Productores se muestran cautos ante las expectativas por anunciada cosecha récord
PERSPECTIVAS AGRÍCOLAS

Productores se muestran cautos ante las expectativas por anunciada cosecha récord

“Nosotros, en el campo, hasta que no tengamos el trigo en el galpón no contamos con la cosecha”, dijo Gustavo Ratto, presidente de la Liga Agrícola Ganadera de Junín. Desde Carbap, advierten que “gran parte de la cosecha de la que se está hablando, todavía ni siquiera se sembró”. Siguen los reclamos por el aumento de los impuestos provinciales.

Datos presentados por la Subsecretaría de Agricultura proyectan que para la campaña 2018/19 se recolectarán 140 millones de toneladas de granos, lo que la convertiría en la más grande de la historia, con un crecimiento del 25% respecto a la campaña anterior.
Agroindustria llevó a cabo la semana pasada su 3° Jornada de Perspectivas Agrícolas, donde la Secretaría de Agricultura proyectó las estimaciones de siembra y de cosecha tanto de los principales cultivos extensivos, como otros de menor producción nacional.
La cartera esbozó los números que se esperan de la campaña que ya ha iniciado y culminará con la recolección de granos en 2019, donde se estiman lograr 140.133.790 toneladas en total, lo que representaría una cosecha mayor a la de la campaña 2017/18, donde se recogieron 112 millones de toneladas. Cabe recordar que la cosecha pasada fue afectada por la mayor sequía de los últimos 50 años, que impactó fundamentalmente a la soja y al maíz. A partir de esa situación, se dejaron de producir alrededor de 30 millones de toneladas, con el correlato de una pérdida aproximada de 6.000 millones de dólares para la economía argentina.
Desde el Gobierno se estima que en el caso de la soja, el área sembrada alcanzará a las 17,5 millones de hectáreas mientras que la cosecha llegará a las 54,2 millones de toneladas, lo que representa un 44 por ciento más que en el ciclo anterior, en el que se produjeron 37,7 millones de toneladas.
En maíz, prevén una cosecha de casi 50 millones de toneladas con una intención de siembra de 9,3 millones de hectáreas, mientras que para el trigo esperan una producción récord de 20,1 millones de toneladas.
El reporte destaca que la siembra de maíz está cerca de alcanzar el 50% por estos días; mientras que la soja recién va por casi 5% de su total de hectáreas destinadas (17,5 M/Has).
El girasol ya lleva un avance de siembra del 70% a nivel nacional sobre las 1,7 M/has destinadas. Por el lado del trigo, recién ha comenzado su recolección en algunas regiones del país (2.2% sobre el total sembrado).

Carbap
Desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), hubo una bajada en las expectativas del gobierno. “Hay un dicho rural muy conocido que afirma que no hay que contar los terneros cuando todavía están en la panza de la vaca”, dijo Matías de Velazco, presidente de dicha organización.
“Hay que tener en cuenta que gran parte de la cosecha de la que se está hablando todavía ni siquiera se sembró y otra parte recién se está levantando. El peligro de esto es gastar lo que todavía no se tiene”, sostuvo el dirigente rural en diálogo con El Día, de La Plata.
De Velazco estimó que los daños de las heladas tardías y el granizo en parte de la superficie sembrada, además del hecho que se siembre con una menor inversión tecnológica, afectarían los rindes.
En el orden impositivo, señala que los agricultores consideran que el aumento del Impuesto Inmobiliario del 38 % dispuesto por la Provincia es demasiado alto. Reclaman también por el Inmobiliario complementario, creado por la gestión anterior bonaerense, y el Impuesto a la transmisión de bienes.

En Junín
Gustavo Ratto, presidente de la Liga Agrícola de nuestra ciudad, al ser entrevistado por Democracia, sobre las repercusiones de las estimaciones oficiales manifestó que en esta zona se había sembrado muchísimo más trigo que otros años, pero que todo dependía de las condiciones climáticas.
“Nosotros, en el campo, hasta que no tengamos el trigo en el galpón no contamos con la cosecha. Entiendo que el Gobierno esté diciendo que esta será una cosecha récord y con stock muy grande pero todavía falta un mes y cada tormenta que pasa es un peligro. Hasta que no esté todo cosechado no vamos a tener los números definitivos”, advirtió.
Respecto a lo que fueron las últimas tormentas, el agropecuario dijo que en sectores como Agustina, donde él tiene campo, no hubo inconvenientes pero sabía que atrás de La Oriental y cerca de Chacabuco había habido fuertes vientos y consecuentemente la cosecha en esa zona iba a disminuir.
“No hay que sacar los números antes de tiempo”, señaló.
Al referirse a los tiempos de la siembra y cosecha venideras, Ratto explicó que el maíz temprano se había sembrado en un 90 por ciento, pero faltaba el maíz tardío, a fines de noviembre o en diciembre; en cuanto a soja de primera se llevaba sembrada entre el 50 y 60 por ciento ya que con las tormentas de los últimos días se había parado, estimando que se continuaría el martes o miércoles de esta semana. “Con diez días de tiempo bueno terminaríamos de sembrar soja. La cosecha de trigo, en los primeros días de diciembre”, estimó.
Como era de esperar, los costos también han influído en la producción agrícola, sin embargo ello no habría impedido que se siembre. “Los fertilizantes, herbicidas e insecticidas tienen precio dólar, por lo cual si aumenta el dólar nos aumentan a nosotros los insumos – advirtió Ratto-. Sin embargo la proyección de siembra estaba hecha y se sabe que el precio del cereal va al ritmo del dólar. La producción agropecuaria está prácticamente dolarizada, tanto los cereales como los insumos”.

“Habrá buenos rindes”
Carlos Franco, productor agropecuario y síndico de la Liga Agrícola, también fue consultado por Democracia, sobre el tema rindes y expectativas ante la próxima cosecha.
“La cosecha de grano fino, de trigo y cebada en esta zona la vemos muy bien, prácticamente dentro de 15 a 20 días empieza. Habrá buenos rindes, aunque el tiempo está muy inestable. Anoche (por la noche del sábado) en Ascensión cayó una pedrada importante”, dijo.
“La piedra, en líneas generales, no define el rendimiento de un país, sí puede ser una inundación o sequía o helada importante”, acotó.
Manifestó además que en el caso del maíz se había sembrado en fecha y venía también muy bien. En cuanto a la soja de primera, apuntó que estaba en los últimos tramos, ya que se había sembrado en un 80 por ciento en esta zona. “Esperamos que se pueda sembrar la soja de segunda, después de la cosecha de trigo”, agregó.
Consideró que hasta ahora, el clima en líneas generales estaba acompañando al campo.
Respecto a si la carestía de los insumos influía en la siembra, Ratto dijo que en esta zona se iba a sembrar más porque se habían secado muchos bajos y las condiciones del suelo habían mejorado. “Puede ser que algún lote que estaba destinado a maíz o maíz de segunda, cambie a soja, teniendo en cuenta el 10 por ciento de retenciones, los costos de los fertilizantes que han subido respecto al año pasado y las pérdidas de la cosecha de soja del año pasado por las condiciones climáticas, la baja calidad y la pérdida de rindes. Pero esto no significa sembrar menos hectáreas, sino más”, afirmó.

COMENTARIOS