Autopista: licitan la mensura para el  tramo Chacabuco - Carmen de Areco
RUTA NACIONAL 7

Autopista: licitan la mensura para el tramo Chacabuco - Carmen de Areco

Se trata del único tramo, perteneciente al proyecto entre San Andrés de Giles y Junín, en el que aún no habían comenzado a trabajar. Según Minchilli, ese trayecto lo tiene adjudicado una de las empresas de la UTE con problemas financieros y que paralizó la obra de la variante.

Ayer, y por 60 días, se abrió la licitación para realizar el servicio de mensura sobre el único tramo de Ruta 7 en el que aún no ha comenzado la obra de la autopista, entre Chacabuco y Carmen de Areco, que se encuentra contemplada dentro del proyecto inicial de unos 196 kilómetros, entre San Andrés de Giles y Junín.
El año pasado, la Dirección Nacional de Vialidad, había informado que el 3 de agosto ya se había realizado la licitación pública y que para antes de fin de 2018 se proclamaría oficialmente a las empresas ganadoras. Los trabajos de mensura sería el primer paso a realizar.
Según explicó a Democracia, el referente de los Vecinos Autoconvocados, Juan Carlos Minchilli, esos trabajos ya están adjudicados a una de las empresas de la UTE que “es la que ahora está teniendo problemas financieros, y que paralizó la obra de la variante de la ciudad de Chacabuco”.
Además, dentro del proceso licitatorio, publicado recientemente en el Boletín Oficial, también se incluye la variante de Chacabuco, que como se informó el sábado pasado, se encuentra paralizada por problemas económicos en dos de las constructoras.
En relación a la transformación de la Ruta Nacional 7, trabajos iniciados el 10 de junio de 2016 por el Ministerio de Transporte de la Nación, actualmente están en construcción los tramos San Andrés de Giles - Carmen de Areco y Chacabuco - Junín (ya están asfaltando) y solo continúa sin ejecutar el ya mencionado, que en el plan original del año 1969 no estaba comprendido.
Entre Areco y Chacabuco, años atrás, el trazado de la calzada nacional se había convertido en ruta segura, con la repavimentación de la vía, pavimentación y ampliación de las banquinas, que permiten circular con mayor seguridad.
“Ahora Tienen que limpiar unos canales madres que nunca se limpiaron desde que se hicieron hace 30 años, que van para el Río Salto y el Salado”, explicó Minchilli y agregó que Vialidad “estaba viendo la posibilidad de comenzar a trabajar lo antes posible” en el trayecto de 70 kilómetros, ubicado en el corazón de la obra.
En ese tramo, que es el más extenso de los dos ya iniciados, consiste en obras de arte menores y ampliaciones de obras de arte existentes; la construcción de ocho distribuidores, cimentación de dos puentes sobre A° Lamela y sobre A° Ranchos; demarcación horizontal, señalización vertical e iluminación de los intercambiadores mencionados.
“En el próximo encuentro con los representantes del Gobierno, nos iban a informar cuándo van a arrancar los trabajos, ya que en el proyecto original del año 1969 no estaba previsto. De esta manera hubo que arrancar de cero, con expropiaciones, y estudios de Vialidad e Hidráulica” destacó Minchilli
Y remarcó: “Están trabajando con el proyecto para empezar lo antes posible hacia Carmen de Areco” desde donde hoy finaliza la variante en construcción de Chacabuco sobre el kilómetro 196 (zona denominada El Trébol).

La variante, paralizada
Desde Vecinos Autoconvocados, Minchilli informó el último sábado que la obra de la variante de Chacabuco, perteneciente al proyecto de la Autopista de Ruta 7 se encuentra paralizada por problemas financieros en dos de las cuatro empresas que conforman la UTE.
Según indicaron de Vialidad Nacional, se les dará un tiempo para adecuar recursos para tratar de resolver la situación con distintas alternativas, ya que si no deberán rescindir el contrato, lo que implicaría una demora mayor.
“De no encontrarse una vía alternativa, habrá que rescindir los contratos, hacer los pliegos nuevos y volver a licitar la obra”, explicó el vecino Juan Carlos Minchilli.

“Vialidad no tiene deuda con las empresas”
El de 3 de diciembre último, el intendente municipal, Víctor Aiola, acompañado por el senador de la provincia de Buenos Aires, Agustín Máspoli, y el grupo de vecinos Autoconvocados de Chacabuco, estuvieron con la Dirección de Vialidad Nacional, sobre el tema de la variante.
Según transmitió el Jefe Comunal, el dinero para hacer la variante y la decisión política están. “Si hubo un retraso es por un tema de la UTE, Unión Transitoria de Empresas, que tienen un problema entre ellos y se va a tratar de solucionar. Esto puede retrasar un poco la continuidad de la obra, pero no la paralización”.
“Estamos contentos por la decisión del Gobierno nacional de terminar con esta obra que tanto vinieron luchando los Autoconvocados, toda la ciudad de Chacabuco y de la zona para que se termine”, concluyó el Intendente.
En tanto que el senador Máspoli, subrayó “Vialidad no tiene deuda con las empresas, están con todos los certificados al día”. Acompañaron además, la jefa de gabinete, Laura Marchesse; y el secretario de Gobierno, Ignacio Orsini.

23 kilómetros de bypass
Esta infraestructura desviará más de 6.000 vehículos, entre particulares y camiones, que circulan a diario por la ciudad de Chacabuco, al igual que en San Andrés de Giles donde también se está realizando una variante. Así, se evitarán los riesgos que entraña el tránsito pesado por la zona urbana.
En lo que respecta al bypass de Chacabuco, el tramo abarca 23 kilómetros entre curva de Coliqueo, la Curva del Sol desde donde continúa hacia el kilómetro 196 de la Ruta 7, sector en que se une con el tramo original en sentido a Carmen de Areco. Los trabajos de movimiento y compactación de tierra estaban avanzados y ya se pueden observar desde la calzada nacional.
En este sentido en la edición del 9 de agosto, Minchili había informado que ya habían comenzado a colocar el distribuidor que irá en la variante de esa ciudad entre el kilómetro 196 y la Curva del Sol.
Se trata de una infraestructura ubicada en el trayecto dentro del campo expropiado, más precisamente en la estancia La Esperanza. Esta bifurcación permitirá conectarse con un camino interno que llega hacia el trazado de la Ruta 7 a la altura de la ex planta de Nidera, en la entrada de la localidad.
“Desde el kilómetro 219 hasta lo que llamamos la Curva del Sol, donde se une con la Ruta 30 y la Ruta 191, va a haber cuatro nuevos carriles paralelos a la calzada original. Así quedaría la ruta vieja como una circunvalación y a 200 metros la autopista”, declaró.

En San Andrés de Giles
Dentro del partido de San Andrés de Giles, están ultimando detalles de pavimentación en los distribuidores y el bypass que nace en el kilómetro 98 (donde comienza hoy, la autovía) y se une a la traza original en el kilómetro 106.
Con el objetivo de evitar que el tránsito atraviese el ejido urbano de esa ciudad, este nuevo recorrido contará con tres distribuidores y un cruce de alto nivel sobre la RP 41, zona crítica por el alto índice de accidentes viales que conecta con las rutas nacionales 3, 205, 5, 7, 8 y 9.
Esta variante, será el primer tramo a inaugurar y marzo de este año sería el mes elegido para la habilitación del tránsito vehicular.

COMENTARIOS