Integrantes de la Fundación y abuelos del Hogar Don Zoilo.
Integrantes de la Fundación y abuelos del Hogar Don Zoilo.
AGUSTINA

Fundación Milagros se hizo cargo de administrar el Hogar Don Zoilo

En el lugar hay nueve personas de la tercera edad residiendo, pero la capacidad es de hasta 20. La entidad proyecta embellecer el lugar. Por otra parte, la fundación continúa con su actividades, entre ellas el comedor, antes merendero, en el barrio Güemes.

La Fundación Milagros continúa avanzando en sus proyectos, desde la nueva sede, ubicada en Moreno 194, donde también se realizan cursos.
La actividad es diversa, tiene a su cargo un comedor en el barrio Martín de Güemes y la última noticia es que administra el Hogar Don Zoilo, en la localidad de Agustina.
La Red Solidaria “Milagros” nació el 6 de enero de 2014 y su nombre fue en homenaje a la hija de Marina Montaiuti, su gestora.
Milagros falleció cuando tenía cuatro años de edad el 20 de julio de 2000. En su honor se creó la Red Solidaria, que luego, el 28 de julio de 2017 se transformó en Fundación Milagros, día en que el escribano Sebastián Cosola entregó la personería jurídica a Marina Montaiuti, responsable de la entidad.
En diálogo con Democracia, Montaiuti destacó que el proyecto principal que tiene la fundación es hacer un Hogar- Granja, para albergar adultos mayores, atención de discapacidad, adicciones y animales de la calle, que todavía le falta realizar.

Hogar Don Zoilo
“Hace aproximadamente seis meses vino a la Fundación Milagros, el senador Fiorini y la comisión de la administración anterior del Hogar Don Zoilo, de Agustina, que lo estaban por cerrar. Gracias a Fiorini nos hicimos cargo nosotros del Hogar y lo estamos levantando”, dijo la entrevistada.
Cabe mencionar que el Hogar Don Zoilo estaba a cargo de una sociedad de beneficencia, la cual le habría pedido a la Fundación Milagros si no podía administrarlo. Por lo tanto, hicieron un convenio correspondiente.
Según lo explicado por Montaiuti, el lugar alberga adultos mayores, pero no es gratis, sino que lo hacen a cambio de una retribución económica, un arancel que les permite mantener al personal y al hogar.
“Lo que se recaude se destina al mantenimiento del hogar y a las empleadas, que son cinco. En estos momentos hay nueve abuelos alojados ahí y la capacidad es de 20. Hay un indigente, que estaba en la calle pidiendo hasta que se descompensó y fue internado en el Hospital. Luego pasó al Hogar Don Zoilo. El Municipio paga un subsidio por alojarlo”, manifestó.
Sobre esta nueva experiencia, Marina manifestó: “Es hermosa. Yo recorría los lugares y lamentablemente son depósitos de viejos. Aquí no, quiero hacer la diferencia y transformarlo en hogar modelo. Ya pintamos la sala de visita, la semana pasada pusimos un televisor Smart HD, alguna gente de campo me traerá palos para hacer glorietas y le pondremos glicinas. Queremos transformar el patio también, vamos a hacer una pequeña granja, gallinas, huerta”.

De merendero a comedor
La Fundación Milagros transformó el merendero que tenía en comedor. “Por lo complicado de la situación económica, hice un convenio con la Sociedad de Fomento del barrio Martín de Güemes y funciona en su salón”, dijo Marina.
Al comedor concurren 28 chicos, los sábados, de 12 a 14. “La comida que se sirve siempre tiene carne”, apuntó.
Para el Día del Niño se hará un festejo. Por tal motivo, el próximo 3 de agosto, de 15.30 a 20, la Fundación Milagros impulsa un festival solidario en el Complejo Polideportivo “Beto Mesa”, para recaudar juguetes y golosinas.
Participarán artistas, bandas de música, bailarines, etc., siendo la entrada un juguete o golosinas, que luego serán distribuidos en el festejo del Día del Niño, no solo de la fundación sino que compartirá con otras entidades.
La organización es del Comedor Tía Mona, de la Fundación Milagros. El comedor está a cargo de Camila Montaiuti, Mauro Lescano y Cristian Martiarena.

Proyecto
Al referirse a su proyecto de Hogar-Granja, Montaiuti informó que el 11 de julio un particular le donó un terreno de importantes dimensiones que está a la vera de Circunvalación, para construirlo.
“En ese lugar se construiría la sede, donde se harían los cursos, y la granja, que quiero transformar en turística, con plantas frutales y huerta”, dijo.

COMENTARIOS