La estación de peaje que actualmente se encuentra en Saforcada será relocalizada cuando se inaugure la autovía.
La estación de peaje que actualmente se encuentra en Saforcada será relocalizada cuando se inaugure la autovía.
CORREDOR VIAL C

Cuando habiliten la autopista habrá un peaje más entre Junín y Buenos Aires

Desde Vialidad confirmaron que la estación de cobro de Saforcada será relocalizada, aunque no está definida la ubicación exacta. Esto implicaría que un viaje desde nuestra ciudad hasta la Capital insumiría, a valores de hoy, entre $316 y $365 sólo en peajes. En cuanto a las obras, antes de fin de año inauguraría el tramo del Golf hasta O’Higgins, y recién en 2020 arrancarán el tramo Chacabuco - Carmen de Areco.

Con algunos contratiempos, la obra de la autopista de la Ruta Nacional 7 continúa avanzando. Las mayores dificultades dentro del Corredor Vial C están en la variante de Chacabuco y el tramo desde esta ciudad hasta Carmen de Areco, donde todavía no están ni siquiera iniciados los trabajos.
Pero más allá de la marcha del proyecto, lo que está confirmado es que cuando se habilite la Autopista 7 habrá una nueva estación de peaje entre Junín y Buenos Aires, una información que fue ratificada a Democracia por Vialidad Nacional. Desde el organismo explicaron que no habrá una nueva estación de cobro en el trazado de la ruta, sino que la cabina de Saforcada –que continuará activa hasta la inauguración de la futura autovía– será relocalizada algunos kilómetros más adelante.
Si bien hay versiones que indican que el peaje se instalaría en la variante de Chacabuco, entre los kilómetros 196 y 219, en Vialidad aclaran que esto no está determinado: “No se va a sumar ninguna cabina nueva, sí se va a reubicar la de Junín. Es una relocalización. Todavía no está definido dónde se va a situar, la empresa concesionaria tiene que hacer una propuesta que será evaluada”.
De esta manera, la inauguración de la autovía traerá la apertura de una nueva cabina que se sumará a los ya existentes en Villa Espil (en San Andrés de Giles) Luján, Ituzaingó y Parque Avellaneda, este último ya en la Autopista 25 de Mayo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Entonces, un viaje en auto desde Junín al centro porteño insumirá, según los costos actuales, entre 316 y 365 pesos solamente por el pago de peajes, ya que a los $80 que hoy cuesta el de Villa Espil, los $53 o $65 que insumen los de Luján e Ituzaingó (el valor depende del horario), y los $60 u $85 de la Autopista 25 de Mayo, habría que sumarles otros $70, que es lo que se cobra hoy en día en el de Saforcada, que será relocalizado.

Tramo Junín-O´Higgins
Hace diez días, los vecinos Autoconvocados de Chacabuco volvieron a manifestarse en la Ruta 7 en reclamo por la paralización de la obra de la variante de Chacabuco y la demora en el inicio del tramo entre esa ciudad y Carmen de Areco. En la movilización, además de inaugurar un cartel contador de los días que llevan detenidos los trabajos, hicieron hincapié en la falta de respuestas por parte de Vialidad.
El viernes último, las autoridades del organismo se hicieron presentes en la vecina ciudad para mantener un encuentro con concejales, legisladores y miembros del grupo de autoconvocados y, posteriormente, brindaron una conferencia de prensa junto al intendente local, Víctor Aiola, y los legisladores provinciales Marcelo Daletto y Agustín Máspoli.
Funcionarios de Vialidad destacaron que “hace dos años se terminó el tramo entre Luján y San Andrés de Giles y, si Dios quiere, en las próximas semanas se va a estar inaugurando la Circunvalación de San Andrés de Giles, que era un punto muy inseguro que tenía la ruta, en la intersección con la 41, un cruce que no se va a usar más, ya que se va a ir por otro lado, a través de una autopista”.
Los referentes de Vialidad también confirmaron que “en torno a septiembre u octubre” se inaugurará otro tramo de 18 kilómetros entre San Andrés de Giles y Heavy, “y llegando a fin de año, desde un poco después del acceso a O´Higgins hasta la entrada a Junín”. Este último trecho –que estiman será habilitado entre noviembre y diciembre– va, exactamente, desde el Junín Golf Club hasta el puente del Río Salado que está antes de O’Higgins.
“Para nosotros son novedades positivas y de muy buena fuente, de la máxima autoridad de Vialidad”, señala a Democracia uno de los referentes de los Autoconvocados de Chacabuco, Juan Carlos Minchilli, quien también estimó, de acuerdo a lo hablado con los funcionarios, que el tramo que quedará pendiente entre O’Higgins y Chacabuco se completaría el año próximo.

Variante Chacabuco y el tramo hasta Carmen de Areco
En una conferencia de prensa brindada el viernes pasado en Chacabuco, la directora nacional de Vialidad, Patricia Gutiérrez, explicó que visitó la ciudad para mantener un encuentro con concejales, legisladores y autoconvocados de manera de poder “abrir canales directos” con los funcionarios viales.
Allí, Gutiérrez explicó los motivos por los que se retrasaron los trabajos de la Variante Chacabuco y en el tramo que va de esta ciudad hasta Carmen de Areco: “La UTE que ganó la licitación, por los problemas propios del país o de su propia oferta o entre sus socios –esto está por fuera del contrato– no pudo avanzar con la obra. Durante un tiempo se trató de salvar este contrato porque sabemos las dificultades que se producen cuando se cae un acuerdo, en cuanto al tiempo que significa llegar a la recisión final –que tiene sus tiempos legales–, volver a llamar a una licitación y empezar una obra, por lo que tratamos de salvar estos inconvenientes porque sabemos que, por más que se demore un poco este trámite, siempre puede ser más corto que iniciar el proceso de nuevo. Lamentablemente, no hemos podido salvaguardar esto, así que hemos pedido a toda nuestra gente de vialidad la celeridad máxima para la recisión del contrato vigente para llamar a licitación estos dos tramos”.
La directora de Vialidad sostuvo enfáticamente que la obra de la autopista en la Ruta 7 es “absolutamente prioritaria” para ella, para el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y para el presidente, Mauricio Macri. “De hecho, hay algunos tramos que vamos a poder inaugurar en el próximo mes, otros en octubre”, agregó.
Lo cierto es que el sector que muestra mayores retrasos incluye a Chacabuco. “Uno de los lugares donde más se ha trabajado por la ruta es donde se nos mancó el caballo, que fue este tramo de Chacabuco, siendo que es uno de los sitios donde más se han movilizado para la construcción de la autopista”, dijo Gutiérrez en la vecina localidad.
De acuerdo a las estimaciones de Vialidad, la obra avanzó apenas un 5% en la Variante Chacabuco, y del tramo hasta Carmen de Areco no se hizo nada.
Minchilli recuerda que “cuando se expropiaron las tierras, hace 50 años, no se había tenido en cuenta el tramo Chacabuco-Carmen de Areco”, por eso no es menor el trabajo que queda por delante: “Hay que hacer todo de nuevo. La información que tenemos es que en 30 o 60 días estarían terminadas las mensuras, después lo tiene que aprobar Vialidad, debe ser cuantificado el valor de las propiedades, aprobado por Economía, Geodesia, Hidráulica y todas las reparticiones, y más adelante se hablaría con los frentistas, aunque ya está acordado con un 50% de ellos; suena largo pero los trámites en Argentina son así”.
Gutiérrez, por su parte, no quiso dar plazos exactos. Confirmó que ya se inició el proceso de recisión de contrato, que se está trabajando para que se cierre “lo más rápido posible”. Una vez que esto suceda, se informará a los concejales de Chacabuco y a los autoconvocados, ya que a partir de allí podrían tener más certezas en cuanto a los plazos legales. “Antes de fin de año se va a rescindir seguro y la meta nuestra es poder llamar a licitación antes de 2020, para que el año que viene podamos tener adjudicada la obra”, sostuvo la directora de Vialidad.

Explicaciones
Las dudas que surgieron sobre la situación de Chacabuco pasaban, además, sobre la posibilidad de ejecutar el seguro, a partir de que el contrato con la UTE se había caído.
“Se van a ejecutar las garantías como es debido –explicó Gutiérrez– y se les va a poner las multas que corresponde. Nosotros multamos a las empresas que no cumplen, esa no es una cualidad que Vialidad tenía, pero nosotros hacemos cumplir los contratos y, salvo que los motivos por los que se estiran los plazos sean justificados, se aplican las infracciones y se ejecutan las garantías porque es lo que corresponde”.
Desde el organismo aseveran que esta modalidad “es consecuencia de las políticas de transparencia que tiene esta administración”. Y concluyen: “Históricamente, los contratos se arreglaban de alguna forma para que las obras no se paren y eso no siempre es lo que corresponde, si la obra no se ejecuta de acuerdo a lo que se contrató, es necesario que se pare, se multe y se vuelva a licitar, es lo más sano para todos y es lo que cuida los impuestos de los argentinos que son los que, en definitiva, van a esta obra, y que permite que no haya procesos en el medio que embarren la obra, que terminen haciéndola estirar al infinito, y que resultan carísimas”.

COMENTARIOS