Además de abogado, Juan Carlos Petreli fue concejal, asesor jurídico del PAMI y juez de fatas de nuestra ciudad.
Además de abogado, Juan Carlos Petreli fue concejal, asesor jurídico del PAMI y juez de fatas de nuestra ciudad.
RECONOCIDO ABOGADO DE NUESTRO MEDIO

Juan Carlos Petreli: Al servicio de la comunidad

Además de atender su estudio durante décadas, fue concejal, asesor jurídico de PAMI y juez de faltas. Sostiene que la Justicia “se ha tornado en una cosa muy compleja” y que “hoy en día está muy descuidada”.

Hijo de un empleado ferroviario y una ama de casa, y criado en el barrio Belgrano, Juan Carlos Petreli supo de chico que quería seguir la carrera de Derecho. “Vamos a poner una placa en la puerta que va a ser la del primer abogado en una calle de tierra”, solía decirle en aquel entonces a su padre, entre risueño y esperanzado por su futuro.
Y gracias al esfuerzo de sus padres, pudo hacer ese camino. Se fue a estudiar a Santa Fe y, mientras hacía la carrera, para sumar algún peso, repartía volantes o trabajaba como boletero en los corsos y en el Club Unión.
Así fue como logró recibirse, finalmente, recibirse de abogado y cumplir con su sueño de juventud. “Era lo que yo quería estudiar y hoy, si tuviera otra vez 17 años, volvería a elegir lo mismo”, asegura.

La Justicia hoy en día está muy descuidada, faltan recursos. Juan Carlos Petreli. Abogado.

En Junín
Una vez recibido, regresó a Junín y entró a trabajar en el estudio del doctor Héctor Vicente Garone. “Fue como un padre para mí”, asegura hoy. Allí estuvo por quince años, y si bien se abordaban temas diferentes, los casos más recurrentes eran penales y hacia esa rama se orientó Petreli.
Con el tiempo, pudo abrir su propio estudio jurídico.
Aunque no tenía militancia partidaria, a principio de los años 90 lo convocaron para participar en política. Así fue como encabezó la lista de concejales del justicialismo en el año 1991. Fue reelecto en esa función en 1995, y nuevamente en 2001.
Algunos de los temas sobre los que trabajó en el cuerpo deliberativo local fueron la creación de la empresa Gas Junín, la implementación del Concejo Deliberante estudiantil, el proyecto de elección de delegados municipales, el reglamento interno del Concejo Deliberante, entre otros (ver recuadro).
“Había debates fuertes. Con el que más me agarraba era con el doctor Oscar “Chucho” Suárez. Una vez, se armó tal discusión que todo mi bloque se levantó y abandonó la sesión y o me quedé discutiendo a viva voz con el doctor Suárez. Sin faltar el respeto, nos decíamos de todo”, recuerda nostálgico.
También trabajó en la asesoría jurídica del PAMI. “Al poco tiempo –cuenta– llegó el doctor Suárez como interventor, y a diferencia de lo que pudiera suponerse, terminé más amigo que nunca con él y me dio un ascenso que no me había dado ningún otro de los interventores que supuestamente representaban a mi partido”.
Además, en la escuela de formación de la Policía Local dio clases de Derecho Contravencional.

La legislación, la política y la Justicia deben adelantarse, prevenir. Juan Carlos Petreli. Abogado.

Juez de faltas
Petreli había formado parte del Congreso Panamericano de Legisladores Municipales, y allí integró la comisión de tránsito. Mucho antes de saber que iba a tener que trabajar en ese rubro, ya que algunos años después fue nombrado como juez de faltas.
“En aquel entonces ya se veía venir lo que estamos soportando ahora –explica–, el problema del tránsito no son los inspectores ni la legislación, sino que somos los conductores, que estamos fallando”.
Durante su gestión se llegaron a recibir hasta 700 actas de infracciones por semana.
Según dice, a partir de su experiencia, le entregó al intendente Pablo Petrecca una serie de proyectos que tenía escrito, entre ellos, uno que proponía la figura de la “probation” para algunos infractores, algo que parece que se va a implementar.

Balance
Por supuesto que mientras se desempeñaba en todos estos cargos, Petreli también ejercía como abogado.
Como penalista, le tocó ser defensor –junto con el doctor Carlos Torrens– en uno de los primeros juicios orales que se hizo en Junín, y no hace poco tiempo participó en el primer juicio por jurado que se hizo en nuestra ciudad, “algo muy novedoso”, señala.
Respecto de su profesión, afirma: “Uno tiene que tomar los casos que le interesan, porque si no, no le pone toda la vocación que tiene. Es lindo defender con vehemencia, porque si uno no está convencido, se sienta, hace su trabajo y cuenta el dinero que ganó, pero no debe ser así. Y lo mismo pasa en la política: si uno quiere hacerla para tener una buena vida, una pileta de natación o juntar plata, está listo. El objetivo debe ser otro”.
Petreli considera que, de todas las actividades que desarrolló, la que más le gustó siempre fue la atención de su estudio. “Creo que cubrí las expectativas de mis padres y las que yo me fijé. Estuve en política el tiempo que quise, me fue bien, como concejal me puse la camiseta de la municipalidad, no la del intendente, y coseché amigos”, analiza.
Y sobre el estado actual de la Justicia, reflexiona: “Se ha tornado en una cosa muy compleja y va corriendo detrás de los acontecimientos. La legislación, la política y la Justicia deben adelantarse, prevenir. El 70 por ciento del código penal es de 1921, se hacen modificaciones pero son parches, y en eso tiene mucho que ver la política. Además, la Justicia hoy en día está muy descuidada, faltan recursos, entonces no se le puede exigir cuando no se le da lo que necesita”.

COMENTARIOS