ANIVERSARIO 191

Con un potente y masivo show de Estelares, Junín festejó su cumpleaños

El público local se reencontró con el grupo y el intendente Pablo Petrecca recibió a Manuel Moretti, voz de la banda, y le obsequió una camiseta de Sarmiento con la firma de todos los jugadores.

Miles de juninenses festejaron el cumpleaños 191 de la ciudad, con un cierre “inolvidable” a cargo de Estelares, que sirvió además para que el público local se reencuentre con el grupo, que si bien se formó en La Plata, cuenta con integrantes oriundos de nuestra ciudad.
El intendente Pablo Petrecca recibió a Manuel Moretti, voz del grupo, y le obsequió una camiseta de Sarmiento con la firma de todos los jugadores. En este sentido, Moretti expresó su felicidad “por todo lo que ha conseguido Sarmiento, el trabajo de la dirigencia, quienes han sido muy generosos con los hinchas, regalándonos tres años en Primera y hoy siendo puntero del Nacional B”.
Consultado sobre la presentación de Estelares en Junín para celebrar un nuevo aniversario de la ciudad, Moretti afirmó: “Es algo que está buenísimo, le decía al intendente que la última vez que vinimos nos trajo un productor y que hoy nos hayan invitado por el cumpleaños de la ciudad y tocar gratis para todos los juninenses nos hace muy felices”.


El show
Los primeros acordes de “Doce chicharras” dieron inicio a un concierto ajustado y potente. “Hace algunos años yo vivía en el Abasto, cerca de la casa de Gardel y de Luca Prodan”, advirtió Moretti para trazar su posición equidistante entre el tango y el rock, dos escuelas que recorren su cancionero y su poética.
Con una eficacia ya probada frente al gran público, pero sin perder el espíritu subterráneo de sus comienzos en la ciudad de las diagonales, la banda fue soltando clásicos como “Melancolía”, “Las trémulas canciones”, “América”, “Las Antenas”. Y llegó el turno de una versión densa y nerviosa de “Línea D”, en la senda de popes post punk.
Con puntos altos, como “Rimbaud”, “Ella dijo”, “Un día perfecto” y “Aire”, el grupo se despidió, como ya es habitual, con el imperecedero “El corazón sobre todo”, una obra maestra.

COMENTARIOS