Esquina donde se ubica Pizzería Cacho.
Esquina donde se ubica Pizzería Cacho.
PIZZERÍA “CACHO”

“Entre todas las variedades de pizza, la que menos se vende es la de muzzarella”

Así lo afirmó “Cacho” Quintiliano, quien tiene una pizzería tradicional en pleno barrio Villa Talleres, al hablar de los gustos de la gente. “Lo principal es tener en cuenta lo que le gusta al comensal y elaborar la pizza con productos de buena calidad”, afirmó.

Néstor Quintiliano y su esposa Alicia Sierra dirigen la pizzería “Cacho”, ubicada en Siria y Necochea, donde se elaboran más de 30 variedades de pizzas, como así también empanadas. “Casi todas las pizzas se venden muy bien, pero la que menos sale es la de Muzzarella, aunque esto parezca increíble”, apuntó el pizzero.
“Cacho” Quintiliano tiene su historia en el rubro, pero su inquietud por la gastronomía comenzó cuando era muy chico y leía la columna de revista 7 Días referida a la gastronomía y siempre publicaba recetas. Así, luego de leer cientos de recetas, llegó a la conclusión de que la elaboración de la pizza no tiene secretos, que lo que uno debía tener siempre en cuenta era lo que más le gusta a la gente y elaborarla con productos de buena calidad.
“Sí uno debe aprender a manipular alimentos pero la experiencia en el rubro se logra con la práctica. No hay que ser discípulo ni émulo de nadie, hay que mantener las ideas de uno. En nuestro caso, priorizamos la buena calidad de los productos, tenemos a los mismos proveedores, la misma fábrica de muzzarella y si alguna vez tenemos algún inconveniente, reclamamos sin problemas. Si uno no usa un buen producto, no obtiene un producto final que realce”, afirmó.
Al recordar sus inicios, Cacho mencionó que él y su esposa comenzaron en la actividad comercial en el rubro Mercado y Despensa. “En la época que surgieron muchos supermercados, nos tuvimos que adaptar y fuimos cambiando, haciendo todo tipo de gastronomía hasta que nos fuimos inclinando por hacer pizzas y empanadas, básicamente”, manifestó el responsable del local ubicado en pleno barrio Villa Talleres.
“Comenzamos a hacer pizzas porque nos gustaba y como comercialmente redituaba, seguimos con eso”, acotó.

Trato directo
“Nosotros no tenemos delibery, el trato con la gente es directo, la cual llama por teléfono o viene acá para encargarla y espera o luego la viene a buscar.
Es un local gastronómico bien de barrio, donde el vecino se contacta directamente y es atendido por sus propios dueños, quienes les ofrece las distintas variedades que hay.

Variedades
“En el caso de las empanadas, demoramos diez minutos en cocinarlas. Tenemos muchas variedades: pescado, mariscos, carnes, etc. Y en cuanto a pizzas hay también para elegir dentro de las 30 variedades que hacemos”, explicó Quintiliano.
Al consultarlo sobre el gusto de la gente por la pizza y qué variedad es más requerida, el entrevistado dijo: “Hay gente que le gusta agridulce, con ananá o cereza, pero se vende mucho la de Cuatro quesos, la Especial también la Calabresa y Napolitana. Casi todas las pizzas se venden muy bien, pero la que menos sale es la de Muzzarella, aunque esto parezca increíble”, apuntó.

COMENTARIOS