Un juego de equilibristas en Todos
ANÁLISIS

Un juego de equilibristas en Todos

El Frente de Todos de Junín es un polvorín y quien encendió la chispa, ayer, fue el precandidato a intendente Mario Meoni, quien pese a marcar sus diferencias con el kirchnerismo, se reunió con la ex presidenta Cristina Fernández y se trajo una foto que generó malestar en sus adversarios internos de Unidad Ciudadana, espacio que lleva como precandidata a intendenta a Victoria Muffarotto, quien también fue en busca de la foto con la ex presidenta de la Nación.
Si bien la foto de Meoni con Cristina no fue enviada a los medios, circuló a través de las redes sociales ¿El objetivo? Golpear a su oponente en el momento justo, a una semana de las PASO, pero sin “cristinizar” al espacio que conduce Meoni, que apuesta a fortalecer una imagen propia, en la cual prime “la defensa de los intereses de los juninenses” por sobre los temas nacionales.
De hecho, días atrás, en Reporte Especial (TeleJunín), el propio Meoni afirmó: “No me ‘cristinizo’ ni me ‘descristinizo’, soy Mario Meoni”. Y amplió: “Más allá de las diferencias que tuve, tengo y tendré con Cristina, prioricé acompañar a Sergio Massa en un acuerdo con Alberto Fernández, con quien sí tengo una gran empatía, un gran respeto y lo considero un hombre muy capaz, con los pies en la tierra siempre, muy mesurado, dotes necesarios para conciliar a los argentinos y poder salir adelante”.
Está claro, la estrategia del meonismo está apuntada a lograr equilibrios, por un lado captar el descontento con el Gobierno que representa la fórmula Fernández-Fernández, pero por otro –por las características propias del electorado juninense- perforar ese techo y llegar a un espectro más amplio de votantes, que permita en las elecciones generales de octubre vencer en las urnas al intendente Pablo Petrecca (Juntos por el Cambio). Y la misma segmentación del discurso rige para el espacio de Muffarotto, que necesita seducir a sectores más amplios –fuera del núcleo duro del kirchnerismo- para llegar a la intendencia. En el complejo tablero de la realidad política y económica de la Argentina, el del Frente de Todos es un juego de equilibristas.

COMENTARIOS