Javier Orozco y Diego Marzese, en el laboratorio de Estados Unidos.
Javier Orozco y Diego Marzese, en el laboratorio de Estados Unidos.
RECONOCIDO A NIVEL MUNDIAL

Un científico juninense logró un gran avance para tratar tumores cerebrales

Se trata de Diego Marzese quien, junto a Javier Orozco es un investigador de la salud. Su estudio permitirá el mejor abordaje para la enfermedad de difícil tratamiento. Fue realizado en Mendoza y en el John Wayne Cáncer Institute, de Santa Mónica, California.

Diego Matías Marzese (38) es un reconocido científico juninense que ha llevado a cabo importantes trabajos de investigación sobre el cáncer, y que ha sido premiado internacionalmente.
Como contó a Democracia, en la edición del 12 de junio de 2010, en los primeros años de su juventud padeció la enfermedad, factor determinante en la elección de lo que pocos años después se convertiría en una brillante carrera. Luego fue becario en instituciones de Mendoza y actualmente reside en España.
Estudió Biología Molecular en la Universidad de San Luis y tiene una especialidad en diagnóstico de enfermedades genéticas y un post-doctoral sobre la utilidad diagnóstica de las alteraciones epigenéticas del cáncer en el John Wayne Cancer Institute de California.
Hace una semana, las revistas Nature Communications y Scientific Data publicaron una investigación de Diego Marzese y su compañero mendocino Javier Orozco, médico oncólogo, sobre tumores cerebrales, que dejó a la ciencia argentina en lo más alto.
Los profesionales han logrado identificar con precisión el origen de esta enfermedad, con una especie de código de barras que será un gran paso para lograr diagnósticos más certeros y tratamientos más efectivos.
La investigación comenzó en 2008 en la Universidad Nacional de Cuyo, en el Instituto De Histología Y Embriología De Mendoza (IHEM), el Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo (Imbecu), pero se llevó a cabo con más fuerza desde 2013 en Estados Unidos.
Entre el objeto de estudio analizaron 165 casos de pacientes con tumores cerebrales incluyendo metástasis cerebrales (BM) provenientes del cáncer mamario, de pulmón y de piel, una de las complicaciones clínicas más letales y mal manejadas en personas.
Los investigadores detallaron que los pacientes diagnosticados con BM tienen una mala calidad de vida y un pronóstico sombrío, con una supervivencia que varía de tres a 25 meses. En gran medida, esto se debe por la falta de respuesta al tratamiento.
“Fue dirigida por las doctoras María Roqué y Laura Vargas Roig. Contó con la colaboración de un excelente grupo médico del Hospital Italiano y el Instituto Gineco-Mamario que incluía a los doctores Francisco Gago, Olga Tello y a un residente que cursaba su 2º año de la especialización en Tocoginecología, Javier Orozco”, explicó Marzese.
“Siento una emoción muy grande, y una sensación de haber hecho un buen trabajo, aunque no sea el final de la investigación; ansiedad por saber cómo el estudio impactará a otras investigaciones en el área, cómo será recibida, cómo será utilizada para construir algo mejor”, expresó.
“Tenemos la esperanza que lo que hemos descubierto se convierta en, o siente las bases para, un método diagnóstico de precisión para pacientes con metástasis cerebrales, que permita eventualmente determinar el tipo de tumor y las posibilidades terapéuticas, sin necesidad de cirugía”, subrayó.

COMENTARIOS