La vicerrectora de la Unnoba, Danya Tavela, participó del ciclo televisivo Reporte Especial, en TeleJunín.
La vicerrectora de la Unnoba, Danya Tavela, participó del ciclo televisivo Reporte Especial, en TeleJunín.
UNNOBA

Danya Tavela: “La sociedad del conocimiento agrega valor”

La vicerrectora de esta casa de altos estudios advirtió sobre las debilidades que genera en la economía el modelo de primarización y destacó la “formación de recursos humanos” como un aspecto central para el crecimiento. Adelantó que iniciarán “un proceso de rediscusión de la oferta académica”.

Acaba de asumir como directora de la Coneau, ¿cuáles son los desafíos?
-La Coneau tiene como finalidad propiciar los procesamientos de aseguramiento de la calidad de las carreras de las instituciones públicas y privadas del país. En el plenario de Córdoba los rectores elegían sus representantes a la Coneau y fui una de las elegidas, y es un honor poder participar de ese espacio, es una alegría y un enorme desafío. Es una experiencia nueva, porque es un organismo en el que se espera que le dé volumen a la calidad educativa.

-¿Cómo está la Unnoba en cuanto a la calidad?
-Para nosotros la calidad es una condición indispensable. Desde su inicio la Universidad hizo todos los procesos de acreditación de todas sus carreras, se sometió a un proceso de evaluación institucional por la Coneau y por una acreditadora internacional, y a partir de ahí se generó una conciencia en toda la comunidad universitaria sobre la necesidad permanente de estar evaluándonos y autoevaluándonos; de hecho, un eje de la próxima gestión, que iniciaremos el 15 de junio, está puesto en recomenzar un nuevo proceso de autoevaluación, y evaluar también incorporarnos al sistema de evaluación que tiene la secretaría de Ciencia y Tecnología para la evaluación de la función de investigación, una mirada de afuera que te dé un diagnóstico.

-¿Y qué rol cumple la investigación?
-La investigación la asociamos a la calidad, porque los investigadores son los que nos van poniendo el desafío a los demás docentes, a los estudiantes, porque van corriendo la frontera del conocimiento. Una Universidad que no tiene investigación tiene dificultades a la hora de actualizar el conocimiento, en llevar lo último que se está discutiendo al aula y eso impacta directamente en la formación de nuestros graduados.

-Las humanidades empiezan a ser clave en un mundo cada vez más tecnológico.
- Sí, lo que planteamos es la necesidad de la formación humanística, aún en las carreras que no son del área. Hace muchos años armamos ese ciclo transversal que nos permitió incorporar conceptos humanísticos en la formación de todos los estudiantes, creemos que es un buen momento para rediscutir ese ciclo, estamos empezando a tener conversaciones con el cuerpo docente, con especialistas de otras universidades, para ver cómo actualizamos esa formación, parándonos en la formación clásica, que los estudiantes tienen que conocer, los autores que dan sustento al mundo de las ideas, pero también cómo lo aggiornamos a lo que está ocurriendo hoy en el mundo, al cambio tecnológico, en la forma de comunicarse, generar lazos.

-En una sociedad que se complejiza, con problemáticas como la cuestión de género, el lenguaje inclusivo, las desigualdades, muchas veces faltan en la Región especialistas, faltan filósofos, antropólogos, sociólogos, ¿Por qué no están esas carreras en la Unnoba?
-Sí, como pasa también en otras áreas, como los economistas, muchas veces el especialista, en algunas áreas del interior, falta, pero seguimos apostando en trabajar en una oferta académica integral, porque además vamos hacia un mundo donde la especialización tiende a ser bastante más difusa de lo que hasta acá conocemos. La transdisciplinariedad genera eso, hoy ningún problema se puede abordar estrictamente desde el conocimiento disciplinar. Por lo tanto seguimos apostando a eso y por supuesto en esta gestión vamos a iniciar todo un proceso de rediscusión de la oferta académica que tenemos, para permitirnos crear nuevas alternativas, trabajar en el esquema de doble titulación con otras universidades con otra trayectoria; en esto también siempre hay que ser muy responsable, uno tiene que trabajar en las formaciones donde es fuerte y también recurrir a las universidades que ya tienen otros trayectos hechos en áreas más específicas como para generar ese vínculo.
Hoy tenemos una herramienta que creo que aún le falta mucho desarrollo, que son los reconocimientos de trayectos formativos, que vamos a profundizar, con lo cual vamos a abrir muchísimo el campo de posibilidades.

-¿Qué es lo que sigue para la Unnoba?
-Lo que sigue es incluir más estudiantes y sostener o mejorar en términos de la calidad. En esta línea hemos avanzado en la formación en oficios, el reconocimiento de saberes y competencias que permitan reentrenar a nuestros trabajadores, mejorar su posicionamiento en el sector público y privado en el cual se desarrollan, y permitir a quienes no van a la Universidad en busca de una carrera ir a la Universidad en busca de una formación alternativa que les permita mejorar su posicionamiento en el mundo laboral; ese es el futuro, la Unnoba va a hacer una oferta en esta línea, que estamos trabajando con cámaras, sindicatos, intendentes de la Región, para tener recursos humanos formados y capacitados, en otro nivel educativo, pero que mejore las condiciones sociales y de desarrollo para el sector productivo en Junín.

-¿La Unnoba podría tener más alumnos por la Región en la que está situada?
-Seguramente nos queda un gran trabajo por hacer en términos de tener más alumnos, pero tampoco es una cuestión de tener más alumnos por tenerlos, es una definición de qué queremos brindar, cuál es el tipo de educación al que queremos que nuestros jóvenes lleguen, por eso mencioné los oficios o saberes específicos y competencias, es una dinámica que vamos a iniciar. Otra dinámica en la que estamos trabajando es la educación bimodal o a distancia, que nos va a permitir abarcar un mayor territorio y por supuesto profundizar nuestra política de territorialización; en los últimos años hemos crecido en la mayoría de los municipios de la Región, pero todavía nos queda dar un salto importante.

-Sin embargo, hay un 50% de los jóvenes que no termina el secundario.
-Es un problema y una limitante, por eso tenemos que ir a buscar a esos jóvenes, trabajar en conjunto con las escuelas, que es lo que estamos comenzando a hacer, incluso tenemos nuestra propia experiencia hecha en nuestra escuela secundaria para poder transmitir esas experiencias y ver qué es transferible y qué no, porque si nuestros jóvenes no terminan el colegio secundario difícilmente los podamos imaginar dentro de la Universidad.

-¿La crisis económica impacta en la Universidad?
-Hay cuestiones que impactan, como los mayores costos de los servicios y la inflación. El sector universitario acaba de firmar hace unos días la recomposición salarial, que alcanza casi el 45%, con lo cual quedamos muy cerca de lo que fue el período inflacionario. Luego vendrá la discusión de la paritaria 2019, pero los salarios no van a sentir la pérdida que han tenido otros sectores. Durante mucho tiempo hubo una mejora de los presupuestos universitarios, de hecho, en los últimos tres años mejoraron. El resto depende de las políticas de cada universidad, por supuesto que tenés que tener un esquema de planificación y gestión muy ordenado. Si hay una política sana de administración, no debería haber dificultades severas.

-¿Cómo analiza este escenario preelectoral y el rumbo económico?
-Es un año que hubiese sido complejo de todas formas, porque siempre los años electorales, en un país en el cual su democracia es joven, su calidad institucional no está fortalecida. Este año se suma la complejidad del escenario económico, miramos el año con expectativa, creemos que la situación económica es cíclica, con lo cual, el ciclo se va a revertir y se va a ordenar, y después habrá que trabajar mucho en ordenar lo que continúa, un país que tiene que trabajar fundamentalmente en la construcción de su propia economía, tenemos una economía anclada al consumo interno y a la exportación de productos primarios, cuando el consumo interno se resiente, por inflación, recesión, pérdida del salario real, y no tenemos una condición favorable de exportación, ya sea por la sequía, por exceso de agua, o porque no nos favorece el tipo de cambio, nuestra economía es muy débil.
Estamos clavados en ese modelo de primarización y hasta tanto no generar otro proceso se hace muy difícil tener expectativas económicas ciertas. Por eso insistimos tanto en esto de la importancia de la educación, la formación del recurso humano, el agregado de valor que hace la sociedad del conocimiento a la economía es fundamental, pero todavía nos falta generar esos procesos, un buen mecanismo de incentivos para que el sector privado incorpore la investigación y el desarrollo de productos a su cotidiano devenir. Cuando uno habla con empresarios, enseguida surge el problema del costo impositivo para afrontar estos proyectos, hoy son las tasas, pero hasta hace unos años las tasas no eran el problema, pero sí una presión tributaria muy fuerte; creo que el verdadero problema que hoy tienen nuestras pequeñas y medianas empresas es la presión tributaria, que está directamente correlacionada con el gasto público. Necesitamos que la sociedad del conocimiento se incorpore a la discusión por la economía, somos el corazón de la producción primaria en la provincia de Buenos Aires, eso no va a cambiar, pero sí lo podemos hacer con mayor tecnología y mayor valor agregado, y eso genera directamente desarrollo local, más recursos humanos, nuevas producciones, nuevos consumos, y así se va generando una cadena.

COMENTARIOS