Rodrigo Esponda.
Rodrigo Esponda.
EL CAMPO, OPTIMISTA

Repercusiones locales tras el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea

Rodrigo Esponda, productor agropecuario y presidente de la Coalición Cívica de Junín y Gustavo Frederking, presidente de la Sociedad Rural Junín vieron con buenos ojos el avance en el acuerdo aunque falten muchas definiciones.

El sector agropecuario ve con buenos ojos la firma del Acuerdo de Asociación Estratégica entre el Mercosur y la Unión Europea que se dio a conocer días atrás.
Rodrigo Esponda, productor agropecuario y presidente de la Coalición Cívica de Junín y Gustavo Frederking, presidente de la Sociedad Rural Junín consideran muy positivo el avance en el acuerdo aunque falten muchas definiciones.
La Unión Europea (UE) liberalizará 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur, tras la firma del histórico acuerdo. Dentro de ese porcentaje, 81,7% de los productos exportados por el Mercosur a la UE no tendrán aranceles de importación, mientras que para el 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas, informó el Gobierno.
El secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, sostuvo que la firma del acuerdo tendrá un impacto altísimo en el sector porque da previsibilidad, ya que un productor de cualquier cosa de un día para el otro se le abre este mercado, que significa ingresar a un mercado muy demandante con buenos precios para nuestros productos y eso significa que la actividad tiene un futuro y que generará inversiones".

Crecer, integrados
En líneas generales, el sector agropecuario celebró la firma del acuerdo no solo para el campo sino para la industria y el empleo, entre otros.
“Esta negociación lleva 20 años y que se haya llegado a un acuerdo ahora es muy importante para el país porque la posibilidad de abrirnos al mundo y participar y comercializar con el mundo es lo que nos va a permitir una industria fuerte y grande, la generación de empleo que tanto necesitamos”, aseguró Esponda.
En cuanto al sector agropecuario, el dirigente destacó: “No hay ninguna duda que la Argentina produce para 400 millones de habitantes con lo cual tenemos un potencial enorme para poder abastecer a distintos lugares de Europa que reclaman estos alimentos con lo cual se va generar gran dinamismo en el país. Es muy alentador y lo veo con buenos ojos porque es parte de lo que necesita Argentina para seguir creciendo”.
Para Esponda: “Ya nos habíamos empezado a integrar al mundo abriendo muchos mercados con lo que tenía que ver con el agro, de hecho la carne está creciendo y lo seguirá haciendo pero esto es la gota que faltaba para llenar el vaso. Creo que no es una cuestión agropecuaria sino del país y se crece integrado, mirando al mundo y participando del mundo”.

“Es muy positivo”
En sintonía con Esponda, el presidente de la Rural de Junín aseguró que “para el sector es muy positivo aunque faltan algunas etapas de instrumentación, ver cómo lo reglamenta el Congreso, pero en principio es muy positivo porque incluye productos del campo, subproductos, economías regionales, entre otros”.
Según Frederking: “Se está entrando a un mercado de muchos consumidores como el europeo y Argentina es un país netamente exportador de alimentos y subproductos. El 60% de lo que se exporta son alimentos, por ese lado para nuestro sector es sumamente positivo. Es la apertura a un mercado gigante donde muchos aranceles que había van a ir desapareciendo con el tiempo”.
Claro que luego, según el presidente de la Sociedad Rural, se deberá analizar sector por sector.
“Seguramente se requiera una reforma tributaria, especialmente en las pymes porque a las empresas locales se les va a hacer muy difícil competir con empresas europeas. Los obligará a ser más competitivos y el Estado tendrá que tener un rol activo”.

Arancel cero
Entre los productos que contarán con arancel 0% a la entrada en vigencia del acuerdo estarán la harina y poroto de soja; aceites vegetales para uso industrial; despojos comestibles de especie bovina, porcina y ovina; menudencias, grasas y semen bovino; merluza, vieiras y calamares; manzanas, peras, duraznos cerezas y ciruelas; y legumbres.
También frutos secos; pasas de uvas; uvas de mesa; maní; infusiones; especias; y bebidas como agua mineral, cervezas y espirituosas.
Entre los productos que entran en la canasta de desgravación de cuatro a 10 años se encuentran productos de pesca y conservas de pescado; hortalizas, plantas y tubérculos alimenticios; frutas cítricas y finas; harina de maíz; almidón; arroz partido; aceites vegetales; biodiesel; preparaciones alimenticias y pastas; golosina; y mermeladas y jaleas.
En cuanto a los vinos, el producto fraccionado en cinco litros tendrá una desgravación lineal en ocho años, mientras que los vinos espumantes tendrán un precio de entrada de US$ 8 por litro por 12 años y habrá una liberalización a partir de los 12 años.
Para la miel habrá una cuota de 45 mil toneladas con arancel 0% y para el azúcar será de 180.000 toneladas con un arancel intra-cuota del 0%.

COMENTARIOS