Los talleres de la Cooperativa aguardan por una decisión política que les facilite el arribo de material rodante para reparar.
Los talleres de la Cooperativa aguardan por una decisión política que les facilite el arribo de material rodante para reparar.
ESTE MES ACONDICIONARON DOS VAGONES

Desmienten que la Coottaj haya cerrado, pero aseguran que la situación es difícil

El presidente de la Cooperativa ferroviaria, Pedro Rodríguez, aclaró que los talleres continúan abiertos, pero que hoy falta trabajo. Y destacó el diálogo con la empresa Belgrano Cargas que comenzaría a enviar material rodante de manera fluida para continuar reparando.

“Estoy completamente asombrado por ese título que apareció en un matutino de hoy (por ayer). Si bien todo el personal está licenciado desde el lunes pasado, la Cooperativa ferroviaria no cierra definitivamente bajo ningún punto de vista.”
De esta manera, en una entrevista con TeleJunín, el presidente de la Coottaj, Pedro Rodríguez afirmó que los talleres de Junín continúan en actividad donde, desde hace 25 años, reparan material rodante e insumos de los trenes argentinos y que, pese a una situación difícil, están concretando la llegada de nuevos y más trabajos.
“De a poco van a ir arribando más labores y creo que lo vamos a lograr a corto tiempo para que el taller siga funcionando. Nosotros, en ningún momento dimos esa versión de que cerrábamos definitivamente, lo que causa malestar en nuestros integrantes cuando ven la noticia”, remarcó.
Desde el jueves 9 de mayo, cuando entregaron dos vagones terminados, las instalaciones se encuentran nuevamente vacías, ya que no hay tareas para realizar, al igual que en marzo, cuando los ferroviarios se manifestaron en el paso a nivel de Rivadavia.
“Ahora nos manifestamos en forma silenciosa porque la vez anterior, en marzo, cuando protestamos en Rivadavia y las vías, nos dijeron que estábamos haciendo un movimiento que era exclusivamente político”, apuntó Rodríguez.
“Con el presidente del Belgrano Cargas dialogué este jueves en relación a la llegada de dos vagones más, que en los próximos días estarán arribando a Junín también y desde Mendoza. Con la gente del Mitre también hemos hecho gestiones que también llegaron a buen puerto”, destacó.
“Hoy por hoy la situación es compleja, porque ya nos quedamos sin material para acondicionar y este bache hasta que llegue el trabajo nos va a costar remontarlo. Si todo esto se concreta a corto plazo, creo que vamos a volver a las vías como corresponde y que el trabajo llegue en forma continua como el taller se lo merece”, subrayó.

“$ 90 mil de luz”
Los más de 40 socios de la única cooperativa ferroviaria que queda en pie en Argentina atraviesan la peor crisis de sus años de vida. Sin ganancias, este mes apenas pudieron cubrir $ 90 mil que llegaron en la factura de luz.
“Este mes se llega a salvar el pago de los servicios, pero la gente no cobra. Como es una cooperativa -y en una cooperativa la variable de ajuste es el socio que retira lo que supuestamente es ganancia- estamos pensando en vender un par de vehículos que tenemos como para poder repartir un poco de plata a la gente. Hoy tenemos que facturar el trabajo hecho, lo cobraremos el mes que viene, pero después no tenemos trabajo. Si no generás, no podés repartir nada, es simple”, había aclarado Rodríguez en otra entrevista reciente.
La complicación para los talleres juninenses radica en la falta de convenios con el Gobierno, los cuales han realizado años atrás, como por ejemplo, para el mantenimiento de trenes sanitarios. Y es que, bajo el actual esquema de licitaciones, en las que la compulsa es por grandes lotes, la cooperativa no puede competir ante los grandes empresarios.
“Hemos entrado en licitaciones pero las del Belgrano Cargas, que son las que más están saliendo, son complicadas para nosotros porque requieren una gran cantidad de dinero para poder presentarse. Hay que comprar muchos repuestos y no tenemos esa capacidad. Necesitaríamos que las licitaciones sean divididas, con menos cantidad de trabajo para hacer. En primer lugar, por la parte financiera, y, en segundo término, por la capacidad laboral que tenemos. Hoy por hoy, son las empresas grandes las únicas que pueden presentarse en esas licitaciones que, con un poco de criterio para darle trabajo a la gente como la nuestra, se podría dividir en dos o en tres renglones, no darle todo a una sola empresa”, graficó el cooperativista.
Bajo tal escenario, con visible malestar ante la falta de respuesta del Gobierno, apuntó: “Del Estado no hay nada, incluso presentamos un borrador de un convenio” y solo hay licitaciones que son “las más complicadas” porque “están hechas con poco criterio hacia las empresas chicas. Lo que buscan son resultados rápido, pero de esta manera estamos quedando en el camino mucha gente”.
“Hace 25 años que estamos luchando por lo mismo”, se quejó Rodríguez. Y remarcó que el “intendente Petrecca es quien tiene que salir a luchar por el taller de la ciudad. Él dice que hace gestiones pero los resultados no los veo”.
Al recalcar que “este taller es del Estado nacional” y que la cooperativa paga “un simbólico canon de mil pesos por mes y lo mantenemos funcionando”, el titular de la Coottaj cuestionó que el Gobierno “nunca nos dio apoyo”.

COMENTARIOS