El trigo podría aliviar en diciembre los bolsillos de los productores agropecuarios, pero dependen del clima.
El trigo podría aliviar en diciembre los bolsillos de los productores agropecuarios, pero dependen del clima.
AGRO

Cada $100 de renta que genera una hectárea agrícola, $61 se los lleva el Estado nacional

Se trata de un incremento de 5 puntos por los derechos de exportación, combinados con la baja de precios y amortiguados por la suba del tipo de cambio. En Junín las entidades agropecuarias reconocen que hay más presión y reclaman financiamiento.

Cada $100 de renta que genera una hectárea agrícola, $61 se lo lleva el Estado, según el índice de medición de septiembre de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).
Se trata de un incremento de 5 puntos por los derechos de exportación, combinados con la baja de precios y amortiguados por la suba del tipo de cambio.
Para FADA la medición de septiembre de 2018 marca una participación de los impuestos sobre la renta agrícola del 60,9% para el promedio ponderado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol.
Es decir, que de cada $100 de renta (ingresos menos costos) que genera una hectárea agrícola, $60,90 se lo llevan los distintos niveles de Gobierno, nacional, provincial y municipal.
Mientras que el promedio ponderado de cultivos a nivel nacional es de 60,9%, la participación del Estado en soja es del 67,7%, maíz 55,6%, trigo 48,1% y girasol 62,2%.
Los investigadores atribuyen el incremento de la participación del Estado en la renta agrícola por el restablecimiento de los derechos de exportación.
"En tanto, la suba que se dio en el tipo de cambio ayudó a disminuir el impacto de los nuevos derechos de exportación, a pesar de que gran parte de los costos agrícolas se encuentran dolarizados", sostuvieron.
Añadieron que "el mayor efecto de los nuevos derechos de exportación en maíz y girasol, es menor en soja, porque el incremento fue más bajo y en trigo, por fortaleza del precio y la caída generalizada de precios disponibles en dólares con respecto a junio".
Para los casos de trigo, maíz y girasol, que tenían 0% de derechos de exportación, pasan a pagar $4 por dólar exportado, que con un dólar de $38 equivaldría una alícuota del 10,5% y, si se considera un dólar de $40, la alícuota sería del 10%.


En la Provincia
En el caso de la provincia de Buenos Aires, el informe ubicó la presión impositiva para los productores en el 62,6%. En junio, última fecha de publicación, había sido del 59,1%.
Para David Miazzo, Economista Jefe de FADA, el índice se vio impactado por los nuevos derechos de exportación sobre todos los bienes que se venden al exterior, que gravan cualquier operación con $ 4 por cada dólar que se genere.
No obstante, el impacto de esta medida, en el caso del agro, se vio amortiguada por el fuerte incremento del dólar, que en pocos meses se apreció el 100% respecto del peso argentino. No obstante, la caída de los precios internacionales y la utilización de insumos mayormente atados al dólar diluyeron en parte ese beneficio.
En la provincia de Buenos Aires se registra la mayor presión impositiva para los productores de soja: el Estado en sus diferentes estamentos se quedan, según FADA, con $ 71 de cada $ 100 de renta. Para el girasol, en tanto, el índice se ubicó en el 56,8%, mientras que para el maíz es de 56,6%, y para el trigo, 50,9%.
En líneas generales, los impuestos en la provincia de Buenos Aires significan, para un hectárea promedio, el 37,2% de los costos totales de producción. De este total, el 93% corresponde a tributos nacionales, mientras que solo el 7% lo son provinciales o tasas locales.
Sobre estos últimos, significan gastos de $ 662 por hectárea, la mayor parte por Inmobiliario e Ingresos Brutos. En tanto, los partidos cobran la Tasa Vial, con un 70% de lo recaudado destinado a los caminos rurales y el otro 30% al municipio. Estas tasas significan, en promedio, unos $124 por hectárea, "con las más diversas formas de cálculo y los más diversos valores" según el distrito.

“Venimos castigados”
Rosana Franco, presidente de la Filial Junín de Federación Agraria Argentina (FAA), afirmó a Democracia: “La presión del Estado se está sintiendo mucho, pero hoy el principal problema que tenemos los productores es la falta de acceso al financiamiento, con una tasa de interés del 60 por ciento es realmente inviable para el campo”.
Y la ruralista agregó: “Las tarjetas de crédito agropecuarias cortaron las promociones, y necesitamos comprar fertilizantes, gasoil, y buena parte de la renta se va en impuestos. Estamos a dos meses de la súper siembra de trigo, que viene bien, con un buen perfil de agua, pero el tiempo es impredecible. Venimos castigados. Hoy (por ayer) la Mesa de Enlace se reunió con el ministro Sarquís (Leonardo, de Agroindustria bonaerense), pero no hay financiamiento”.
“De las 200 mil hectáreas productivos que hay en el partido de Junín, unas 50 mil están abocadas a la producción ganadera a ciclo completo, por lo que no pueden sembrar”, señaló.
“La presión tributaria no cambió nada, y si no hay muchas críticas del sector es porque la mayoría de las entidades agropecuarias son oficialistas. Pero en Junín hay unas 120.000 hectáreas que están en manos de productores de menos de 500 hectáreas, productores pequeños y medianos, que son los que la están pasando mal. De todos modos el productor siempre se las arregla para sembrar y producir, se niega a alquilar el campo, y las empresas privadas están dando una mano, con agroquímicos e insumos a pagar en la cosecha, pero obviamente cobran sus intereses y hay que pagarlo”, sostuvo.

COMENTARIOS