En la Plaza de los Inmigrantes de Junín, decenas de venezolanos celebraron el reconocimiento de Guaidó.
En la Plaza de los Inmigrantes de Junín, decenas de venezolanos celebraron el reconocimiento de Guaidó.
EN LA PLAZA DE LOS INMIGRANTES

Venezolanos en Junín manifestaron su apoyo a Guaidó y recuperan esperanzas de regresar

Según la ONU, 2,3 millones de ciudadanos huyeron de su país desde 2016, por la crisis política y económica. Unos 118 mil vinieron a Argentina, de los cuales cerca de 50 se encuentran en nuestra ciudad. “Lo mejor que nos pasó es que llegara otro presidente”, dijo Gabriela Vivas.

Una manifestación de venezolanos en Junín respaldó este miércoles al diputado venezolano Juan Guaidó como el presidente de Venezuela.
El punto de reunión fue la Plaza de los Inmigrantes, donde decenas de ciudadanos expatriados ahora instalados en Argentina, celebraron el reconocimiento de Guaidó por parte de los gobiernos de América Latina, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.
“Hay que destacar que Guaidó no se autoproclamó, sino que a él lo eligió el pueblo. Legalmente, los artículos de la constitución aclaran que si no hay un presidente electo legalmente, el presidente de la Asamblea Nacional, tiene que asumir al poder, mientras se llame a elecciones”, destacó Gabriela Vivas, en diálogo con Democracia.
“A Maduro se le venció el tiempo que tenía que estar como mandatario, y llamaron a unas elecciones bajo la Asamblea Constituyente que fue creada por el mismo oficialismo, por lo que para nosotros y por la constitución no tienen ningún tipo de credibilidad, ya que quieren plocamar leyes fuera del estatuto nacional”, resaltó.
“Todo presidente se tiene que regir bajo la Asamblea Nacional y la constitución nacional. Si se quiere conformar una nueva ley, el proyecto debe pasar por la Asamblea Nacional, por lo que todo lo que hicieron en las últimas elecciones es ilegítimo”, aclaró.
“La sensación de nosotros de tener un presidente es como la luz al final del camino. Sabemos que la situación no es nada fácil y que la solución para nosotros fue salir del país donde quedó la familia, ya que Venezuela depende de los que trabajamos en Argentina, Perú, Chile o en cualquier parte del mundo. Le damos la estabilidad”, detalló.
“En un futuro no lejano, lo mejor que veíamos era traernos a los familiares y eso no es lo mejor que nos puede pasar. Lo mejor que nos pasó ahora es que llegara otro presidente que nos devolviera la fe de volver a nuestro país”, afirmó.
Venezuela, al realizar un cambio, yo volvería y sé que muchos venezolanos también. Es un país increíble, hermoso, tan lleno de gente buena y trabajadora y obviamente es nuestro lugar”, exclamó.
“El gran paso para nosotros ahora es tener todo unificado. Antes, cuando salíamos a protestar no teníamos a ninguna nación con nosotros. Ahora tenemos el apoyo de los presidentes y organizaciones de nuestro lado”, comunicó.
“Tenemos una persona, como Juan Guaidó, con fuerzas para asumir como presidente, algo que anteriormente no teníamos, ya que querían ganarse el puesto sin ningún tipo de esfuerzo porque los políticos tenían miedo”, subrayó.

“Ver la pobreza de cerca”
Continuando con la entrevista, Vivas recordó: “Lo más fuerte que me sucedió es ver la pobreza tan de cerca. A mi hermano lo tuvieron que operar de emergencia, donde los medicamentos no se consiguen, ya que las personas que te los venden juegan con la salud de las personas. Te los quieren vender en dólares, o más caros”.
“Cuando estuve en el hospital, vi mucha pobreza, tanta necesidad, niños muriendo de hambre o ancianos muriendo por falta de medicinas y fue lo peor que me pudo pasar. Escuchar a un nene llorar de hambre sin que su madre pueda hacer algo, eso a mí me partió el alma”, indicó.
“Todos sabemos que Venezuela no es solo rico en petróleo, sino que también en oro, hierro y aluminio y tuvimos dinero. Fuimos un país muy abierto a los inmigrantes. Tenemos gran población de españoles, portugueses, peruanos, ecuatorianos, colombianos y chinos. Si nuestro país está bien, todos son bienvenidos siempre y cuando vengan a producir o trabajar”, aclaró.
“Si hay algún interés de Estados Unidos con Venezuela, para nadie es un secreto que esa nación tenga conveniencias con otros países que puedan tener algo. Pero tampoco es un secreto que Rusia o China tengan también sus intereses políticos”, apuntó.
“Ahora hay países que le tienden la mano a nuestro país porque ven la necesidad de las personas de lo que están viviendo”, concluyó.

“El apoyo internacional y del pueblo”
En esta línea, Kendel Martínez, quien arribó a Junín junto a su pareja, manifestó: “Estamos viviendo una situación complicada, pero que vemos con mucho optimismo porque se están dando una series de condiciones que nunca habíamos logrado tener. Tenemos el apoyo internacional de mucho países de la región que están a favor de restituir la democracia en Venezuela”.
“Principalmente, tenemos el aval de la Asamblea Nacional que es la que está dando la cara en Venezuela que fue electa hace tres años por voto popular y que su mayoría son partidos o personas que militaban en la oposición, adversos al gobierno de Maduro y Chávez”, informó.
“Hay una situación confusa porque lo que era el gobierno de Maduro insiste en quedarse en el poder y por otro lado, la Asamblea Nacional está asumiendo las funciones del ejecutivo. Eso genera confusión internacional de que existen dos gobernantes”, afirmó.
“Estamos siendo muy optimistas por el apoyo de los países y declaraciones que han dado para ayudarnos, pero sobre todo por el apoyo que se está dando internamente que es el del pueblo que nunca lo habíamos tenido”, subrayó.
“Más adelante, aunque aquí en Argentina estamos de maravilla y nos tratan súper bien, volveremos a Venezuela, porque no hay nada como estar en casa, con las personas que queremos”, confirmó.

“La clase baja, en descontento con Maduro”
“Venezuela está conformada en su mayoría por habitantes humildes o con escasos recursos en un 70 por ciento. Hacia ese estrato social siempre fue dirigida la intención de Chávez y Maduro, que hoy no goza de ningún beneficio al igual que el resto de los habitantes, ya no hay insumos y comida. Esa población que antes respaldaba al socialismo, hoy quedó atrás y la clase social baja está en descontento con el gobierno, que es lo que está impulsando este cambio”, exclamó Kendel.
“Para nosotros es una alegría infinita poder tener esa esperanza, quizás no en términos inmediatos, que hace poco, en diciembre era nula. En mi caso, cuando hablaba con mis padres sobre el tema de verlos, era difícil, porque no encontraba la manera de decirles que era remota mi posibilidad de viajar a Venezuela, por los factores políticos y económicos”, resaltó.
“Hoy, un viaje a Venezuela no sabés si te quitan el pasaporte o no te permiten volver a salir. Era difícil tener la posibilidad de ir, al menos de visitar. Hoy en día, si la situación sigue como está ahora, quizás tendremos la posibilidad de encontrarnos con nuestra familia”, concluyó.

COMENTARIOS