La batería, un instrumento que se destacó en varios conjuntos.
La batería, un instrumento que se destacó en varios conjuntos.
DOLOR EN EL AMBIENTE CULTURAL DE JUNÍN

Emotiva despedida de músicos y allegados a Martín “Villano” Villafañe

Los juninenses le dieron el último adiós por las redes sociales al artista que se destacó en distintos instrumentos y estilos como el jazz, rock, reggae, funk y blues. “Imposible olvidar tus visitas para tomar mate y ver algún partido”, expresó Oscar Torguet.

Junín amaneció ayer con una dura noticia que golpeó al mundo de la música, por la trágica determinación de quitarse la vida el artista Martín Villafañe, quien tenía 45 años. Distintos músicos y allegados le dieron un emotivo adiós mediante las redes sociales.
“El Villano”, como lo conocían todos, fue un precursor en el ambiente musical local desde la década de 1980, destacándose en diferentes instrumentos y estilos como el jazz, rock, blues, reggae y funk, compartiendo infinitas bandas rockeras.
“Imposible olvidar tus visitas para tomar mate, birra, fumar y ver algún partido. O bien documentales, donde parecíamos dos eruditos hablando de animales y de la naturaleza. Te quiero recordar atacando los arrolladitos de Érica, armando los choris en tu terraza, compartiendo atardeceres y amaneceres. Y no me equivoqué en Jasón, aquel primero de enero ya de día, cuando te vi a vos y a Pololo y les propuse formar un power-trío. No me equivoqué, Don Sórdido fue la banda más poderosa que toqué en mi vida. Te voy a recordar no solo como uno de los músicos más grosos del planeta, te voy a recordar como un hermano menor, travieso, infantil, loco y hermoso. Chau Shaggi! en mi alma por siempre”, expresó el baterista Oscar Torguet.


“Con el Villano en bajo (podía tocar cualquier instrumento con mucho talento) formamos parte de esta banda de entrañables amigos: El Cuerpo Limitado. Max Pierro y Rodolfo D’Andrea a fines de los 80, principios de los 90. Amistad y música, los llevo siempre en el corazón. Descansá en paz querido villa”, escribió el guitarrista de Estelares, Víctor Bertamoni.
“Se fue un amigo y un músico excepcional. Ojalá que encuentres la paz y sigas deleitando a todos del otro lado. Chau amigo Villa te vamos a extrañar”, expresó el trompetista Sergio Pérez Volpin.
“Con enorme dolor los amigos y compañeros lo despedimos y acompañamos a su familia en este duro momento. Genio y figura del rock, ocurrente, divertido, futbolista de alma y una gran persona, así te vamos a recordar. Buen viaje Villano, hasta siempre”, comunicaron desde el Club Sarmiento.
“La ausencia nos envuelve, desde que cada uno de todos nosotros abrió los ojos y trató, infructuosamente, de buscar respuesta a una pesadilla que se hizo eco en toda la ciudad. Es imposible contener el grito, el porqué y el llanto; tanto como querer escribir algo coherente en éste momento. Las historias, los momentos, la música y sobre todo esa grandeza en vos siempre presente, hacen imposible describirte y decirte algo que pueda abarcarte Viya querido. Hasta siempre, te queremos y te sentimos aún acá. Gracias por compartir este tren delfinero y por enseñar muchas cosas. Perdón por no querer dejarte ir Viyano, es que no queremos que te vayas”, sostuvieron desde Delfines de Etiopía.
“No existen muchas palabras para describir estos momentos, simplemente que hayas encontrado paz. Abrazamos muy fuerte a la familia y te recordaremos por todo lo que nos dejaste como músico y fundamentalmente como persona. Abrazate a tu alma. Te vamos a extrañar ‘Viyano’”, dijeron desde la banda Las Morochas.
“Los próximos Antípodas Rock serán en tu honor. ¡Gracias por tu música Villano!”, afirmó Mariano Tessone.


“Cuando todos te lloran es porque fuiste un buen tipo. Te quiero, Viya. Hasta siempre”, enunció Juan Francisco Vilches
En una nota con Democracia, el destacado artista recordaba su encuentro con Luca Prodan en Junín: “Personalmente a Luca lo conocí en el 87, cuando vinieron a Junín con Sumo. Estuvimos frente a frente, ahí en el paseo Sáenz Peña. No pude ir al recital porque tenía 15 años y también porque no tenía plata. Pero a Luca lo vimos. Me acuerdo que él hablaba sin que nadie le preguntara nada y que estaba todo el tiempo acariciando un perro. También me acuerdo que le convidaban cigarrillos y que él le sacaba el filtro. Después me enteré que unos pibes lo llevaron hasta el lugar del recital en un Renault 4, era en New Crazy, donde después fue Long Time. En el 87 fue eso”.

COMENTARIOS