La inscripción es abierta y las familias interesadas se pueden anotar en cualquier  momento, con algunos requisitos.
La inscripción es abierta y las familias interesadas se pueden anotar en cualquier momento, con algunos requisitos.
MEDIDAS DE ABRIGO

Familias Solidarias: contención y cuidado para chicos en situación de vulnerabilidad

Se trata de un sistema que permite que grupos familiares puedan albergar temporalmente a chicos mientras se resuelve su situación y resguardan sus derechos. En nuestra ciudad tres familias se encuentran en proceso de evaluación para poder ser dadas de alta en el programa.

Según la Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar (RELAF) en América Latina y el Caribe existen 240.000 niños, niñas y adolescentes institucionalizados. En estos sitios se encuentran seis veces más expuestos a situaciones de violencia y abuso y pierden parte de su personalidad. Un dato preocupante es que aseguran que por cada tres meses que un niño pasa internado pierde un mes de desarrollo.
Afortunadamente existen otras formas de contención y cuidado que se conocen como Familias solidarias, de abrigo o de tránsito. Distintos nombres para una misma práctica que, a diferencia de la adopción, es temporaria y busca ser un puente entre el niño y una familia adoptiva o la propia, de la que debió ser separado.
Se trata de un programa que lleva adelante el organismo de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires y tiene un marco normativo en relación a la promoción y protección de derechos. En Argentina, 19 territorios cuentan con Programas de Acogimiento Familiar que en Junín se realiza a través del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño.

Contención y asistencia
Actualmente en nuestra ciudad, el programa Familias Solidarias cuenta con tres familias inscriptas que hasta hoy se encuentran en proceso de evaluación. Se trata de parejas que buscan contener y asistir a chicos en situación de vulnerabilidad hasta que se soluciona su situación.
La inscripción es abierta y las familias interesadas se pueden anotar en cualquier momento, con algunos requisitos necesarios, entre ellos el de no estar inscriptos en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines de Adopción y no figurar en el registro de deudores alimentarios, así como no tener antecedentes penales.
En diálogo con Democracia, Marisa Fama, coordinadora del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño explicó “es el equipo interdisciplinario -compuesto por una psicóloga y una trabajadora social-, el que evalúa a la familia que se anotó. Luego, ese resultado junto a los informes pasa por el Servicio Zonal que supervisa el trabajo realizado y por último al Organismo Provincial de Niñez, quien tendrá la palabra final. Esas son las etapas para dar de alta a la familia solidaria”.
Cabe destacar que la familia apta y seleccionada albergará a un niño o joven, de entre 0 y 18 años de manera transitoria, por 180 días.
En ese sentido Fama es clara: “Esto no es con fines de adopción. El alojamiento de los chicos será transitorio”.

La medida “de abrigo”
El Servicio Local es quien tiene la competencia de tomar la medida de abrigo.
Según Fama, “se trata de una medida excepcional que se toma como último recurso cuando con muchas otras medidas de protección y estrategias no se lograron restituir los derechos vulnerados de los niños”.
Agregó además que “las causales son graves y la medida se toma por un lapso de tiempo que son 180 días -seis meses-, y consiste en situaciones de vulneración de derechos muy graves, en separar a los niños del hogar o de sus padres si se evalúa que están en riesgo. Luego esa medida la legaliza el juzgado de familia”.
Durante esos 180 días en los que el niño permanece en un hogar de abrigo o familia solidaria, el Servicio trabaja para restituir los derechos.
“Se busca fuertemente restituir los derechos del niño y remover las causales que dieron motivo a la medida de abrigo”, indicó Fama.
“Se trabaja con la familia de origen para fortalecerla y que el niño o adolescente pueda volver con su familia de origen. Si eso no resulta, se decreta la adoptabilidad, a través del Servicio Local”.
El programa garantiza que los niños puedan quedarse en el seno de una familia mientras se resuelve su situación y si bien son solo seis meses, a veces puede ser un lapso menor.
Acompañamiento
El equipo de las familias solidarias, más allá de la evaluación, también se encarga de capacitar a las familias solidarias que queden en las listas y hacer el acompañamiento durante el proceso.
“No es que se los da de alta, van a recibir un niño y se los deja solos en este proceso”, aclaró Fama, y agregó “se los acompaña con el Servicio Local como organismo de niñez que interviene en la medida de abrigo y los acompaña también el equipo que los seleccionó, es decir, el de las Familias Solidarias”.

COMENTARIOS