Gabriela Scalise, asesinada el pasado miércoles por su ex pareja, quien luego se suicidó.
Gabriela Scalise, asesinada el pasado miércoles por su ex pareja, quien luego se suicidó.
EN UN MES, EL JUZGADO DE FAMILIA N°2 RECIBIÓ ALREDEDOR DE 400 DENUNCIAS DE VIOLENCIA

Entre 2017 y lo que va de este año hubo siete femicidios en Junín y la Región

En 2018, 278 mujeres fueron asesinadas y esta cifra representa un aumento del 10,7% comparado con los 251 femicidios registrados en 2017. En nuestra zona, hubo casos violentos que consternaron a la población y que tuvieron a exparejas y vecinos como femicidas.

A cada hecho de femicidio que sacude a la sociedad, cada 33 horas, le subsigue otra confirmación terrible: aún somos incapaces de detener las muertes a causa de violencia de género.
En los últimos días, un informe de la Corte Suprema, elaborado por la Oficina de la Mujer y que cuenta con los datos recolectados a través de los poderes judiciales en distintas jurisdicciones del país expuso que durante 2018 se registraron 278 crímenes de mujeres por violencia de género.
Este miércoles, la muerte de Gabriela Scalise, a manos de su expareja, Adrián Cipolla fue otro golpe ensordecedor para una sociedad que sigue muda, dando manotazos de ahogado.
El juzgado de Familia N°2, en un solo mes de trabajo recibió, según indicó la Dra. Marcela Pelegrin a Democracia, alrededor de 400 denuncias de violencia.
Desde la Comisaría de la Mujer, el subcomisario Sebastián Díaz destacó que hoy más mujeres se animan a denunciar o al menos se acercan a la dependencia para consultar o pedir asesoramiento.
Asimismo, se conoció que desde el ministerio de Seguridad, impulsan un proyecto para que la violencia de género, que por el momento es un delito de instancia privada, sea considerada de instancia pública para que el Estado pueda actuar de oficio y solo sea necesaria la denuncia de un tercero, sin necesidad de ratificación por parte de la víctima.
400 causas en un mes
La jueza del Juzgado de Familia N°2, Marcela Pelegrín indicó que según las estadísticas obtenidas reciben más de diez denuncias por día.
“Te puedo decir que violencias propias de este Juzgado (sin contar las recibidas del Juzgado N°1 por compensación) tuvimos aproximadamente en un mes, 400. De lunes a viernes, son más de 10 violencias diarias. Es tremendo”, remarcó.
Para la magistrada “este número refleja la gran problemática social que tenemos. Muchas veces la gente la desconoce o no la cree. Es un número claro y es gravísimo”.
La mayoría de las causas son derivadas de la Comisaria de la Mujer y otras son personas que se presentan al juzgado a denunciar.

Reconocer la violencia
Un punto muy importante para poder hacerle frente a las cifras de femicidios y violencia en el país, tiene que ver también con que la propia mujer pueda reconocer los hechos de violencia que sufre por parte su vínculo íntimo y contar con las herramientas para poder pedir ayuda.
“Hoy más mujeres se animan a denunciar o al menos se acercan a preguntar y pedir asesoramiento. Uno trata de explicarles todas las posibilidades que tienen”, destacó el subcomisario Sebastián Díaz.
“Cada vez que intervenimos como la Comisaría de la Mujer, lo primordial es dar intervención al Juzgado de Familia inmediatamente. Se hace toda vez que ingresa una víctima a la comisaria de la Mujer. En caso de que tipifique en algún delito penal se le da intervención a la Fiscalía de turno, ya que no tenemos más la fiscalía tematizada, y si hay menores en riesgo, interviene el Servicio Local, aparte del Juzgado de Familia”.

Cifras preocupantes
En los primeros 120 días del 2019 hubo 87 femicidios en todo el territorio nacional, lo que equivale a un crimen de esas características cada 33 horas, según el Observatorio de Proyecto Generar.
De acuerdo al relevamiento, el 74% de los femicidios ocurrieron en el domicilio de la víctima. Sólo un 7% sucedieron en la vía pública, mientras que el 24% de los femicidas se suicidaron o intentaron suicidarse. El Observatorio de Femicidios de Proyecto Generar determinó además que el 42% de los asesinatos fueron perpetrados en la provincia de Buenos Aires, siguiendo en importancia la provincia de Córdoba con un 9%.
Según se indicó, el 95% de esos femicidios fueron cometidos por varones miembros del círculo íntimo de la víctima, siendo 52% cometidos por su pareja, y el 23% por su ex pareja. En Junín y distritos de la región, en los últimos dieciocho meses hubo casos que generaron alto impacto social y dieron lugar a marchas y diversas expresiones contra la violencia machista.

El crimen de Camila Borda
La pequeña Camila Borda (11) encontró la muerte cuando salió en su bicicleta un mediodía de verano a comprar pan: fue hasta el kiosco de la esquina y nunca regresó. El 25 de febrero de 2018, pocos días antes del comienzo de clases, Camila fue víctima de abuso sexual calificado con acceso carnal seguido de homicidio. Esa tarde, la nena fue encontrada en el baño de una quinta ubicada en calle Arias 1550, violada y estrangulada. El caso desató una poblada y los vecinos del barrio ocasionaron destrozos en la finca que habitaba el changarín culpable del hecho e incendiaron patrulleros en reclamo de justicia.
Meses después, Carlos Varela (40), el hombre que hacía trabajos de albañilería y mantenimiento en el lugar donde cometió el crimen, recibió la pena de reclusión perpetua. El último 15 de noviembre, los jueces Miguel Ángel Vilaseca, Karina Piegari y Esteban Melilli dieron a conocer el veredicto.

Baleó a su ex pareja y se quitó la vida
El 22 de mayo de 2018, un intento de femicidio seguido de suicidio conmocionó a la ciudad. Lo que era un tranquilo atardecer en la zona céntrica de Junín se quebró de golpe, cuando un hombre atacó con tres balazos a su ex pareja, la hirió y la dejó tirada en el piso de la vereda, luego huyó en su automóvil y se quitó la vida en una casaquinta del Barrio Real. El hecho ocurrió en calle 25 de Mayo, entre Bernardo de Irigoyen y Cabrera; allí, Raúl Taghón (52) interceptó a Luciana Dinardi (30), quien trabaja como enfermera en la Clínica Centro; la mujer fue brutalmente zamarreada y, al intentar escapar, su ex marido la atacó a balazos, disparándole a quemarropa.
Horas más tarde, circularon las imágenes registradas en las cámaras de seguridad de la zona, donde se ve claramente la agresión del policía retirado, con carpeta psiquiátrica. Por fortuna, los disparos no alcanzaron órganos vitales y la mujer pudo ser estabilizada.

El femicidio de la docente Carina Simeón
Carina Simeón (49) y Leonardo Pugliese (50) eran dos reconocidos docentes de la ciudad de Junín, que durante muchos años fueron pareja y tenían dos hijas. Luego, habían decidido separarse y Carina había dejado la casa familiar de Roque Sáenz Peña 1175 para mudarse a un departamento ubicado en calle Alsina 75, lugar donde apareció muerta a puñaladas.
En la tarde del 3 de octubre de 2018, una de las hijas ingresó a la casa de Carina Simeón y la encontró muerta en un charco de sangre. De inmediato, se hicieron presentes efectivos policiales del Comando Patrullas y el servicio de ambulancia de Intermed, quienes constataron que la víctima fatal había perdido la vida producto de un puntazo a la altura del corazón con un arma blanca y, además, presentaba golpes en la cabeza. Horas más tarde, su expareja, el profesor de educación física Leonardo Pugliese, fue encontrado ahorcado en un domicilio del barro Villa Belgrano.

Chacabuco: dos femicidios en cinco meses
El sábado 19 de enero de 2019, en horas del mediodía, la vecina de Chacabuco Silvia Pereyra (59) fue encontrada sin vida en el interior de su domicilio, ubicado en la calle Agustín Roca, entre Padre Doglia y Avellaneda. En un primer momento, se aprehendió a un vendedor de rifas que luego fue liberado y se procedió a la detención de un hombre de nacionalidad paraguaya, quien fuera inquilino de la víctima: el hombre fue acusado de matar a puñaladas a la propietaria de la vivienda que habitaba.
Fuentes judiciales y policiales informaron que Silvia Pereyra estaba chateando con su hija hasta que en un momento no le respondió más. Ante esa situación, la mujer se dirigió a la casa de su madre y la encontró tirada en el piso con manchas de sangre. La víctima tenía heridas de arma blanca en la espalda y el pecho que le causaron la muerte en el lugar.
Esta semana, el femicidio Gabriela Scalise (43), reconocida radióloga de Chacabuco, conmocionó a la región. La mujer había mantenido una relación sentimental con el juninense Adrián Cipolla (44) quien, el pasado miércoles 12 de junio disparó con un arma de fuego a Gabriela en la puerta de su domicilio y luego se quitó la vida a la vera de la Ruta 7, a la altura del puente del Río Salado. En el mes de mayo, la víctima había alertado por la creación de perfiles falsos en las redes sociales y había colocado cámaras de seguridad en su casa; desde el círculo íntimo de la radióloga apuntaron que, tras haberse separado, Adrián Cipolla la acosaba y también la había amenazado, no obstante, no había denuncias radicadas.

Mató a toda su familia y se suicidó
El hecho tuvo lugar el último 15 de noviembre en la ciudad de Colón, provincia de Buenos Aires. Una mujer había denunciado a su ex pareja por abusar sexualmente de su hija, la Justicia le prohibió acercarse a su familia pero el hombre violó la medida, se metió en la casa cuando todos dormían y mató a la mujer, a los dos hijos y a otro hombre que se encontraba en el lugar. Leonardo Andrés Ayala (37) tenía una restricción perimetral pero ese día entró armado al domicilio, primero asesinó a su exmujer de 35 años, luego al hombre y los dos chicos: la nena que había sido presuntamente abusada por él y el nene más chiquito, de dos años, que era hijo suyo. Antes de pegarse un tiro en ese mismo domicilio, llamó a la policía para que se acerque al lugar.

Enterrada en el patio de una casa
Solange Ortiz tenía 26 años y, el 13 de febrero de este año, fue encontrada muerta y enterrada en el patio de una vivienda de calle Colón 61, en la localidad de Salto. La madre de la víctima había denunciado su desaparición en la tarde del miércoles 13 y, en horas de la noche, se produjo el macabro hallazgo. La joven se había ausentado de su domicilio seis días atrás pero sus familiares aseguraron que era habitual que eso ocurriera. Por el hecho, dos personas fueron detenidas: Antonella Celli de 20 años y su pareja Andrés Retamal, de 25, que tenía prisión domiciliaria y vivía donde fue encontrado el cuerpo de Solange.
La pareja detenida había contactado a Solange Ortiz por Messenger, con el objetivo de concretar un trío sexual, el cual fue consumado el jueves 7 de febrero por la tarde. Según la declaración de los detenidos, luego comenzaron a consumir drogas, hecho que habría provocado que Solange Ortiz se descompensara y luego muriera. Ante este hecho, Celli y Retamal tomaron la decisión de enterrarla en el patio de la vivienda.



Femicidio en General Arenales
En la madrugada del 5 de diciembre de 2017, personal policial de General Arenales recibió un llamado que indicaba que en calle Urquiza, entre Ayacucho y 25 de Mayo, en las afueras de la planta urbana, una pareja se encontraba discutiendo de manera violenta. Al llegar al lugar, los efectivos escucharon dos disparos de arma de fuego y, al ingresar a la vivienda, constataron que el hombre, Mauro Adrián Garrido (38) había matado –hacía instantes- con una escopeta a su ex pareja, Brisa Álvarez (19) y luego se había suicidado. Los cuerpos estaban tendidos sobre el suelo del patio trasero de la casa.
Tras cometerse el crimen, el comisario de la Seccional de Arenales, Gerardo Imhof, había confirmado a este diario que, previamente, se habían realizado denuncias por violencia de género contra Garrido, pero que las medidas cautelares ya no estaban vigentes. Además, desde Bomberos Voluntarios de Arenales habían informado que el femicida formaba parte del cuerpo, pero que el año pasado había sido separado del cuartel debido a episodios violentos protagonizados en la vía pública. Mauro Adrián Garrido se dedicaba a la instalación de aires acondicionados y a la reparación de electrodomésticos, practicaba tiro y tenía tres hijos que residen junto a la madre en otra localidad. En lo que respecta a Brisa Álvarez, la joven víctima de 19 años, se dedicaba a cuidar niños y había denunciado a Garrido por violencia, en oportunidades previas.

COMENTARIOS