Pintaron un mural en el frente.
Pintaron un mural en el frente.
ORGANIZACIÓN SOCIAL DON ITO

Jóvenes solidarios pintaron paredes del C.E.C. N° 802, en el barrio Evita

Los voluntarios hicieron un mural en el frente y restauraron y pintaron el pasillo que da a las aulas.

Voluntarios de la organización social Don Ito acompañados por jóvenes de la Comunidad San Ignacio pintaron y restauraron áreas del Centro Educativo Complementario N° 802.
El pasado sábado 1 de diciembre, los voluntarios pintaron salas del CEC ubicado en el Barrio Evita, además realizaron dos murales para embellecer el lugar.
La jornada, de más de 7 horas, se encuentra enmarcada en el Programa “Pintamos tu escuela”, proyecto que la organización desarrolla hace aproximadamente tres años, pero en esta oportunidad tuve un toque especial, porque el grupo de voluntarios estuvo integrado por jóvenes de la Comunidad Terapéutica San Ignacio, donde DON ITO viene desarrollando un taller hace cuatro meses.
Al respecto conversamos con Pablo Rodríguez, referente y coordinador de la organización Don Ito, quien expresó: “Desde nuestro espacio hace tiempo que desarrollamos estas jornadas de pintura en diferentes instituciones de la ciudad y del partido. Con el Centro Educativo de Barrio Evita tenemos un vínculo muy especial”.
“En el CEC los docentes tiene un gran compromiso para con la institución y realizan un trabajo digno de destacar. Siempre nos hacen parte y nos tienen en cuenta para algunas tareas y eventos que realizan. Volver al CEC, es regresar a nuestros inicios en este proyecto, fue la primera institución que pintamos y el contexto en el que se hizo fue muy emotivo y marco el comienzo de un hermoso vínculo con el lugar”, manifestó Rodríguez.
Según lo expuesto por la organización Don Ito, la misma ya estuvo presente en este espacio en varias oportunidades: durante la primera se pintó el comedor y se realizó un mural en el mismo, plasmando valores y pautas de convivencias; luego se pintó el patio interno, la salita del jardín, la sala de recepción y entrada, y por último se hizo un mural en el frente y se restauró y pintó el pasillo que da a las aulas.
Rodríguez comentó que en esta oportunidad estuvieron acompañados por tres jóvenes de la Comunidad San Ignacio. “Como es de público conocimiento, estamos desarrollando hace cuatro meses un taller en la institución, que se dicta los días martes, pero estas jornadas extras fueron propuestas en su momento”, apunto tras aclarar que primero “uno debe esperar generar el vinculo y luego se reaviva el proyecto”.
“El director siempre se mostró muy predispuesto a todo lo relacionado al voluntariado social y los jóvenes también. Desde el primer día el entusiasmo de los chicos fue ‘in crescendo’, la voluntad y la garra que le ponen a la actividad se refleja en las producciones que realizan. Se ve su compromiso y el respeto con que hacen todo. Por eso creíamos que incluirlos en estas obras también sería muy fructífero para ellos y se lo comentamos al Director. Obviamente su respuesta fue positiva. Esta jornada tuvo un tinte muy especial, los chicos estaban felices de poder sumar para la sociedad y dejar algo en la ciudad. Disfrutamos del día, se hizo una obra de bien y fue un momento de mucha emoción para todos”, concluyó.

COMENTARIOS