En los próximos meses, la Provincia implementará en Junín las tobilleras electrónicas, una herramienta más contra la violencia de género.
En los próximos meses, la Provincia implementará en Junín las tobilleras electrónicas, una herramienta más contra la violencia de género.
ESTÁ PREVISTO QUE SE IMPLEMENTEN EN JUNÍN

Tobilleras electrónicas: un paso más en la lucha contra la violencia de género

Este programa tuvo en 2018 una exitosa prueba piloto en el municipio de San Martín y permite una supervisión real y efectiva de las dos personas además de prevenir acercamientos, así como el efectivo cumplimiento de las mandas judiciales.

Mientras la cantidad de denuncias por violencia de género en Junín viene experimentando un franco aumento año a año –así lo confirmaron ayer a este diario desde la Comisaría de la Mujer-, el gobierno bonaerense anunció la implementación de tobilleras electrónicas para monitorear a los violentos y que reducir así las violaciones perimetrales, además de proteger a las víctimas.
Así, a través de un convenio con el ministerio de Justicia de la Nación y la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, la administración bonaerense creó el programa de tobilleras electrónicas con el objetivo de brindar más y mejores recursos a las mujeres que se encuentran en situación de violencia.
Este programa tuvo en 2018 una exitosa prueba piloto en el municipio de San Martín y permite una supervisión real y efectiva de las dos personas, además de prevenir acercamientos, así como el efectivo cumplimiento de las mandas judiciales.

Las denuncias por violencia de género se incrementaron un montón en Junín. Agustina Tesoro. Comisaría de la Mujer

Alto riesgo de vida
El programa, que actúa como una medida de protección complementaria a las disposiciones cautelares en situaciones donde hay un alto riesgo de vida, consiste en dos dispositivos rastreadores, uno para la víctima y otro para el agresor. Además, este último tendrá colocado una tobillera electrónica que funciona conectada al rastreador mediante radiofrecuencia.
Se adjudica por orden judicial y contempla la prohibición de acercamiento a una determinada cantidad de metros que es controlada electrónicamente, así como la resocialización de los agresores y la atención psicosocial a las víctimas.
“En la lucha contra la violencia de género es esencial poner a disposición de la mujer una batería de herramientas. Ninguna por sí sola es una solución instantánea. Las tobilleras duales son una herramienta más, que actúan de manera preventiva y demostraron ser efectivas en la prevención y asistencia a las víctimas de violencia de género”, dijo el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Santiago Cantón.
Y agregó: “Durante la prueba piloto implementada en San Martín, en todos los casos, se logró la protección de las mujeres y sus hijos. Fue fundamental la excelente colaboración entre la provincia y el municipio para obtener esos resultados. Hoy estamos ampliando el programa y llevándolo a otros municipios”.

Prevención
Este dispositivo tiene una eficacia preventiva ya que permite geoposicionar al potencial agresor y saber si este se encuentra cerca del límite de acercamiento, siendo monitoreado las 24 horas del día. En el caso de que el límite determinado por la Justicia sea vulnerado, se interviene inmediatamente. Por un pedido de la Secretaría de DDHH, el Servicio Penitenciario colaborará con la primera etapa de monitoreo hasta que cada municipio se capacite y se haga cargo del monitoreo a través de los COM (Centros de monitoreos municipales impulsados por el Ministerio de Seguridad).
Este sistema tiene dos grandes diferencias con el botón antipánico, la primera es que releva a la víctima del control del dispositivo y centra el monitoreo en el posible atacante. La segunda y más importante es que permite actuar antes de que se produzca el contacto con la víctima.
En este sentido, el sistema permite al Estado asumir un rol proactivo a la hora de proteger de forma efectiva a las víctimas de la violencia de género, favorece el control de la medida, genera pruebas judiciales ante los incumplimientos y mejora la calidad de vida de las mujeres.
En San Martín, en todos los casos incorporados al programa se logró la protección de las mujeres y sus hijos. A partir de ahí se comenzó a trabajar en el Plan de Expansión. Esta semana Agustina Ayllón, presidenta del Instituto de Género y Diversidad Sexual de la Secretaría de derechos Humanos bonaerense, entregó las tobilleras a las áreas de Género municipales de General Rodríguez, Hurlingham, Morón, Pilar, San Miguel, San Isidro, San Vicente, Almirante Brown, Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes y La Plata. Y según pudo averiguar este diario, en los próximos meses está previsto implementar el servicio en nuestra ciudad.
El Programa forma parte del Plan Integral de Género de la Provincia que incluye la Línea 144, la Red de Hogares Integrales, Fondo de Emergencia a Municipios, entre otros. Además, con la iniciativa y desde la Secretaría, se busca trabajar de manera articulada con la Justicia y los municipios, así como brindar atención integral desde la denuncia inicial. Además, se propone reducir el índice de reincidencia, ya que el sistema no solo implica visibilización del mecanismo utilizado por la Justicia, sino que automatiza los protocolos de respuesta de las fuerzas de seguridad.

Más denuncias en Junín
Agustina Tesoro, de la Comisaría de la Mujer de Junín, afirmó a Democracia que “las denuncias se incrementaron un montón en los últimos años, tanto en el ámbito del matrimonio, como en los noviazgos violentos, sin distinción de edades ni de clases sociales”.
En este contexto de aumento de este flagelo, Tesoro contó que comenzaron a dar charlas en las colonias de verano, desde temprana, edad para empezar a concientizar sobre el problema de la violencia y de los noviazgos violentos.
Con respecto a la implementación en nuestra ciudad de las tobilleras electrónicas, afirmó que es una medida positiva porque “las violaciones de los perímetros de exclusión” de los agresores, se dan de manera muy frecuente.
“Nosotros, desde la comisaría, trabajamos enfocados netamente en la víctima –no en el victimario-, y lo hacemos en conjunto con el municipio, contamos con alojamientos y hoteles, hasta que se inaugure la casa de contención”, afirmó.
Como explican los especialistas, el incremento de las denuncias no representa necesariamente un aumento de los casos de violencia, sino que, a partir de la mayor visualización y concientización de la problemática, más mujeres se animan a explicitar el drama que atraviesan. “Un día tranquilo, recibimos en la comisaría al menos diez denuncias, de todos los grados, graves, leves, pero se les da a todos los casos la misma importancia, porque algo leve puede transformarse en algo muy grave, por eso la intervención es igual”, explicó.
En la misma línea, el director de Seguridad del municipio, Luis Chami, afirmó a este diario que “constantemente se toman medidas por violaciones de perímetro, es algo diario, por lo que las tobilleras serían muy útiles”. En efecto, ayer, personal policial acudió a dos hechos por violaciones de la restricción perimetral, uno en un domicilio de calle Alberti y otro en calle Palacios.

Noviazgos violentos
Más del 90 por ciento de los adolescentes entre 15 y 19 años tienen noviazgos violentos, según reveló una encuesta, en una alarmante situación de violencia de género donde está presente la agresión física, psicológica o sexual.
Los principales detonantes son cuando ella recibe un mensaje de texto, la crítica por los gustos musicales, vestimenta o modales, celos, amistades, uso de redes sociales, cuando la obliga a mantener relaciones sexuales, entre otras circunstancias.
La seguidilla de situaciones son algunas de las características de una problemática que tiene a los adolescentes como protagonistas de noviazgos violentos.
Una encuesta realizada entre jóvenes, reveló que el 92,5 por ciento reconoció al menos uno de los indicadores de violencia en sus relaciones de pareja, considerando violencia física, psicológica y sexual.

COMENTARIOS