Alimentos y bebidas registraron un aumento del 7% en septiembre.
Alimentos y bebidas registraron un aumento del 7% en septiembre.
ECONOMÍA Y RECESIÓN

Los precios minoristas subieron 6,5% en septiembre, y es la suba más alta desde abril de 2016

El rubro alimentos y bebidas experimentó en septiembre una suba del 7%, acumulando en el año un incremento del 35,8%.

Un informe del Indec indicó que los precios minoristas subieron 6,5% en septiembre, en lo que constituye la suba más alta de los precios minoristas desde abril de 2016. En el año, los precios acumulan un alza del 32,5% y en los últimos doce meses alcanzaron el 40,5%.
La inflación más alta se había registrado en abril del 2016, con 6,7%, pero según la denominada "inflación Congreso", ya que hasta ese mes los precios no eran medidos por el INDEC, por la declaración de la "emergencia estadística" ocurrida cuando asumió Mauricio Macri en diciembre de 2015.
La nueva medición de precios oficial comenzó en mayo de ese año, cuando se pudo reorganizar el organismo, que venía siendo objeto de denuncias por manipulación de las estadísticas.
El rubro alimentos y bebidas experimentó en septiembre una suba del 7%, acumulando en el año un incremento del 35,8% pero la suba más fuerte fue en el rubro transporte, con 10,4%, seguido de prendas de vestir y calzado, 9,8%, y equipamiento y mantenimiento del hogar, 9,7%. Le siguieron el rubro "Otros bienes y servicios" con un aumento en septiembre del 7,9% y los precios de recreación y cultura con un aumento del 6,8%.
El resto de los rubros que registraron incrementos se ubicaron por debajo del nivel general del 6,5% como los precios de "Restaurantes y Hoteles" con un 5,7%, el de "Salud" con 4,5%, "Bebidas alcohólicas y Tabaco " con 4,4%, el de "Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles", 2,3%, "Comunicación", 2,1% y "Educación", 1,6%".
El registro siempre impacta en la definición de los índices de los próximos meses, que para los consultoras privadas se ubicaría entre un 3 y un 4 por ciento, por el aumento en las tarifas de gas, la medicina prepaga y el transporte, más la devaluación que todavía no concluyó su pase a precios y es siempre más gradual.

Impacto en los alimentos básicos
Diego Ruiz, presidente de Sociedad de Comercio e Industria de nuestra ciudad remarcó que el número de la inflación “impacta considerablemente en alimentos, principalmente en los alimentos básicos y es directamente perjudicial para las clases más bajas”.
Asimismo destacó que “a las empresas les repercute en los costos de producción, ya que en esta medición se notó el aumento también en bienes de consumo, sumado a incremento de las tarifas, etc. En este camino, para las empresas la presión tributaria es altísima, con menos ventas y menos producción”.
Por su parte, el tesorero de la SCeI, Pablo Cosmi aseguró que “con la inflación se pierde el valor adquisitivo del peso y los aumentos en alimentos, combustibles se trasladan al consumidor final. Entonces no alcanza el dinero circulante para comprar y los costos de las pymes son superiores con la variación del dólar y no se puede trasladar ya que no hay demanda”.
Consultado Héctor Azil sobre los nuevos números de la inflación, el secretario de Atsa estimó que “es muy difícil ser optimista con esta situación, cuando un gobierno que venía con consigna de bajar la inflación, pobreza cero, lo que hizo año tras año fue aumentar sistemáticamente la inflación”.
El titular del gremio de la Sanidad expresó que “es un contexto recesivo, se vende menos, la gente tiene menos capacidad de consumo, más allá de querer ser optimista, viendo las variables económicas es casi imposible que se pueda revertir a corto plazo. La preocupación es grande, ya se venía con una pérdida de salario importante el año pasado, la de este año es mucho mayor”.

“No se ven medidas que acompañen”
La recesión, producto de la inflación ha bajado el consumo ya que el poder adquisitivo ha disminuido.
En ese sentido, Guillermo Vega de Capynoba indicó que “se nota en las pymes, las ha afectado muchísimo, se ha achicado el margen de ganancias y los costos financieros eran elevados en su momento y no había créditos y hoy para bajar el dólar pusieron tasas muy altas y hoy operar en el banco a una pyme le cuesta muchísimo”.
Para el referente de la Cámara Pyme, “el panorama hoy no solo es malo sino que no se ve que estén tomando medidas que acompañen a la pyme, se debería estar bajando las tasas además de lograr que la pyme pueda incrementar su venta o buscar la forma de inyectar dinero sin generar inflación como un subsidio y no hay medidas de ese estilo”.
El problema mayor de las pymes “es que les subieron los costos fijos, luz, gas, sumado a la caída de las ventas y los costos financieros. Hay que reactivar el consumo para que las pymes puedan recuperar las ventas”, concluyó.

COMENTARIOS