A PESAR DE LAS CIFRAS NACIONALES QUE ALARMAN

En la Unnoba crece cada año la inscripción en la carrera de enfermería

Datos oficiales indicaron que solo hay 3,8 enfermeros cada 10 mil habitantes en Argentina. La coordinadora de la carrera en la Unnoba destacó que se trabaja para revertirlo, apuntando a la calidad.

Un informe reciente volvió a mostrar que Argentina tiene una de las tasa más bajas de la región, con menos de cuatro enfermeros cada 10 mil habitantes.
De hecho, los datos que dieron a conocer la Federación Argentina de Enfermería (FAE), la Asociación de Enfermería de Capital Federal (Aecaf) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el marco del Día Mundial de la Enfermería, que se celebra cada 12 de mayo, refieren que Argentina tiene 3,8 enfermeros para esa masa de habitantes cuando "el mínimo debería superar los cuatro profesionales cada 10.000 personas".
Democracia consultó a la licenciada en enfermería María Mónica Lázzaro, coordinadora de la carrera de licenciatura en enfermería de la Unnoba, quien no negó que los datos preocupan, pero remarcó que en la universidad ha aumentado la matrícula.

Cuidadores de la salud
“El déficit de enfermeros es una gran preocupación no solo de quienes somos parte de esta disciplina sino también de las políticas de salud porque el enfermero cubre el 60% y el 80% en algunos casos de los cuidados de salud que se brindan en todas las instituciones de la región y del país”, apuntó Lázzaro.
“Cuidamos los 365 días del año, las 24 horas. Es un cuidado ininterrumpido entonces ahí es donde el déficit se marca mucho”, indicó aunque destacó que “ha habido algunos cambios a nivel de políticas educativas”.
Respecto de la actualidad a nivel local, en lo que respecta a la Unnoba, destacó que “en estos últimos años hemos aumentado la matrícula considerablemente. Este año tuvimos más de 300 estudiantes inscriptos”.
Además del aumento en la matrícula, la Coordinadora hizo hincapié en la calidad formativa y en los mecanismos que atraviesa la institución en la que se evalúa el plan de estudio, la planta docente, los estudiantes, a través de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) del Ministerio de Educación de la Nación.

Revertir las cifras
“Les pregunto a los estudiantes cuál es el enfermero que se imaginan, y todos se lo imaginan en un hospital”, explica Lázzaro y agrega: “Pero un enfermero tiene muchísimas otras funciones y competencias que tienen que ver con la asistencia en las instituciones de salud y también tiene incumbencias a nivel comunitario, de la población, en escuelas, en la educación para la salud, ESI, a nivel de atención primaria en caps. Y también en la salud laboral”, enumeró, a lo que se suma el plano investigativo.
“Estamos en proceso de revertirlo. Es mucho el esfuerzo que hacemos las instituciones.
Desde los últimos datos de 2016 la verdad es que ha ido mejorando. A nivel local tenemos más de 600 puestos de enfermería en instituciones públicas y privadas. Hay enfermeros que cubren más de un puesto”, indicó.
La docente de la Unnoba, Naian Luhaces, consideró que más allá de la vocación, es elemental la formación académica de calidad y trabajando en ese aspecto se profesionaliza la tarea del enfermero.
Asimismo, remarcó la importancia de la investigación, “ya que es un instrumento valioso para mejorar la imagen social de la profesión e ir ganando espacios en el ámbito laboral”.
También indicó que “es importante lograr graduados en enfermería, y hacer frente a la escaséz de enfermeros pero es necesario apuntar también a la calidad”.

COMENTARIOS