Con buenos rindes, avanza la cosecha de los últimos lotes en la región.
Con buenos rindes, avanza la cosecha de los últimos lotes en la región.
UN SECTOR QUE SE RECUPERA

Calculan que la cosecha de trigo va a inyectar unos $ 960 millones en Junín

De las últimas dieciséis campañas en el partido, solo en una hubo niveles de siembra de esta gramínea similares a la actual. El ingeniero agrónomo Juan José Cavo, ex titular del INTA Junín, afirmó que “el rendimiento viene muy bien, por encima de los 4 mil kilos por hectárea”.

En un escenario recesivo, la región aguarda por los fondos frescos del campo para aliviar la retracción del consumo y generar un mayor movimiento comercial en la ciudad y la zona. Por eso, que la actual cosecha de trigo esté arrojando –según los expertos en la materia- “buenos rindes, por encima de los 4 mil kilos por hectárea” abre un panorama alentador no solo para el sector, que apunta a recuperarse, sino para toda la economía.
En esta línea, el presidente de la Sociedad Rural de Junín (SRJ), Gustavo Frederking, aseguró a este diario: “En principio, ya no queda casi ningún lote por cosechar. Sobre la cuestión del rendimiento no me quiero apurar, pero ha habido muy buenos rindes variables. Las heladas tardías afectaron algunas hectáreas. De los productores se escucha decir que hubo picos con lotes de 5.500, pero el promedio general lo vamos a tener en los próximos días”.
Y el ruralista amplió: “Normalmente, cuando entra la cosecha es cuando hay más oferta y la demanda empieza a caer, pero como hubo un fracaso de la cosecha en Rusia, Ucrania y Australia, hoy tenemos una alta demanda”.

“Por ejemplo, antes de la cosecha la tonelada estaba en 190 dólares y ahora que tendría que bajar un poco –por la oferta y la demanda- está rondando los 205 dólares. El que vende en diciembre es porque está bastante ajustado de dinero y el restante vende en marzo. Pero este es un año atípico, ya que ahora se está vendiendo a buen precio”, explicó el dirigente chacarero.
Por su parte, la titular de la filial local de la Federación Agraria Argentina (FAA), Rosana Franco, afirmó a Democracia: “En esta zona viene muy bien y casi se recolectó todo en un promedio de 45 qq/Ha y algunos otros lotes excepcionales con 5 mil kilos. En la región dicen que están cosechando bien y otros esperando”.
“Por el clima, más que nada la helada, se han recortado casi 150 mil hectáreas sembradas en la Provincia, pero no es el caso de Junín y la zona. Por ejemplo en el sur bonaerense se perdió mucho y tuvieron que sembrar soja de segunda. Esta semana ha bajado un poco el precio de la soja, pero es el vaivén del año, se vende para pagar insumos y a veces se deprime”, explicó.
“Este año faltó soja para moler en la Argentina debido al temporal de mayo, que perjudicó los cultivos, y se estuvo comprando en Estados Unidos, que luego exporta con valor agregado al continente asiático, donde alimentan a los animales”, señaló.

“El maíz viene muy bien, con mas siembra que el año pasado, casi floreciendo para empezar a formar la mazorca. Entre febrero y marzo se va a estar cosechando”, precisó.
En tanto, el productor agropecuario juninense y delegado provincial de Renatre, Rodrigo Esponda, afirmó a este diario: “El trigo no solo aumentó en cantidad de hectáreas sembradas, sino que también subió la calidad, ya que viene muy bien. Esta vez se dio que tenemos un buen clima, que está acompañando en la cosecha que se está llevando a cabo”.
Y agregó: “El dinero que ingrese será muy importante no solo para la Región sino para nuestros pueblos, donde va a estar circulando. Ahora se está sembrando la gruesa y soja de segunda mientras se va levantando el trigo”, indicó.
“El trigo hoy tiene un muy buen mercado que generó confianza para volver a sembrarlo. Estos últimos diez años se había dejado de sembrar porque no había posibilidades de venta y ahora la apertura de los nuevos compradores provocó que este cereal vuelva a tener importancia”, subrayó.

El impacto económico
En una economía en recesión, se espera que el ingreso de los fondos frescos que se desprendan de la cosecha y la comercialización del trigo generen un alivio para el alicaído consumo y un mayor movimiento comercial en la ciudad y la zona.
En este sentido, el ingeniero agrónomo Juan José Cavo, especialista en la materia y ex titular del INTA Junín, afirmó a Democracia que “el rendimiento viene muy bien, por encima de los 4 mil kilos por hectárea, por lo que es mejor que en años anteriores, con calidades dispares, pero aceptables”.

Y añadió: “Se ha sembrado mucho trigo en la zona, cerca de 30 mil hectáreas. Por supuesto que no se va a llegar a lo que se hizo en otras oportunidades, hace 30 ó 40 años atrás, cuando se sembraban cerca de 60 mil hectáreas en el partido. No obstante, se sembró más que en los últimos diez o quince años”.
Es que, desde el año 2002 hasta la actualidad, solamente en una oportunidad –en 2010– se alcanzó a sembrar 30 mil hectáreas. En las 16 últimas campañas el promedio de implantación de trigo fue de 20.500 hectáreas, con algunas muy bajas –como las de 2009 y 2015– con 15 mil hectáreas cultivadas con esta gramínea, y el piso del año 2012, cuando se sembraron apenas 10 mil hectáreas.

“Si se siembran 30 mil hectáreas, a un promedio de cuatro toneladas por hectárea, son 120 mil toneladas –explicó Cavo–; y si bien el valor del trigo es muy variable, se podría calcular un promedio de unos 8 mil pesos por tonelada”. De modo que habría una inyección de unos 960 millones de pesos.
Para el experto, “el precio del trigo es sumamente atractivo”, sobre todo en relación a la soja y el maíz, que comparativamente fueron perdiendo puntos.

COMENTARIOS