Fenix, se recuperó y ahora es parte de la familia de Alicia.
Fenix, se recuperó y ahora es parte de la familia de Alicia.
DERECHOS DE LAS MASCOTAS

Maltrato animal: aseguran que se avanzó pero aún falta mucha concientización

Destacan que falta potenciar herramientas para que prosperen las denuncias. Junín no escapa a la realidad general y si bien se ha prosperado en la toma de conciencia, se está todavía a mitad de camino.

La ley 14346 de protección de los animales, sancionada en 1954 en nuestro país fue pionera en el impulso de los derechos de las mascotas, pero 65 años más tarde, parece que no es demasiado lo que se ha avanzado en una problemática que tiene distintas aristas y que requiere un compromiso social e institucional, pero también del estado.
Democracia dialogó con la directora del Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados del Departamento de Junín, Dra. Fabiana Fraga, quien aseguró que “se puede ver hacia atrás que se ha avanzado mucho” pero también que aún se está “a mitad de camino”.
También con la proteccionista Alicia Oliva, que rescata animales de la calle, quien remarcó que “el abandono también es una forma de violencia”.

Concientización sobre el maltrato
El trabajo del Instituto de Derecho Animal se basa específicamente en actividades académicas y de concientización pero no realiza ningún tipo de proteccionismo, ni recibe denuncias, como tampoco lleva adelante ningún tipo de activismo.
“Se trata de una rama del derecho nueva, reciente, que está en pleno desarrollo. Al hablar de animal hablamos no solo de los domésticos como perros y gatos, sino de todo ser que siente, que tiene capacidad de sufrir y desde allí lo hace susceptible de ser respetado no solo por la sociedad sino por las normas”, explicó Fraga.
La concientización en cuestiones de maltrato animal requieren un largo proceso dentro de la sociedad, en la que según explicó la directora del Instituto, “las generaciones más jóvenes muestran una gran preocupación”.
Asimismo, aseguró que “Junín no escapa a la realidad generalizada en la sociedad.
Por suerte, si bien no se han alcanzado todas las instancias de concientización y legislación esperables “se puede mirar para atrás y ver positivamente que se ha avanzado mucho”.
Respecto del interés de las nuevas generaciones indicó que “tienen otra mirada y se advierte en las charlas dentro del programa que hemos creado de concientización sobre el maltrato. Lo hemos llevado a distintas instituciones, escuelas, la Unidad Penitenciaria 13, municipios y se advierte mucha preocupación, consultas y sobre todo en los más chicos, que pueden visibilizar que no es normal, que se acercan, consultan sobre situaciones que conocen. Se ha avanzado”.

Las denuncias: un avance que requiere herramientas
No solo es importante el trabajo en las instituciones educativas, también es determinante la posición del estado en este sentido, según entiende Fraga.
“La facilitación de dar cauce a las denuncias por maltrato requiere de muchos actores. Allí confluyen muchas trabas que hacen a que quien pretende denunciar una situación de maltrato a veces baje los brazos. Eso desalienta un poco”.
Para Fraga, “no solo se necesita concientización, también capacitación y no solo policial sino también judicial. Y las herramientas para llevar adelante las medidas que deriven de las denuncias”.
Aún hay cuestiones pendientes, dos de ellas son la falta de un espacio donde contener a animales que se retiren de un lugar de maltrato ante una denuncia y la falta de veterinarios oficiales.

Asilo para quienes padecen
Alicia Oliva es proteccionista y en su casa convive con 52 animales rescatados del maltrato y el abandono.
“Creo que el abandono hacia un ser indefenso como son ellos es una forma de maltrato”, asegura y explica su tarea, -ad honorem y basada en el amor que siente por los de cuatro patas- de “levantar y asilar a esos que están en mal estado, padeciendo en las calles”.
Muchos de los animales son abandonados, increíblemente, “por viejos”, dice Alicia.
Una vez que los animales se recuperan por completo, gracias a Alicia, su marido, su hijo y la gente que colabora en muchos casos con ella, son puestos en adopción.
“Hay animales en casa que hace más de 6 años esperan, sin suerte. Y quizás terminen sus días con nosotros, pero no van a hacerlo en la calle. Acá los alimentamos, bañamos, limpiamos sus lugares, no dejamos que pasen frío, se los hace ver por veterinarios y se les da una buena calidad de vida”.

COMENTARIOS