La casa donde funciona Horizonte, en Primera Junta 781.
La casa donde funciona Horizonte, en Primera Junta 781.
FIN TERAPÉUTICO

Centro de Día Horizonte: Trabajo a pulmón para lograr su nueva sede

Un espacio que trabaja con jóvenes y adultos con distintas patologías y donde se busca apoyar los procesos de rehabilitación, estimulación y educación especial de cada uno.

Gracias a un grupo de padres, en el año 1998 nació Horizonte, en principio como una asociación civil para asistir a niños, jóvenes y adultos con diferentes trastornos, con pluridiscapacidades y parálisis cerebral con debilidad mental y con trastornos psicopatológicos.
Con una necesidad urgente de culminar la construcción de su sede, en 12 de Octubre y Pueyrredón los padres continúan trabajando para lograrlo, aunque hayan pasado varios años desde el inicio.
Mientras tanto, el centro funciona en Primera Junta 781.
Un equipo interdisciplinario de enfermeras, terapistas, psicólogos, psiquiatras, psicopedagogas, asistentes sociales y maestros especiales recibe de lunes a viernes a los jóvenes que asisten al centro, de 8 a 16.
Al poseer su habilitación en salud, Horizonte realiza un abordaje terapéutico completo para jóvenes de 15 a 33 años.

Talleres para los jóvenes
El centro cuenta con distintas actividades que según las patologías pueden desarrollar los chicos que asisten.
Funciona un área de educación artística con talleres recreativos y tienen también educación física.
Las actividades se centran en apoyar los procesos de rehabilitación, estimulación, educación especial y tratamientos de cada uno de ellos, por ser un centro terapéutico.

Trabajo y mantención de Horizonte
Con esfuerzo, la comisión de padres intenta sostener el centro con muchos contratiempos, propios de las dificultades económicas que atraviesan.
Las becas del Ministerio de Desarrollo Social, los beneficios de las obras sociales de los chicos y colaboración del municipio para el alquiler del edificio donde se encuentra el centro actualmente no resultan suficientes para sostener su funcionamiento.
La cuota de los socios, sumado a la colaboración de particulares y empresas resulta fundamental a la hora de afrontar gastos, cuando la donación es económica.
Asimismo es siempre bienvenida la colaboración con elementos y materiales didácticos para las actividades de los chicos.

La casa propia
Desde la comisión destacan que no resulta fácil reunir el dinero para mantener el centro y por ese motivo en muchas ocasiones se ven atrasados los pagos de alquileres y especialmente al personal que trabaja en el lugar.
El mantenimiento de la casa de Primera Junta resulta más difícil aún ya que las condiciones edilicias no son las mejores por los grandes problemas de humedad en paredes y falta de pintura.
En 12 de Octubre y Güemes, Horizonte comenzó hace años a construir su lugar propio pero por las dificultades económicas, la obra se encuentra parada.
Desde la entidad, los padres solo piensan en poder culminarlo: “Nos ponemos viejos y los chicos van a quedar en la nada. Esta casa se nos viene abajo y cuando nosotros no estemos, no va a haber quien los cuide”.

COMENTARIOS