Advierten que con la implementación del transporte público, ya se observan mejoras en el tránsito.
Advierten que con la implementación del transporte público, ya se observan mejoras en el tránsito.
EL IMPACTO DE LOS COLECTIVOS EN LA CIUDAD

Afirman que con el transporte público ya se observan mejoras en el tránsito

En el municipio señalan que se ven menos ciclomotores en las calles y, principalmente, en la entrada y salida de los colegios. Por primera vez en años, el mes pasado hubo menos de cien siniestros con lesionados. El 36,5% de ellos fueron caídas de ciclomotores. Incrementarán los controles y sanciones sobre las moto-colectivo. También apuntan a la prevención a través de programas como Voy Seguro.

Desde el municipio afirman que los datos del último tiempo en materia de seguridad vial son mejores que los que se venían contabilizando anteriormente y, parte de los avances observados, son atribuidos a la implementación del servicio de transporte público de pasajeros que, según los análisis de los referentes del área del gobierno local, permitió un mejor ordenamiento vehicular.
Entre los adelantos en esta materia, destacan una merma en la cantidad de motos que circulan en la ciudad y una baja en los siniestros. Si bien es prematuro sacar conclusiones sobre el impacto de los colectivos en el tráfico diario, los funcionarios comunales anticipan que las evaluaciones preliminares muestran que hay indicadores que les permiten ser optimistas.

Mejoras
La dimensión del parque vehicular de nuestra ciudad representa un problema en sí mismo para el tránsito juninense. En la actualidad, se estima que hay 69 mil unidades circulando en las calles de la ciudad: 24 mil autos y 45 mil motos. Y esta cifra solamente tiene en cuenta los vehículos patentados, por lo que el número de rodados podría ser mayor aún, si se tiene en cuenta que hay quienes no patentan sus motocicletas.
Con todo, funcionarios municipales coinciden en que en las últimas semanas se advierte una disminución en la cantidad de vehículos, principalmente ciclomotores.
“Nosotros vemos que hay menos circulación de adolescentes en moto”, explica el coordinador de la Agencia Municipal de Seguridad Vial (AMSV), Adrián Ibáñez, para luego ejemplificar: “Uno veía que las veredas de algunas escuelas estaban llenas de motos estacionadas, mientras que ahora no se ven tantas. El hecho de tener el pasaje gratis para los estudiantes, más el temor a los accidentes que puedan sufrir los chicos y los gastos que se le generaba, hizo que muchos padres decidieran mandar a sus hijos a la escuela en colectivo. Eso se ve claramente en las puertas de las instituciones educativas”.
Algo similar advierte el subsecretario de Control Ciudadano, Mario Olmedo. “Hemos visto en algunos colegios y en la universidad que ha bajado la cantidad de vehículos que antes estaban estacionados. Eso es por el uso del colectivo”, asevera.
Según su análisis, esto demuestra que el transporte público “era algo necesario para la ciudad” y, si bien es un servicio que lleva poco tiempo de funcionamiento, se trata de una iniciativa “que apunta a disminuir los accidentes de tránsito”.

Menos accidentes
Franco Castellazzi, coordinador del Proyecto Integral de Seguridad Vial del municipio, señala que “se puede ver una reducción en la cantidad de siniestros”. De acuerdo a su análisis, esto no es necesariamente una consecuencia directa de la incorporación del transporte público, “pero sí es un entorno favorable”.
Concretamente, en abril se contabilizaron 96 accidentes en los que hubo lesionados. Se trata de una cifra inferior al promedio del primer trimestre del año, que fue de 115 colisiones. Pero, además, hacía años que el índice de siniestralidad no daba por debajo de los cien eventos.
“El mes pasado, luego de la implementación del servicio de colectivos, se empezó a ver una leve mejoría sobre todo en lo que hace a los accidentes que hemos tenido”, insiste Olmedo.
Otro dato que resaltan los funcionarios locales es que 35 de esos 96 accidentes (es decir, el 36,5 por ciento) fueron caídas de motos, que se produjeron ya sea por colisionar con algún perro, perder el equilibrio por un pozo, una mala maniobra, o por inclemencias climáticas adversas. “Por eso, el curso de manejo que se implementó para los que van a sacar el carnet para motos, que debe hacerse en la Agencia Municipal de Seguridad Vial, es un poco más exigente para la obtención de la licencia”, agrega Olmedo.
En el mismo sentido, Ibáñez puntualiza que también disminuyó la gravedad de los siniestros: “Las lesiones son menores. En el Foro de Seguridad los referentes del hospital nos han manifestado eso. A lo mejor no es por el colectivo, pero sí puede ser por el programa Voy Seguro, que se viene haciendo desde hace dos años, y se podría pensar que las generaciones nuevas que usan las motos tienen más consciencia”.
Olmedo añade que “por primera vez el año pasado tuvimos ocho víctimas fatales, que son para lamentar, por supuesto, pero son menos que las alrededor de 20 que teníamos los años anteriores”. Para encontrar una cifra similar hay que remontarse hasta el año 2012, cuando se produjeron nueve decesos en siniestros viales. En lo que va de este año ya son dos los fallecidos en sendos accidentes: una colisión en la ciudad y otra en Circunvalación y Posadas, ambas protagonizadas por motos.

Impacto del transporte público
Para establecer el impacto del transporte público se realizó una encuesta a pasajeros que circulaban en los colectivos. Allí se determinó que el 25 por ciento de los entrevistados iban en micro reemplazando a la moto y otro 20% suplantaba el uso del automóvil. El resto de los que participaron del sondeo dijeron que con el colectivo sustituyeron la movilización a pie, en bicicleta, en taxi o en remís.
¿Eso implica que hay menos rodados? “Sí”, responde Castellazzi, para luego ampliar: “No tenemos datos duros sobre eso porque es muy complejo de medir, pero sí podemos decir que el 45% de los pasajeros que estaban en los colectivos cuando se hizo la encuesta reemplazaban motos o autos, con lo cual, lógicamente, esto reduce la cantidad de vehículos”.
Otro dato que dejó esta encuesta realizada por la Fundación Pensar, es que el 48% de los que utilizaron el transporte público no tiene ningún beneficio: ni quitas ni viajes gratis. “Esto nos sirve para evaluar si solamente viajan los que tienen algún tipo de descuento o si lo utiliza el común de la gente –explica Castellazzi– la mitad de la gente paga la tarifa completa, lo que significa que para ellos les es mejor este medio de transporte que el que utilizaban antes”.
Sobre el impacto del transporte público, Olmedo cree que “algo ya se puede empezar a ver”, y eso se traduce en “menos vehículos, los colectivos repletos en los horarios de entrada y salida de los colegios y una merma en el uso de la moto”.
Por su parte, Ibáñez cree que “es prematuro sacar conclusiones, pero el transporte público es beneficioso para todos”. De acuerdo a su evaluación, “los que más lo están aprovechando hoy en día son los más grandes y los más chicos, la generación intermedia es la que menos lo está usando, tal vez porque les es más cómodo agarrar el auto o la moto, o por una cuestión de costumbre, mientras que el adolescente utiliza el colectivo porque ve, además, algo de independencia de los padres y se puede manejar más solo”.
Finalmente, Castellazzi considera que hay más orden en la circulación vehicular de la ciudad: “Son apreciaciones, son percepciones, pero se nota sobre todo en los horarios de entrada y salida de los colegios, donde se ven menos autos y es menos caótico. Por otra parte, varios directivos de colegios nos han comentado que en las puertas de las instituciones ya no hay un parque de estacionamiento de motos y autos, sino que hay mucha gente que converge a través del transporte público. Son apreciaciones de carácter visual, que por ahí no lo tenemos cuantificados en datos duros, pero sí dan cuenta de un tránsito más ordenado”.

Prevención y sanción
El coordinador del Proyecto Integral de Seguridad Vial remarca que donde más quieren incidir es entre los motociclistas. “Queremos erradicar las motos en las que van tres o cuatro personas”, ratifica.
Es por ello que, a partir de este mes, los operativos y las inspecciones serán más exigentes, como informa Olmedo: “Vamos a estar más rigurosos en los controles. Queremos prevenir y que la gente tome conciencia de que se pone en riesgo su vida y la de los demás. Por eso vamos a poner énfasis en las moto-colectivos, y si vemos alguna vamos a proceder de acuerdo a lo que dice la ley, es decir, el secuestro del vehículo y a ponerlo a disposición del Juzgado de Faltas. También vamos a controlar el uso de casco”.
Es que los funcionarios del área vial consideran que ya se hizo un trabajo importante de concientización, puesto que el personal de la repartición estuvo concurriendo a las escuelas en los horarios de ingreso y egreso para hablar con los padres y entregarles folletería sobre el transporte público, la tarjeta SUBE y los beneficios. Además, periódicamente se realizan acciones en la vía pública a través del programa Voy Seguro que desarrolla la AMSV, Estrellas Amarillas, la Dirección de Juventud y otros actores.
Olmedo también hace hincapié en que se respeten los espacios dispuestos para las paradas de colectivo. “Vemos que no se está haciendo, entonces tenemos que dedicar personal para realizar ese ordenamiento y sancionar a quienes no respeten esta disposición. Por eso ya estamos infraccionando, porque la prevención la estuvimos haciendo antes, anoticiando a la gente sin labrarle el acta, pero ahora sí se está implementando”, explica.
Por último, Ibáñez subraya que el transporte público de pasajeros “se ha incorporado bien al tránsito” y la gente “lo está respetando”, más allá de algunas cuestiones puntuales que se tratará de ir subsanando y corrigiendo: “En ciertos lugares, en calles más angostas, se puede dificultar el giro de los micros, porque son vehículos largos, entonces vamos a empezar una serie de pintadas de cordones amarillos en determinadas esquinas para que nadie se estacione, de manera de facilitar la maniobra de los colectivos”.

COMENTARIOS