Se recomienda comer carnes magras, frutas y verduras.
Se recomienda comer carnes magras, frutas y verduras.
FIESTAS, EMOCIONES Y DIETA

Cómo sobrevivir a las fiestas, plenas de emociones, con una dieta saludable

Se recomienda no arruinar lo lindo del encuentro por un desarreglo alimentario que puede conducirnos a una guardia de hospital. Señalan que el índice de eventos cardiovasculares, aumenta por el estrés y por lo que consumimos en estas fechas.

Llegan las fiestas de fin de año y las emociones están a flor de piel. Mientras, las familias se aprestan a preparar distintos menúes, que por tradición, son hipercalóricas.
Cuáles son los riesgos para la salud, cuando se conjugan semejantes factores externos e internos. Hacer dieta se torna difícil pero cuidarse es la mejor opción para disfrutar de estas fiestas.
Daniela Esturo, médica nutricionista, al ser consultada por Democracia, brindó varios consejos para sobrevivir estos festejos, que en algunos casos no lo son, cuando el balance da negativo.
“En las fiestas se conjugan muchos factores – explicó la doctora Esturo-, es un momento del año donde la carga emocional es muy fuerte. Finalizan etapas y se avizoran momentos de reencuentro. Todo esto tiene que ver mucho con lo emocional y todo lo emocional influye muchísimo, muchísimo en la alimentación”.
La especialista manifestó que es tiempo de pensar lo que vamos a consumir para no arruinar momentos que también son lindos para compartir en familia.
“Se puede comer muy rico y sano a la vez. Sin embargo, tenemos un problema de ‘hemisferio’, es decir, acá hace calor en las fiestas y estamos acostumbrados, por tradición, a comer todo ese tipo de alimentos hipercalóricos que son los frutas secas, turrones, pan dulce, bebidas alcoholicas que uno ya ve en las góndolas”, dijo.
“Entonces – continuó diciendo- hay que empezar por no comprar desde ahora esos alimentos, que a veces no llegan a las fiestas porque uno se lo come ahora. Entonces, en vez de ser un momento donde se come un poquito de más, que puede ser el 24 o 25 de diciembre o a fin de año, empezamos a hacer desarreglos durante todo el mes. Previo a las fiestas, están las despedidas, las reuniones, las fiestas y siempre trasladando la ilusión de empezar de vuelta (a cuidarse) en enero, pero ¡en diciembre hay que cuidarse también!”.
La doctora Esturo advirtió que el factor emocional puede influir para sufrir algún tipo de evento cardiovascular o complicación digestiva.
“Es muy importante desde ahora empezar a planear un menú adecuado para la época, abocarnos mucho a las ensaladas, que hay riquísimas y mucha variedad, a las frutas, a las verduras y aprovechar que los días están más largos para empezar a hacer actividad física”, apuntó.
“En esta época, ya empieza a hacer calor, usamos menos ropa y empiezan a aparecer los kilos demás, esos que uno no puede tapar. Entonces hay que tratar de tener cuidado con las dietas extremas y también con la actividad física extrema. Todo tiene que ser gradual. Lo ideal es tratar de ser estable todo el año pero inevitablemente, en estas épocas del año es donde aparece el peligro de los excesos, tanto excesos por sobrealimentación como por hipoalimentación (comer menos de lo que corresponde)”, explicó.
La médica dijo que, en verano, además de las dietas adecuadas, hay que tener muy en cuenta la hidratación. “Los calores extremos tienden a deshidratar y hay un concepto muy equivocado que es que al transpirar mucho uno está gastando más energía. Aparecen esos mitos de salir a correr al rayo del sol, con buzo, con plásticos y cosas raras que se ven para bajar de peso. Esto empeora la situación, porque uno transpira igual, no permite que se evapore el agua y puede producir un síncope”, reiteró.

COMENTARIOS