Guillermo Tamarit, rector de la Unnoba, puso el foco en la construcción de una sociedad más igualitaria.
Guillermo Tamarit, rector de la Unnoba, puso el foco en la construcción de una sociedad más igualitaria.
ASUMIERON DOS DIRECTORES DE ESCUELAS DE LA UNNOBA

“La Argentina tiene un 30 por ciento de pobres hace tres décadas”, dijo Tamarit

“Tenemos más de 60 programas sociales y 7 millones de personas que son atendidas por planes sociales. O sea que entre lo que creemos que es nuestro país y lo que verdaderamente es hay una enorme brecha", alertó el rector de esta casa de altos estudios.

El rector de la Unnoba, Guillermo Tamarit, se refirió al rumbo de la Universidad, anteayer, en el acto de asunción de dos nuevos directores de las escuelas –Pablo Petraglia en Ciencias Económicas y Jurídicas y Mario Spada en Tecnología- y planteó que “en este mundo tan tecnológicamente avasallante, el desafío es ser lo más humanista posible. Es decir, sumar los valores de la solidaridad al mundo tecnológico”.
En esta línea, la máxima autoridad de esta casa de altos estudios alertó sobre la distancia entre lo que los argentinos creen del país (que es desarrollado, integrado) y lo que realmente es: “La Argentina tiene un 30 por ciento de pobres desde hace tres décadas e invierte de forma creciente en gasto social para consolidar esa estructura de pobreza”.
Y graficó: “Tenemos más de sesenta programas sociales y 7 millones de personas que son atendidas por planes sociales. O sea que entre lo que creemos que es nuestro país y lo que verdaderamente es hay una enorme brecha. La diferencia, entre esa fantasía y la realidad, es el esfuerzo que debemos hacer durante varias décadas para terminar con la decadencia. Esta institución debe estar al servicio de terminar con el oprobio que implica que un tercio de los argentinos no viva dignamente”.

Tamarit llamó a que las instituciones educativas apunten hacia una inclusión con calidad.

Como ventajas, remarcó que la Argentina tiene un sistema científico y un sistema educativo: “Tenemos universidades a lo largo y ancho del país, tenemos escuelas, institutos de investigación”. De acuerdo al rector, ellas deben estar al servicio de la sociedad, para terminar con la pobreza.
En este sentido, llamó a que las instituciones educativas apunten hacia una inclusión con calidad, la cual significa no dejar a nadie afuera del sistema, pero también hacerlo con calidad. “Si no, estaríamos estafando a nuestros estudiantes”, consideró.

Nuevos directores
Asumieron los nuevos directores de las Escuelas de Tecnología y de Ciencias Económicas y Jurídicas, quienes cumplirán funciones hasta el 2023. El acto contó con la presencia de docentes, estudiantes, autoridades y personal no docente.
Pablo Petraglia, que asumió como director de la Escuela de Ciencias Económicas y Jurídicas, expresó que se siente comprometido a consolidar la gestión realizada por el director saliente, Marcelo Sena: “Se ha consolidado la parte académica de las carreras de grado y la oferta de posgrado. Esta nueva etapa que encaro significa hacer honor a una de las palabras de esta escuela: nuestra Escuela se llama de Ciencias Económicas y Jurídicas”.
En esa línea, se refirió a la formación “profesionalista” que predomina en estas dos disciplinas (Ciencias Económicas y Ciencias Jurídicas) que tienden a preparar profesionales que brindan sus servicios en los sectores privado y público: “Es un mandato para mí en estos próximos cuatro años, fortalecer los equipos de investigación, hacer ciencia económica y jurídica en el noroeste bonaerense. Tratar de explicar y comprender el hecho económico y jurídico, interdisciplinariamente”.
También se refirió a otro desafío por venir: la acreditación de las carreras ante la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau).
Oscar Spada, quien asumió como director de la Escuela de Tecnología, se refirió al doble desafío de las universidades: formar profesionales y bregar por una sociedad más justa e igualitaria. En esa línea, señaló que sobre estos ejes girará la gestión. Luego habló sobre los retos para los próximos años: “La Escuela de Tecnología tiene tres desafíos centrales: primero, asegurar la calidad que implica darles a los estudiantes la posibilidad de que interactúen en un mundo complejo. Segundo, la vinculación con la ciencia y la tecnología: debemos investigar para un país que necesita desarrollo. Tercero, debemos mejorar nuestros procesos administrativos”.
En coincidencia con Petraglia, Spada se refirió a la importancia de la investigación interdisciplinaria: “Nuestra Escuela cuenta con tres disciplinas: la Ingeniería, la Informática y el Diseño. Deseo que podamos iniciar trabajos de investigación de forma conjunta”.

COMENTARIOS