AFIRMAN QUE ES UNA DEMANDA DE HACE AÑOS

Cerrito Colorado Sur: Insisten con el pedido de reductores de velocidad

Aunque es una zona alejada y de quintas, el tránsito es uno de sus principales problemas. El verano acentúa las dificultades por la concurrencia a los clubes. También solicitan la extensión del gas natural y del alumbrado público. Esperan que no se tire más basura en determinados sectores.

Los residentes del barrio Cerrito Colorado Sur saben bien que las necesidades de este sector no son tantas si se tienen en cuenta las grandes carencias que hay en otros lugares de la ciudad. Por eso los pedidos son relativamente pocos y puntuales.
Sin embargo, algunos se reiteran en el tiempo. Uno de ellos es el que tiene que ver con las calles y el tránsito, donde hay demandas solicitadas desde hace unos ocho años.
Más allá de tratarse de un barrio alejado, situado en un entorno de paz y aire puro, el problema del tránsito también llega hasta aquí. Son muchos los vehículos que circulan, teniendo en cuenta que en su jurisdicción están los clubes Banco Provincia y Los Miuras. Si a eso se le suma que en pocas semanas comenzarán sus colonias de vacaciones, el problema seguirá creciendo.
Las primeras solicitudes para la colocación de moderadores de velocidad se hicieron en el año 2010. “Venimos pidiendo desde hace mucho tiempo reductores de velocidad, porque queremos prevenir: un día va a ser tarde y nos vamos a lamentar que el municipio no haya hecho lo que tenía que hacer. Hay muchos chicos que circulan por el sector, entonces, realmente se debe hacer algo con esto que venimos pidiendo hace más de ocho años”, se lamenta el presidente de la sociedad de fomento, Santiago Ehrman.
Por lo pronto, hay varios carteles de prevención, aunque los lugareños aseguran que esto no es suficiente.

Pedimos desde hace mucho tiempo reductores de velocidad, porque queremos prevenir: un día va a ser tarde y nos vamos a lamentar. Santiago Ehrman. Pte. de la Sociedad de Fomento.

El otro punto sobre el que pone el acento Ehrman es el del estado de las calles: “La administración anterior hizo una obra no muy buena en la que se nos llevó entre 15 y 20 centímetros de tierra de las calles principales. Nosotros estamos en una zona que es un médano y esto ocasionó que lo que quede es arena, básicamente, entonces cuando llueve tenemos problemas bastante serios con grietas grandes y peligrosas. Hasta el año pasado la municipalidad reaccionaba rápido y, enseguida, después de las lluvias acomodaban, aunque sea, las calles principales. Lamentablemente, el último año no está sucediendo lo mismo y tenemos que estar llamando, vienen y arreglan solamente una parte pequeña, en esa materia están flojos”.

Infraestructura
Al tratarse de una zona periférica, algunos servicios básicos –como el agua corriente y las cloacas– están ausentes en este barrio delimitado por la Ruta Nacional N° 7, y las calles Los Naranjos, Las Gallaretas y Ranqueles.
Distinto es el caso del gas natural, que cubre a más del 80% de los residentes. Sin embargo, la empresa Grupo Junín “no permite la extensión de la red”, lo que configura “un problema” para los fomentistas “porque hay gente que vive y anda con los tubos o las llamadas chanchas, lo que tiene un costo muy alto”. Es por ello que están gestionando que se puede extender más la red de gas.
Por otra parte, el alumbrado público también llegó a este barrio a través de la gestión de sus residentes, lo que les permitió colocar unas 50 luminarias, aunque los fomentistas consideran que faltarían algunas más. Para que esto suceda, acá también debería extenderse la red –en este caso eléctrica– ya que los sectores carentes de esta prestación no tienen el cableado necesario.

Otros temas
En referencia a la seguridad, los lugareños advierten que aquí “no se escapa a lo que le pasa a todo el mundo”. Desde hace un tiempo los vecinos están comunicados, con un grupo de WhatsApp y un sistema de red con el que buscan prevenir y protegerse. “Estamos muy alertas a todo lo que pasa –dice Ehrman–; hay raterismo, por suerte no ha pasado a mayores, pero estamos muy conectados, muy unidos y la policía anda mucho”.
Finalmente, en cuanto al mantenimiento y la limpieza del lugar el dirigente barrial señala: “La recolección de ramas está muy bien. Este año, que hubo mucha poda, se hizo un trabajo muy bueno. Tenemos un problema, que hay gente que pasa por este sector y tira bolsas de residuos. Pero no una o dos, son muchas. Por eso les pedimos a los que usan a nuestro sector como basurero que no lo hagan. Que depositen sus bolsas en donde corresponde”.

COMENTARIOS