PROTESTA EN PLENO CENTRO DE JUNÍN

Movilización de gremios y trabajadores por despidos laborales en Induspol

El sindicato de los trabajadores plásticos, la CGT que lidera Diotti, la CTA de los trabajadores- Junín y la Multisectorial de Jubilados acompañaron a los trabajadores que reclaman el pago de haberes adeudados, regularización de los despidos, que hasta ayer se habían realizado de manera informal.

Poco antes del mediodía de ayer, en el radio céntrico de la ciudad, se realizó una movilización gremial y de trabajadores en reclamo de pago de haberes adeudados e indemnizaciones ante los despidos de 34 trabajadores de la empresa Induspol, que cerró sus puertas el 12 de noviembre último.
Participaron referentes de la CGT Junín que lidera Eduardo Diotti, la CTA de los Trabajadores- Junín, la Multisectorial de Jubilados y Pensionados y representantes de la Unión Obreros y Empleados Plásticos, con asiento en Chivilcoy, representantes de los empleados despedidos de Induspol.
La marcha dio inicio en la esquina de Lavalle y Francia, frente al domicilio de un integrante de la firma cuestionada, siguió hacia la delegación del Ministerio de Trabajo, continuó frente al Municipio y luego se dirigió hacia el estudio de un profesional de la empresa.

Reclamos
En diálogo con Democracia, Rubén Moyano, secretario general del gremio de los plásticos, explicó que todavía no han sido enviados los telegramas de despido, por lo cual los cesanteados no han podido hacer las gestiones pertinentes para cobrar el subsidio por desempleo ni presentarse a otras empresas para pedir trabajo, ya que no tienen el comprobante legal correspondiente a sus despidos.
“Desde que fuimos notificados ante la Delegación regional del Ministerio de Trabajo bonaerense, hace un mes atrás, del cese de tareas de Induspol hasta ahora, la situación no ha cambiado en nada. No han enviado los telegramas. La última comunicación de parte de la empresa fue el viernes y nos dijo que hoy (por ayer) lunes iban a enviar los telegramas para desvincularlos laboralmente a los trabajadores. Pasa que la empresa está cerrada pero el vínculo laboral no se cortó”, explicó Moyano.
“Hasta ahora, pasado el mediodía, no hemos tenido ninguna novedad. La situación sigue igual, sin telegrama de despido, con dos meses y medio de salarios adeudados y la indemnización ‘en el aire’”, apuntó.
A la pregunta qué les aconsejan hacer ante tamaña problemática desde el Ministerio de Trabajo, Moyano dijo: “Es un ente regulador. Lo que hace son las audiencias y qué se puede solucionar, pero nada más. El tema es que acá la empresa no da respuesta”.
“Tuvimos una reunión con el secretario del Intendente y nos prometió que iban a tratar de gestionar para que la empresa dé una respuesta y los empleados puedan cobrar lo que le corresponde”, acotó.
“Pedimos que paguen los salarios adeudados, ya que estamos en una época crítica, a un paso de las fiestas y los trabajadores están sin un peso; y que se le envíen los telegramas de despido para que los cesanteados puedan gestionar el Fondo de Desempleo, presentarse a algún otro trabajo para poder volver al mundo laboral. Por lo menos eso. Lo que sigue son las indemizaciones, que es un tema a discutir”, manifestó el gremialista.
Recordó que entre los despedidos hay gente de 25 años de antigüedad en la empresa, a punto de jubilarse, con una situación crítica y complicada.

Los pasos a seguir
Según lo adelantado por Moyano, hoy, a las 12, habrá una nueva audiencia ante la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo. “Nosotros queremos que sea la última, porque es desgastante lo que está pasando. Tuvimos cuatro audiencias y en la última ni siquiera se presentaron desde la empresa, solo estuvo el abogado. Por eso, ya estamos gestionando para que tome intervención la Justicia laboral”.
A la pregunta sobre por qué la empresa no había mandado aún los telegramas de despidos, desde el gremio dijeron que según lo dicho vía telefónica por un directivo de la firma, no tenían plata ni para pagar las cartas documentos correspondientes.

Panorama
A la pregunta sobre el panorama laboral en las empresas, el entrevistado respondió que era complicado, no solo en Junín y zona sino a nivel nacional.
“Es una problemática que lamentablemente estamos viviendo y no encontramos una solución. La solución no la tienen ni los trabajadores, ni las entidades gremiales, sino debería provenir de la parte política. Estamos en contacto con la CGT y la CTA de Junín, yo integro la mesa sindical de Chivilcoy, donde el gremio tiene la sede, y todos estamos en la misma situación: se está matando la industria nacional”, concluyó.

COMENTARIOS