TRABAJO SOLIDARIO

Merendero y comedor Los Pekes: Alimento y contención para más de 50 chicos del barrio Progreso

Los días lunes, miércoles y viernes Natalia y voluntarios sirven la merienda a las 17,30. El martes y jueves se brinda la cena, a las 20 y los sábados preparan almuerzo y merienda. A veces suman 50 niños.

Hace casi cuatro años Natalia Correa junto a su vecina Vanesa Ledesma dieron vida a un proyecto que nació de ver las necesidades que atravesaban muchas familias en el barrio Progreso.
Fue así como pusieron en marcha el merendero y comedor Los Pekes que brinda la merienda y la cena a más de 50 chicos del barrio y que festeja sus cumpleaños y lleva adelante distintas actividades en fechas especiales como el Día del Niño o Navidad.
Con una tarea loable, cada día Natalia comienza temprano yendo a buscar el pan para los chicos, con ayuda de su hija mayor. Y si bien la joven asegura: “No tenemos ayuda política ni la queremos. Los vecinos son quienes nos ayudan”, a veces hacen falta demasiadas cosas para mantener en pie a Los Pekes.
“Pero publico en facebook y la gente colabora”, aseguró. De hecho el 29 festejarán los cumpleaños y voluntades solidarias ya ofrecieron una torta para el festejo.

Los chicos tienen de 1 a 14 años. Son del barrio y aunque no vienen los cincuenta todos los días, cuando se festeja el día del niño o cumpleaños vienen todos. Natalia Correa. Los Pekes

Merendero y comedor
Los días lunes, miércoles y viernes Natalia y voluntarios sirven la merienda a las 17,30. Para el martes y jueves, se brinda la cena, a las 20 y los sábados preparan almuerzo y merienda.
“Los chicos tienen de 1 a 14 años. Son del barrio y aunque no vienen los cincuenta todos los días, cuando se festeja el día del niño o cumpleaños vienen todos”, cuenta Natalia.
En esas fechas especiales, “en lugar de hacer un guiso como siempre, hacemos pizzas o hamburguesas con gaseosas o jugos y tortas”.
Para Navidad, Papá Noel pasó por el merendero y entregó juguetes para los chicos.
Tarea incansable
“Todos los días a las 7 y media de la mañana me voy a la panadería para buscar el pan, bizcochitos”, cuenta Natalia, como parte de su rutina para organizar el día en el comedor.
Tiene 32 años, está en pareja y tiene cinco hijos. Su hija mayor, de 14 es quien la ayuda con las tareas en el merendero.
Se dedica en tiempo completo al trabajo que se lleva adelante en Los Pekes, para los chicos que asisten, aunque también por su cuenta cocina y hace comidas para vender.
La familia, sobre todo, apoya y ayuda mucho
Durante el año, en el merendero también se dictan clases de apoyo escolar, títeres, realización de panificados y taller de huerta, entre otras.

Ayuda
El merendero posee un roperito del que los chicos pueden tomar lo que necesitan, según explicó Natalia.
Además de la compra de alimentos para la merienda y la cena, desde el comedor agradecen la ayuda con la compra de garrafas para poder cocinar.

COMENTARIOS