Imagen tomada esta semana en el canal del Salado en Junín.
Imagen tomada esta semana en el canal del Salado en Junín.
SE ENCUENTRA INUNDADA DESDE FEBRERO DE 2017

Inquietud en Junín y la Región por la nueva planta de bombeo para desagotar La Picasa

Afirman que la provincia de Buenos Aires solo autorizó a recibir 5 metros cúbicos de agua que brotan por la Alternativa Sur. Ahora se sumó una nueva compuerta en la Alternativa Norte para retirar más exceso hídrico. Por ambas salidas el caudal llega a Mar Chiquita (Agustina).

Tras una autorización de la provincia de Buenos Aires, a Junín y la Región están ingresando 5 metros cúbicos de agua por segundo desde La Picasa, laguna que buscan desagotar con nuevas obras para volver a habilitar el tránsito vehicular sobre la Ruta 7 que hace más de dos años fue destrozada por una gran inundación.
“Eso sucede desde siempre. Por la Alternativa Sur, que bombea agua hacia Granada cuando hace falta evacuar, ya hubo una época que venía por gravedad, debido a la altura que tenía la laguna, ingresado 15 metros cúbicos que es el tope límite que puede pasar”, afirmó a Democracia, Marcelo Balestrasse, secretario de Obras Públicas del Municipio.
“Lo que está en discusión ahora con Santa Fe es la Alternativa Norte donde están haciendo una nueva salida, ya que la cota no le da porque tendría que estar en 107 y hoy está en 104, que no está autorizado por nuestra Provincia”, aclaró.


Recientemente, en ese sector, se terminó de construir la nueva compuerta, que permitirá adicionar bombeo cuando el agua deje de salir por caída natural como sucede con en el flanco sur, “ya que hace muchos años se levantó un médano y había una estación de bombeo que no estuvo funcionado que es la que volvieron a construir”, explicó a este diario, el presidente del Comité de Cuenca, Juan Carlos Duhalde.
Cabe destacar que la laguna ubicada en el límite Santa Fe-Córdoba-Buenos Aires, actualmente desagota por la Alternativa Norte (por gravedad hacia Teodelina), y la Alternativa Sur (por bombeo y gravedad hacia General Villegas). Por ambas caídas, el exceso hídrico llega a las lagunas de Junín.
Por la zona norte, que es el cauce natural, “esa agua viene a través de las lagunas La Encadenada, el Chañar y Teodelina por donde ingresa al nacimiento del arroyo del Salado hasta Mar Chiquita que está diseñado para 15 metros cúbicos”, informó Balestrasse.
Por la otra banda, “naturalmente cuando hay exceso hídrico, la superficie de Villegas envía agua para La Picasa y luego Buenos Aires permite que ese caudal regrese a través del canal que va a La Salada (distritos de Ameghino – General Pinto) desde donde, por la cañada Las Horquetas, descarga en Junín”, confirmó.
“Entre las dos salidas se suman 30 metros cúbicos que no nos hacen absolutamente nada en épocas como estas, cuando en tiempos de inundaciones hemos recibido 300 metros cúbicos”, subrayó.
“El agua a La Picasa llega por obras y canales realizados por Córdoba y Santa Fe, lo que generó que se convirtiera en una gran laguna, que además no tiene una salida natural como tenemos en nuestros espejos de agua. Yo creo que Córdoba hizo muchas obras hidráulicas y Santa Fe nunca las paró con acciones”, concluyó.
En una reunión reciente en Venado Tuerto, se destacó el trabajo realizado que permitió detectar más de una treintena de canales no autorizados y clandestinos.

“Autorizado para recibir agua del flanco sur”
Desde Hidráulica provincial explicaron a Democracia que “está ingresando al territorio bonaerense un caudal máximo de cinco metros cúbicos por gravedad, por la Alternativa Sur, tras un acuerdo con Nación, hacia la Laguna de Mar Chiquita (Agustina) donde recientemente se repararon las compuertas”.
“Si la gravedad no es suficiente, sale por la estación de bombeo. Está todo en condiciones para recibir el agua al territorio bonaerense, debido al Plan Maestro del Salado que está bastante avanzado”, afirmaron.
“Entre Provincia y Nación ahora se está ejecutando la cuarta etapa del Plan Maestro, que es la más importante, por la zona de Roque Pérez, Bragado y Saladillo”, subrayaron.
En este sentido, el secretario de Obras Públicas del Gobierno de Junín confirmó: “Durante 12 años, desde que se hicieron las compuertas en Mar Chiquita nunca se hizo mantenimiento. Cuando iniciamos la gestión, las fui a ver y estaban con grandes problemas de accionamiento, con los circuitos y bombas hidráulicas rotas. Por suerte todas las compuertas estaban abiertas y el problema era cerrarlas en el momento que lo indica el protocolo”.
“Con gestiones con la Provincia pudimos reacondicionar todo el sistema entre 2017 y 2018 y hoy está con una operación del 100 por ciento para poder abrir o cerrarlas, de acuerdo a la cota del caudal de agua”.

Reparación de Ruta 7
Cabe recordar que a fines de enero último, a dos años de la inundación que afectó el tramo de la Ruta 7 sobre la laguna La Picasa, habían comenzado a realizar tareas de limpieza de escombros, piedras y basura que estaba sobre la calzada, y reparar la banquina entre Aarón Castellanos y Diego de Alvear, donde continúa interrumpido el tránsito vehicular (kilómetros 369 y 423).
“Esos trabajos están concluidos y los hizo la empresa José Cartellone que ahora está recolocando el poliducto de YPF que cruza paralelo a la ruta, debajo del agua. Transitan todos los días con los camiones de ellos para trasladar los materiales, por lo que la ruta está transitable”, explicó Duhalde. Y agregó: “Ese ducto es el que trae combustible desde Mendoza hacia Buenos Aires y lo están haciendo todo nuevo”.
“Ahora Vialidad está evaluando la posibilidad de reparar la calzada y habilitarla con tránsito asistido, ya que hay bastante trabajo para hacer de seguridad. Además quiere tener la seguridad de que el agua está bajando, que hasta ahora bajó un metro y medio”, dijo Duhalde.
Y aclaró: “Por si hay exceso hídrico, para mí están esperando habilitar el desagüe de la Alternativa Norte, donde esta semana se terminó de construir una nueva compuerta, que permitirá agregar bombeo cuando el agua deje de salir por gravedad” como sucede con la Alternativa Sur.
Los trabajos de recuperación, se están realizando por la firma (Cartellone) que tiene adjudicado el Corredor Vial C del proyecto PPP que contempla la transformación de ruta segura entre Junín y San Luis (423 km); Villegas y Rufino (Ruta 33); autopista en la travesía urbana de nuestra ciudad; variantes en Desaguadero y La Picasa, es decir un nuevo tramo de 23 kilómetros que bordeará la laguna por su flanco sur.
En relación al bypass de La Picasa, Duhalde aclaró que “hasta ahora es la obra que tenía proyecto. La idea de rehabilitar el tramo original, ahora surgió porque bajó el agua y es tentadora. Son 12 kilómetros ya hechos, contra 24 kilómetros nuevos en los que tienen que levantar cuatro metros de altura y volver a expropiar”.
Pero, por el momento, mientras se proyecta esta obra que comenzaría a construirse a mediados de año, los voceros, funcionarios e intendentes de la Región, se inclinan por la reparación del actual trazado para el restablecimiento del tránsito, lo antes posible.
Por otra parte, el presidente del Comité afirmó que “están haciendo un bacheo de la ruta entre Junín y el kilómetro 380 donde empieza el agua, una obra de cinco meses. Están realizando una lavada de cara, como se dice”.

COMENTARIOS