LA PROBLEMÁTICA DEL DÉFICIT HABITACIONAL

El conflicto por los terrenos se trasladó al Palacio Municipal y sigue el reclamo

“Fuimos y nos cerraron las puertas y entonces nos dirigimos a la Municipalidad (Rivadavia y Benito de Miguel) y nos dijeron que ellos no podían hacer nada”, lamentaron los manifestantes, que amenazan con volver a usurpar el predio de Marrull y Lugones.

En el contexto del conflicto por la usurpación de un lote fiscal en Marrull y Lugones, un grupo de vecinos que reclaman un terreno para construir su vivienda se movilizó ayer al municipio, por la mañana, y por la noche hicieron una olla popular junto al Movimiento de Trabajadores Excluidos.


Una de las manifestantes contó a este diario que en primer lugar fueron a Gandini 92 (donde funciona Desarrollo Social del municipio), ya que les habían dicho que iban a inscribirlas y darles una solución por los lotes. “Fuimos y nos cerraron las puertas y entonces nos dirigimos a la Municipalidad (Rivadavia y Benito de Miguel) y nos dijeron que ellos no podían hacer nada, que teníamos que volver a Gandini. Ya fuimos ahí y nos cerraron las puertas, entonces volvemos a los lotes”.
De acuerdo a lo expuesto, en Gandini 92 tenían que hablar con Marisa Ferrari (secretaria de Desarrollo Social) y Silvia Nanni, (subsecretaria). Afirmaron que ya tienen expedientes iniciados, algunos desde hace más de diez años con el reclamo de viviendas. “Cuando no se pierden nos dicen que tenemos que esperar, que hay gente del 2008, 2010”, apuntó un joven presente.

“No somos tenidos en cuenta”
Los manifestantes dicen que si bien la gente se anota, cuando hay viviendas para habitar terminan ocupándolas personas relacionadas con el municipio. “Parece que si sos familiar de alguien del municipio tenés prioridad y la gente que es del bajo, como nosotros, que realmente necesitamos, no es tenida en cuenta y termina en la calle”, explicó uno de los presentes frente al Municipio.
“Cuando no se tiene trabajo fijo, no podés alquilar, tenés que ir a parar a la casa de un familiar, pero como agregado y molesta”, acotó.
“Yo hace dos años que estoy sin empleo, ya me cansé de hablar con el Municipio, con Bienestar Social, estoy viviendo gracias a las changas. Tengo un bebé de un año y estoy en la casa de mi suegra pero yo quiero tener la posibilidad de pagar mi terreno para poder vivir dignamente. Yo ya estoy cansado de vivir de agregado”, dijo.
“No nos mandó ningún político”
La vecina que habló con TeleJunín aseguró no estar haciendo política, es decir no eran mandados por ningún político y que si estaban allí era por necesidad. “Esto es necesidad no política. Yo no me caso con ningún político y eso la gente que me conoce lo sabe”, aclaró.

COMENTARIOS