Este año, la empresa Flyest, con aviones Bombardier de 50 plazas, inauguró sus vuelos entre Buenos Aires, Sunchales, Reconquista y Santa Fe.
Este año, la empresa Flyest, con aviones Bombardier de 50 plazas, inauguró sus vuelos entre Buenos Aires, Sunchales, Reconquista y Santa Fe.
EL PALOMAR SE UBICA PRIMERO EN TÉRMINOS DE CRECIMIENTO

El plan “Revolución de los Aviones” genera ilusión en reactivar el Aeródromo de Junín

Desde el ministerio de Transporte informaron a Democracia que hay “30 aeropuertos con pedidos de hacer pistas y otras obras que encabezan las listas de prioridades”. Con la llegada de los vuelos comerciales “lowcost” creció un 26% la cantidad de pasajeros en el país.

En el marco del plan “Revolución de los Aviones”, que impulsa el ministerio de Transporte de la Nación, el sector aerocomercial argentino continúa progresando con la modernización de la infraestructura en aeropuertos de todo el país, la incorporación de nueva tecnología de navegación aérea, nuevo equipamiento para la operación logística y otras obras complementarias para mejorar la aviación civil.
En tanto, la pista del aeródromo de Junín, una estación aérea clave para el desarrollo de la región, sigue clausurada –fue cerrada hace siete años-, a la espera de una obra de repavimentación que depende del gobierno provincial, pero que por el momento no aparece entre las prioridades.
“No está definido para cuándo se pueda hacer algo en Junín, en virtud de que hay 30 aeródromos con pedidos de hacer pistas y otras obras que encabezan las listas de prioridades que se están analizando, como por ejemplo en todo lo que se invirtió en aeropuertos grandes”, afirmaron a Democracia desde el ministerio de Transporte.
El arribo a Argentina de los vuelos lowcost y las inversiones edilicias –coinciden los especialistas consultados por Democracia- podrían reactivar el proyecto de la pista, ya sea a través de inversiones públicas o privadas.
Por ejemplo, la empresa Flyest, con 50 plazas por aeronave, este año inauguró sus vuelos entre Buenos Aires y Sunchales, un importante polo económico del interior santafesino, que además opera hasta Reconquista y la capital de esa provincia.
La ciudad, con menos habitantes que Junín, no contaba con operaciones comerciales regulares desde hacía varios años, y aunque las mismas son fruto del apoyo del grupo Sancor Seguros (cuya sede central está en Sunchales), no deja de ser una muy positiva noticia para esa zona.
De esta manera llegó a 42 la cantidad de aeropuertos argentinos en los que alguna de las compañías aéreas de cabotaje ofrece vuelos comerciales de pasajeros, sean estos de carácter exploratorio, estacional o regular (sumando también a San Fernando y Villa Gesell si se consideran los vuelos que SAPSA está haciendo durante el verano).
Cabe destacar que con la reducción de tarifas, tanto en aerolíneas tradicionales como las “bajo costo”, durante junio de este año viajaron 1.191.000 pasajeros en vuelos comerciales de cabotaje, cifra que representa un 26% más respecto del mismo mes del año pasado, cuando volaron 946 mil. Un promedio de ocho personas por cada avión Boeing 737 están volando por primera vez.
Actualmente, siete líneas aéreas operan vuelos regulares de cabotaje en Argentina: Aerolíneas Argentinas/Austral, Andes, Flybondi, Flyest, LADE, LATAM Argentina, Norwegian y JetSMART. Avianca, que había conseguido rutas hasta Bolívar y Olavarría, detuvo los servicios por 90 días para reacomodar la estrategia comercial.
Aerolíneas Argentinas/Austral es la compañía con mayor presencia, alcanzando 36 destinos dentro del país; le sigue Flybondi con 15 destinos (que ahora sumó Río de Janeiro, como único internacional a 3 mil pesos por tramo) y completa el podio LATAM Argentina con 13.
De los 42 aeropuertos con vuelos regulares, seis cuentan con una oferta doméstica compuesta por seis aerolíneas (Aeroparque, Córdoba, Mendoza, Puerto Iguazú, Bariloche y Salta), 18 aeródromos tienen una oferta de entre dos y cinco, mientras que otras 18 pistas tienen solo una aerolínea operando de manera regular.
Chubut es la provincia que posee la mayor cantidad de aeródromos con vuelos regulares: Esquel, Comodoro Rivadavia, Trelew, Puerto Madryn y Río Mayo. Le siguen, con cuatro aeropuertos cada una, Santa Fe y Buenos Aires (Ezeiza, Mar del Plata, Bahía Blanca y la base militar El Palomar, que el año pasado se habilitó para vuelos comerciales con Flybondi y JetSMART).
Luego hay ocho provincias que tienen servicios regulares en dos aeropuertos dentro de su territorio (Córdoba, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tierra del Fuego), y doce en las que solo un aeropuerto cuenta actualmente con ese tipo de operaciones (en todas se trata de la capital provincial).

50 operan de manera ocasional
Ahora, al margen de estos 42 aeropuertos con operaciones regulares, existe un universo de otros 50 distribuidos a lo largo y ancho del país, que de manera crónica y desde hace un par de décadas no tienen actividad comercial y cuentan con cierto nivel de infraestructura que les permitiría manejar al menos vuelos regionales con aeronaves de hasta 50 pasajeros.
Ciudades como Paso de los Libres o Junín tienen sus pistas clausuradas, desde hace casi una década por falta de mantenimiento, dificultando así su retorno a la red de las aerolíneas, los vuelos sanitarios y la aviación general.
Otros, como Concordia, General Roca, Villa Gesell, Tandil, General Pico, Merlo, o Villa María han sabido tener vuelos regulares en diferentes períodos durante los últimos 10 años.
En el sur argentino también hay una larga lista de aeropuertos que eran servidos por LADE hasta mediados de la década pasada (Río Turbio, Sarmiento y San Julián, entre otros).

Más vuelos directos en el interior
Analizando las principales variaciones por aeropuerto contra junio 2018, en pasajeros de cabotaje hubo un incremento del 92% para El Palomar (operan lowcost) con sus 107 mil pasajeros actuales y ubicándose en primer lugar en términos de crecimiento; 80% para Iguazú, con 118 mil pasajeros y 76% para Ezeiza, por donde circularon más de 92 mil.
Adicionalmente, más de 126 mil personas viajaron dentro del país en forma directa, sin tener que conectar a través de los aeropuertos del Área Metropolitana de Buenos Aires (Aeroparque, Ezeiza y El Palomar).
Esta cifra es un 31% a la del mismo mes del 2018 y triplica el registro de junio 2015. Además, las dos rutas con más pasajeros en junio han sido las que conectan la provincia de Córdoba con Salta y Neuquén (13 y 11 mil pasajeros y crecimientos del 64 y 68% contra junio 2018, respectivamente).
Por su parte, las rutas desde Córdoba hacia Iguazú y Bariloche muestran crecimientos que superan en un 90% la cifra de junio 2018, mientras que las conexiones desde Rosario con Salta e Iguazú han triplicado y duplicado, respectivamente sus pasajeros en la misma comparación.

COMENTARIOS