EL BALANCE DE LA GESTIÓN

Pablo Petrecca: “Llevará dos años acostumbrarse al transporte público”

El intendente de Junín afirmó que ese plazo surge de un estudio realizado, pero no descartó que sea antes. Aseguró que “no va a haber una nueva tasa” y explicó se creó un fondo de movilidad para saldar las pérdidas económicas que pueda tener la empresa. Con respecto al bono de fin de año, dijo que “en este esquema no es posible”.

-¿Qué análisis hace del Presupuesto bonaerense 2019 y las obras previstas para Junín?
-Desde que asumimos en la gestión, pudimos trabajar en equipo con la Provincia y la Nación, y siempre hablamos de la importancia y el liderazgo regional de Junín, que es ‘La Perla del Noroeste’, y que en el último tiempo se había perdido, por distintos motivos.
Las obras presupuestadas no van a ser las únicas, va a haber más obra pública porque ya tenemos firmados algunos convenios que no forman parte del Presupuesto.
Sí destaco las obras que está recibiendo nuestro hospital, el HIGA, que es tan querido por todos nosotros, en el cual hacía mucho que no había obras y hoy lo podemos ver en obra, lo que va a ser la guardia, que se inaugurará a mediados del próximo año, y será una guardia de primer nivel, gracias al trabajo de la Gobernadora. Además, va a contar con aparatología de última generación, para estar a la altura de las grandes clínicas privadas, con una inversión muy importante de la Provincia.
También está presupuestada la repavimentación del camino al Balneario, que es una obra que se ha retrasado, por las abundantes lluvias de 2017, por lo que hubo que cambiar el proyecto, además de los cambios en los precios, ha tenido su demora, pero ya estamos realizando los trámites burocráticos con los nuevos montos, y vamos a cumplir con la obra.

-La oposición cuestiona el recorte en educación, salud y áreas sociales en el Presupuesto, ¿cuál es la realidad?
-La realidad son los números, ahí se terminan las discusiones. Por ejemplo en Junín el número proyectado en materia educativa implica un aumento del ciento por ciento.
Esos fondos se utilizan para mejorar la infraestructura escolar, ya hemos realizado más de 40 intervenciones en edificios educativos, recientemente inauguramos la Escuela Técnica 2, y también la Provincia nos asigna más recursos para seguir invirtiendo en obras. El 2 de enero las escuelas van a estar abiertas para realizar la mayor cantidad de obras y no interferir con el ciclo lectivo.
Como parte de este compromiso por la educación, mejoramos el servicio alimentario, con una dieta rica en todos los nutrientes que necesitan los chicos para desarrollarse sanos y que puedan estar concentrados en la escuela.
También nos hicimos cargo del transporte escolar, sumado al nuevo desafío del transporte público, por el cual todos los alumnos, tanto del nivel primario, secundario y universitario, van a tener el transporte gratuito.

-Sin embargo los docentes vienen expresando un fuerte malestar, especialmente por la pérdida de poder adquisitivo y de hecho decretaron un paro para el martes.
-Cuando hablamos del compromiso con la educación tenemos que lograr que los chicos estén dentro del aula. Lamentablemente no se va a poder cerrar la paritaria porque hay una gran motivación política por parte del representante máximo gremial. En materia salarial la Gobernadora ha dado muestras de que no va a permitir que los bonaerenses y los docentes pierdan contra la inflación, ya ha dado un aumento del 32%, y si no es a través de un bono, seguramente va a haber sumas extra.

El Hospital tendrá una guardia de primer nivel. Pablo Petrecca. Intendente Municipal

En Junín la inversión en educación crecerá un 100%. Pablo Petrecca. Intendente Municipal

-¿Los municipales de Junín cobrarán un bono de fin de año?
-Uno de los desafíos que teníamos como gestión era poder devolverle la dignidad al empleado público, que hace un trabajo invalorable.
En Junín hemos alcanzado uno de los mejores acuerdos salariales de la Provincia, con cláusula gatillo, por lo que no solo que no han perdido contra la inflación, sino que han tenido un aumento.
Lógicamente las arcas municipales se están viendo resentidas, por la sencilla razón de que este año aumentamos las tasas un 15% y quizás terminemos con una inflación que algunos sitúan en un 45%, con lo cual no hay que ser contador para saber que eso reciente la economía del municipio.
También hemos sido muy claros con los gremios, por lo que cumpliremos hasta donde se pueda, en la medida en que las arcas municipales puedan lograrlo. Nosotros tenemos una diferencia muy grande con otros municipios, que han cerrado las paritarias en un 25%, con lo cual está muy bien que paguen los bonos, pero para nosotros poder pagar el bono tendríamos que sentarnos y volver a hablar en paritarias. En este esquema no es posible pagar un bono, porque estamos cumpliendo con la pauta salarial.
Hemos tenido pedidos de empleados que prefieren un bono, porque gran parte del aumento salarial al básico se va en obra social y jubilación, será una discusión que tendremos que dar con el sindicato si esa es la voluntad de ellos.

-¿Cómo sigue la implementación del transporte público?
-Desde el primer día prometimos el transporte público y tomamos la decisión política de implementarlo, porque entendemos que es un derecho, conecta, nos une, y va a permitir que los vecinos de Junín puedan llegar a su trabajo, al colegio, de manera segura y protegida, con un servicio eficiente.
Nos demoramos más de lo que hubiésemos querido, pero había que dar varios pasos para poder implementarlo, que hoy ya están dados, y tenemos una empresa que se va a hacer cargo, ya lo hemos adjudicado, así que está en los últimos procesos burocráticos para poder tener todo listo, que la empresa se radique en la ciudad, dé puestos de trabajo, porque va a haber unas 30 personas que van a estar ingresando como choferes y demás cuestiones que tiene el transporte público.
También estamos tramitando la tarjeta SUBE, así que pronto estaremos comunicando dónde van a estar los puntos para acceder a la tarjeta, que es una condición necesaria para utilizar el servicio. Creemos que ya en enero va a estar funcionando el transporte público, días más, días menos. El objetivo es que empiece a rodar en enero y febrero, para que en marzo, que es cuando los chicos vuelven a las aulas, esté todo aceitado y sea un servicio eficiente.
Como decimos siempre, va a ser algo difícil, algo a lo que nos vamos a tener que acostumbrar; ya puedo percibir las nuevas quejas de los vecinos, porque lógicamente va a haber un nuevo actor estacionando en las veredas, va a haber menos espacio para estacionar, distintos inconvenientes, pero estamos convencidos de que es una política de mediano y largo plazo.
La única ciudad de estas características que no contaba con el servicio de transporte público era Junín, así que era una demanda pendiente y un derecho que estamos devolviéndole a los vecinos de Junín.

-Se viene el verano, ¿alguna de estas líneas va a llegar hasta la Laguna?
-No, no van a llegar al Balneario, pero es una discusión que comenzaremos a tener con las líneas locales que hacen el servicio interurbano, a los distintos pueblos y a la Laguna, para poder coordinar con ellos y sumar colectivos a otros recorridos.

-O sea que, ¿podrían sumarse las empresas locales a prestar el servicio?
-Es el objetivo, si podemos aceitar todas las condiciones, es la idea, porque recordemos que este primer lanzamiento del transporte público va a abarcar el 70 por ciento de la ciudad, por lo que hay algunos barrios o zonas que van a quedar un poco alejadas, pero era la forma que teníamos de poder salir con el transporte público, y que el juninense se adapte a la cultura de usar el transporte. Obviamente que en las sucesivas etapas el objetivo es cubrir el ciento por ciento de la ciudad.

-¿Cuánto tiempo se calcula de adaptación al servicio de transporte público?
-Los estudios que hemos realizado nos hablan de dos años, dos años para que haya un cambio cultural, recordemos que hace 25 años que Junín no tiene transporte público. El crecimiento que hubo de las motos, porque era la única manera que el vecino tenía para moverse con un bajo costo, pero eso también sumó más riesgos para el tránsito; en casi todos los accidentes hay una moto involucrada.
Va a llevar un tiempo de acostumbramiento, nosotros estamos pensando en dos años, ojalá sea mucho antes, que en seis meses o un año se pueda lograr un transporte público exitoso. Es uno de los motivos por los cuáles quizás otro intendente no estaba dispuesto a dar la pelea, porque durante el primer tiempo iba a haber dificultades, quizás la política argentina, acostumbrada a ser cortoplacista o a pensar en los años electorales, no permitía pensar a mediano y largo plazo, porque no tiene que ver con un intendente, sino con la integración de la ciudad.

-¿Cómo se va a cubrir el saldo vacante que tenga la empresa?
-No va a haber una nueva tasa, se ha creado un fondo de movilidad para buscar los fondos y que sea sustentable. Es un fondo que utilizará la recaudación del estacionamiento medido y que permitirá saldar la diferencia que tenga la empresa.

-¿Qué ocurrió con el proyecto de bicisendas?
-Lamentablemente no vamos a poder realizarlas, porque la situación y el contexto económico han cambiado en la Argentina y eso nos ha llevado a replantear algunas planificaciones de obras. Y entre cumplir con el ciento por ciento de agua y cloaca o hacer las bicisendas, entendemos que son más prioritarias el agua y la cloaca, así que tuvimos que reasignar partidas.

-¿Cómo se sale de esta crisis económica?
-Se sale haciendo las cosas bien, con orden, diciendo la verdad, porque lamentablemente en la Argentina hemos transitado en los últimos años muchas mentiras, una realidad que no era la correcta.
Para hacer las cosas bien, cuando piensa en el mediano y largo plazo, hay que hacer los cambios profundos y no hacer fiestas permanentemente que después tiene que pagar el próximo gobierno. El Presidente ha tomado una decisión muy difícil, que lógicamente le está costando incluso a su imagen, porque está tomando decisiones muy difíciles, que ningún presidente se había animado a tomar. Creo que son los cambios profundos que tenía que hacer el país para dejar de vivir dependiendo o gastando más de lo que ingresa.
Sin dudas que este fue un año muy difícil para nosotros, que nos ha llevado a tener que tomar decisiones y acomodarnos, situación muy difícil para los empresarios locales, que se han visto muy complicados en sus negocios porque se ha resentido el consumo, tenemos un sector comercial muy pujante en nuestra ciudad que se ha visto muy golpeado, algunas industrias también con dificultades estructurales que venían arrastrando y este contexto no ayuda tampoco, estamos acompañándolas con todas las herramientas del Estado municipal y provincial –como la eximición de tasas que hemos hecho-, pero estamos convencidos de que vamos a pasarla, el año que viene va a ser mejor, sin ninguna duda, pero no hay recetas mágicas, va a haber todavía algunos meses difíciles, y hasta que los efectos macroeconómicos empiecen a tener efecto en los bolsillos del vecino, va a tardar, tiene que empezar a acomodarse la economía.
Se espera una buena cosecha en diciembre, de trigo. Se espera una buena cosecha también en abril y mayo, con un repunte de la economía. Entendemos y damos la cara con los vecinos que sabemos que no la están pasando bien, y este año ha sido una prioridad incrementar los recursos en inversión social, así que estamos cerca del vecino, sin negar la situación de crisis que estamos viviendo, pero convencidos de que vamos a salir.

COMENTARIOS