UN RECLAMO HISTÓRICO

Belgrano: Insisten en la necesidad de un desagüe para la plaza

Fue solicitado al Intendente quien contestó que “se iba a estudiar”. Aseguran que esta obra “no es tan grande”, comparada con otras que hay en la ciudad. También solicitan más limpieza y mantenimiento, y mejoras en el alumbrado público. Advierten por problemas con el tránsito.

Con un nivel de infraestructura bien cubierto, hace años que los vecinos del Barrio Belgrano reclaman una solución al problema de las inundaciones que se dan, principalmente, en la zona de la plaza.
El presidente de la sociedad de fomento, Ricardo Carballo, llevó la inquietud al Intendente cuando mantuvieron un encuentro –junto con otras entidades barriales– hace más de un año y medio. Desde entonces, no hubo novedades sobre esta demanda. “Está como estuvo siempre –le explica Carballo a Democracia–, espero que algún día alguien se preocupe por esa obra, que no es más que 200 metros de caños que se unirían al desagüe del ferrocarril”.
La propuesta de los fomentistas es hacer una conexión con el canal que circunda al predio ferroviario, sobre la calle Borges, desde Padre Ghío hasta Jean Jaures, es decir, dos cuadras. “Si se compara con otras obras que se están haciendo en la ciudad no es tan grande, y daría una respuesta a un problema sistemático que se da cuando hay lluvias intensas”, insiste Carballo, quien comenta que en aquel encuentro el jefe comunal le contestó que “se iba a estudiar” la idea, aunque “hasta ahora esto sigue igual”.

Buenas y malas
En el balance de las prestaciones para este sector en el último tiempo, el dirigente fomentista advierte que hay cosas buenas y otras que están pendientes.
Una positiva es la concreción del Parque Central: “Está bueno porque los que tenemos memoria y recordamos lo que era esa esquina, al verla ahora podemos apreciar que es una obra muy linda, esperamos que los vecinos se apropien de ese lugar y le den un uso intensivo. Se despejó mucho, está más iluminado y hace que la gente se anime a caminar aún más por ahí”.

El pedido del desagüe está como siempre, espero que algún día alguien se preocupe por esa obra, que no es más que 200 metros de caños. Ricardo Carballo. Pte. de la Sociedad de Fomento.

Aunque lamenta que la sociedad de fomento del barrio donde fue la intervención no haya sido invitada a la inauguración de un espacio tan importante.
Otra acción positiva que destacan los fomentistas es el trabajo de poda que se hizo en todo el barrio.
A la plaza Sarmiento, que es el corazón del barrio, “le hace falta un poco de atención en la vereda que la circunda”, señala Carballo, para luego ampliar: “La acción de las raíces de las plantas está generando que se levanten distintos bloques en el piso y genera dificultades a quienes la transitan”.
Los reclamos por el mantenimiento del lugar son generales ya que, según dicen, por un lado “no se recogen los residuos que se tiran en los contenedores clasificadores que puso el municipio”, y la escasa de frecuencia de esa recolección “hace que se amontone lo que llevan los vecinos y se convierte en un mini basural que le da un aspecto bastante feo a la plaza”.
Asimismo, también se advierten fallas en la recolección de ramas y montículos. “Por ejemplo, en el Jardín 906 y en la casa contigua hay ramas que fueron sacadas hace más de quince días y no fueron levantadas”, explica Carballo.
También se solicita una plaza o espacio recreativo para el Barrio Metalúrgico, que está dentro de la jurisdicción de Villa Belgrano: “Fue una inquietud que quedó allí. Se pide que se le diera vida a ese sector y que la gente tenga su lugar de reunión, y evitaríamos la presencia de personas que no deberían estar allí”.

Tránsito y seguridad
En cuanto al tránsito, los vecinos ven algunos puntos críticos. Por un lado, sostienen que los reductores de velocidad generan que se desvíe el tránsito y se sobrecarguen las arterias que no los tienen. Carballo agrega que, además, “uno ve que los patrulleros tienen que traspasar esos moderadores y dañan los móviles, y también genera que mucha gente haya caído de sus bicicletas o sus motos”.
Otro punto conflictivo es el semáforo de Rivadavia y Juan B. Justo, donde se suelen hacer congestionamientos de más de una cuadra, generando reiteradamente “un cuello de botella”.
Finalmente, sobre la seguridad, Carballo sostiene que aquí se repite “la problemática de toda la ciudad”, y advierte: “Hemos visto que en algunos lugares no se encendía el alumbrado público cuando oscurecía, lo que generaba cierto temor a la gente para circular en esos sectores”.

COMENTARIOS