EDUCACIÓN SUPERIOR

Danya Tavela: “El nuevo estudiante tiene condiciones diferentes”

La vicerrectora de la Unnoba y ex titular de la SPU afirmó que las universidades “tienen el enorme desafío de comprender las nuevas realidades”. Recordó que el 50% de los alumnos no termina el secundario y que “tienen que reingresar al sistema, hay que ir a buscarlos”.

¿Cómo fue la experiencia de estar al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU)?
-Intensa, de mucha responsabilidad, porque es el espacio desde donde se coordina la educación universitaria del país y su relación con el mundo, es un espacio caracterizado por mucha conflictividad y capacidad de articulación de un sistema muy heterogéneo, que requiere algunas habilidades propias de pertenecer a ese sistema y de conocerlo, como es mi caso, desde muy adentro.

-¿Cómo impactó la crisis económica en las universidades?
-Fue un año muy conflictivo para el sistema universitario, nos costó llegar a los acuerdos paritarios. Cuando el país está mal, las universidades sufren los mismos avatares que todos los argentinos. Después tenés universidades mejor y peor administradas, y eso es lo que te da la posibilidad de sortear los problemas de manera más calma o más compleja.

-¿Cómo están ubicadas las universidades argentinas con respecto a la región?
-La educación universitaria argentina sigue siendo de una altísima calidad. Por tres factores: primero por la presencia de investigadores, y la investigación, que es la producción permanente de conocimientos, te permite ir avanzando a ritmo con el cambio que se va produciendo. Segundo, porque la gratuidad y el hecho de que la universidad sea pública te nutren de una masa crítica mucho más importante que si no tuvieses esas condiciones. Y tercero porque ha sido un espacio, desde ‘mi hijo el doctor’, que ha sido resguardado por la propia sociedad, es un valor social. Por supuesto que también tiene deudas, como discutir las áreas de vacancia, la creación de carreras en términos estratégicos para atender el medio socio-productivo, la articulación con el colegio secundario, donde tenemos un problema importante de deserción, que tiene que ver con la brecha que existe entre el secundario y la universidad, por eso creamos el programa Nexos.

-Los países más desarrollados tienen mayores niveles de graduados universitarios.
-Efectivamente, porque otra de las cuestiones que tenemos que discutir es cuánto tienen que durar nuestras carreras, cómo se tienen que construir los trayectos. Tiene que existir la posibilidad de que alguien que estudia ingeniería pueda hacer un trayecto en economía y que eso sea reconocido como parte de la formación. Cuando nosotros llegamos encontramos un sistema fragmentado, herido, y los resultados están empezando a dar sus frutos.

-¿Cuál es el norte para la Unnoba a partir de ahora?
-Comprender las nuevas realidades que tienen las universidades, entender que el nuevo estudiante tiene condiciones diferentes, viene de un contexto distinto y la universidad tiene un rol determinante. ¿Qué pasa con ese 50% que no termina el secundario? Los tenemos que ir a buscar, tienen que reingresar al sistema educativo, quizás terminando el secundario, quizás conformando un oficio. La universidad tiene un desafío enorme con aquellos que, por el cambio tecnológico, van a tener cambios en sus trabajos, por eso tenemos que trabajar en la certificación con esas personas para que se adapten al cambio. También la Unnoba, porque su escala la obliga, tiene que mejorar sus indicadores de retención y graduación. La otra cuestión es explorar otras alternativas, como la educación a distancia.

COMENTARIOS