UN SECTOR EN CRECIMIENTO

Güemes: “Lo primordial es el cordón cuneta”

Con la extensión de la red cloacal, los servicios sanitarios básicos están completos. La prioridad ahora es mejorar las arterias interiores que, cuando llueve, se tornan “intransitables”, según la definición de los vecinos. También hay demandas por el mantenimiento de lotes y el tránsito en Soldado Argentino.

Como sucede en muchos de los sectores periféricos de la ciudad, Martín Miguel de Güemes es un barrio que en el último tiempo creció considerablemente en su número de residentes. Y si bien durante un tiempo este impulso no había sido acompañado con una estructura de servicios acorde con la demanda, de a poco esto se fue revirtiendo.
“En general, el barrio está bien”, señala la presidenta de la sociedad de fomento, Liliana Perafán. Es que la obra de extensión de cloacas que se realizó el año pasado, después de lustros de espera, mejoró la calidad de vida de los vecinos.
No obstante, aún restan algunas demandas pendientes de solución. La más importante es el deseo de los lugareños de contar con cordón cuneta en las calles interiores del vecindario. Pero también hay que mejorar el alumbrado público, el mantenimiento de lotes y tomar alguna medida para mejorar el tránsito en la calle Soldado Argentino.

Lo primordial para nosotros sería el cordón cuneta porque cuando llueve las calles del barrio son intransitables, se hace imposible pasar. Liliana Perafán. Presidenta de la Soc. de Fomento.

Infraestructura
Este sector delimitado por la Ruta 7 y las calles Ramón Hernández y Soldado Argentino cuenta con cobertura total de agua y cloacas.
El paso siguiente para el barrio Güemes sería la llegada del gas natural, algo que no parece difícil –ya que el servicio pasa por el lugar– aunque dependerá de la voluntad de los que viven allí, como explica Perafán: “Lo tenemos enfrente del cuartel. Hace mucho nos habían dicho que ya estaba la posibilidad de extenderlo, pero habría que hablarlo con la empresa y analizar cómo se puede hacer. También tiene que haber predisposición de los vecinos porque eso lleva un costo, debería armarse un consorcio y todavía tenemos terrenos baldíos, así que habría que ver cómo se puede solucionar eso”.
Precisamente, sobre el mantenimiento de los terrenos desocupados, hay algunas quejas puntuales que hacen los vecinos. “Tenemos un lote en donde tiran basura –cuenta la presidenta de la sociedad de fomento–, y más allá de que lo han venido a limpiar, es difícil ver que se mantengan esos lugares en condiciones porque donde encuentran un rincón, lamentablemente, se llenan de residuos”.
El alumbrado público es otra prestación que mejoró en el último tiempo. “Estamos bastante bien”, dice Perafán, puesto que las veces que se hacen reclamos por alguna lámpara quemada, se cambia. Asimismo, en la calle Soldado Argentino se está haciendo una renovación de luces amarillas por blancas, lo que optimiza la iluminación. “Estamos viendo si se puede seguir cambiando las luminarias del interior del barrio”, agrega Perafán.
Las calles
Entre los temas pendientes de solución, el principal es el de las calles. “Lo primordial para nosotros sería el cordón cuneta, porque cuando llueve son intransitables”, resume la dirigente fomentista.
Lo que solicitan es que pueda llegar este servicio a las arterias interiores. Inclusive Ramón Hernández, que la arreglan cada vez que se pide, “con las lluvias se hace imposible pasar”.
Desde la entidad barrial se presentó un pedido en Mesa de Entradas. “No me especificaron cuándo se va a hacer, pero sí que está en los planes, como el resto de los barrios”, señala Perafán.

Tránsito y seguridad
Soldado Argentino es la única calle del barrio que cuenta con asfalto y, por ser amplia y con pocos cruces, es muy riesgosa en cuanto al tránsito. Los lugareños afirman que “se ve que tanto autos como camionetas toman esa calle a gran velocidad, habría que colocar algún moderador para mejorar ese tema”.
En tanto, aseveran que sería importante que llegase hasta esta zona alejada del centro de la ciudad el transporte público de pasajeros: “El único que llega hasta acá es Pepa y solamente en el horario escolar, nos gustaría que pasen las nuevas líneas. Se ve que está funcionando así que creería que, con el tiempo, lo van a extender hasta el barrio Güemes, porque hay muchos chicos y mucha gente que vive acá”.
Por último, desde la sociedad de fomento también se muestran satisfechos por la seguridad: “No nos podemos quejar, vemos que la policía pasa continuamente y no hemos tenido reclamos de los vecinos”.

COMENTARIOS