteriormente el presidente Macri firmó el decreto por la quita del IVA en los productos de la canasta básica familiar así que creo que esto se va a terminar de amortiguar a fines de esta semana”.
Además destacó que “como no hay una reglamentación específica fue disímil la forma de implementación en los supermercados” y por lo tanto dificulta los controles.
Asimismo destacó sobre los precios que “por un lado está el incremento que sufrieron las cosas y por el otro esta baja del 21%, creo que esta semana se va a dilucidar si esto va a significar un descuento efectivo para el consumidor o si de alguna manera será una amortiguación en los productos que se elevaron y que vuelvan al precio original o similar”.
No obstante, Scanavino confirmó que “desde la Oficina no solo vamos a seguir fiscalizando sino que también tenemos precios locales que va a ameritar una suerte de revisión debido a lo que pasó, hay que redefinir los precios. La semana que viene vamos a convocar a los supermercados de Junín a una reunión”, concluyó.

Descuentos de IVA
Uno de los consumidores, consultado por Democracia luego de sus compras en un supermercado de nuestra ciudad indicó que “algún descuento en el IVA había. En los productos que dijeron vi que en algunos está descontado el IVA. Y en algunos vi que hay aumentos. Creo que algo ayuda”.
Un vecina aseguró que si bien no vio carteles con indicaciones: “Gasté $200 menos que el mes pasado, aunque a lo mejor llevé menos mercadería”, consideró y agregó que debido a la cantidad de gente que se agolpó a comprar por los descuentos del Banco Provincia, “sí, faltaba mucha mercadería por el día de hoy (ayer) me parece”.
Otros vecinos se abocaron a las compras de perfumería, rubro cuyos productos no están incluídos en la quita del IVA y una consumidora aseguró que en su caso aprovechó el descuento y no se fijó en otras cosas: “Uno aprovecha la oportunidad. No hice control de diferencia de precios”.
Otros vecinos aseguran que los precios no bajaron y que en muchos casos "subió casi todo".

Carne, más cara
Según revela un informe de la ONG Consumidores Libres, que hace relevamientos de precios de forma quincenal y mensual, los productos que más aumentaron este año son aquellos de consumo masivo y de primera necesidad. Y, entre ellos, la carne y los lácteos son los que presentan las subas más fuertes.
El relevamiento de la entidad precisa que desde el 1º de enero al 15 de agosto, el kilo de carne picada común subió 59,44%; la falda 50,77%; la carnaza común 50,76%; la paleta 44,73%, bola de lomo 34,38%, asado 31,99% y el pollo 30,64%.
En la primera quincena de agosto, el precio de los 38 artículos de la llamada “canasta básica de alimentos” tuvo un aumento del 1,98% y desde el 1º de enero la suma acumulada es del 31,77%.

COMENTARIOS