RUMBO A 2019

Suenan algunos nombres y asoman las estrategias en el tablero político local

El oficialismo comunal trabaja en la contención social, al tiempo que sabe que tiene obras para mostrar, acaso su principal “caballito de batalla” electoral. El peronismo está divido y el meonismo busca recobrar protagonismo basado en sus fortalezas. El rol de los vecinalistas.

Si bien los problemas económicos dilatan los reordenamientos partidarios y la discusión por las posibles candidaturas, en Junín los principales espacios ya trabajan con un ojo en 2019: hacen encuestas, focus group, mantienen reuniones con el fin de sumar más dirigentes a sus filas, y si bien aún falta mucho, ya asoman algunos nombres y estrategias.

Cambiemos, presencia y contención social
Por el lado del oficialismo comunal, el intendente ya ha explicitado a Democracia su intención de presentarse para revalidar su mandato por cuatro años más, y si bien las “turbulencias” en la economía lo mantienen “preocupado y ocupado” (como él mismo aclara), y se espera un impacto en la votación local, en Cambiemos confían en que la llegada de la obra pública de Nación y Provincia y el avance de la autopista en la Ruta Nacional 7 de algún modo garantizan un triunfo amarillo en la ciudad.
“No va a ganar caminando, pero va a ganar. Seguramente va a perder votos, y la pregunta es qué sector de la oposición –que está muy fragmentada- los va a capitalizar”, confió anoche un importante operador de Cambiemos, en diálogo con este diario.
En el último timbreo (ver página 4) –prosiguió la fuente- apareció “sin dudas la cuestión de la economía y las necesidades, pero cuando los dirigentes indagaban un poco más, enseguida surgía el tema de la contención, la ayuda que recibían del municipio en materiales, alimentos, las asignaciones de Nación, y más allá de que la situación está complicada, es muy importante la contención y todavía hay esperanza”, aseveró.

El peronismo es un polvorín
Con picos de tensión cada vez más evidentes entre los sectores del senador bonaerense Gustavo Traverso y la diputada provincial Rocío Giaccone, que ponen al bloque de concejales de Junín en un delicado equilibrio para no romper la unidad, el peronismo se aventura –de no mediar un acuerdo de cúpulas en el ámbito nacional- a una feroz interna, con final incierto. De hecho, por estos días cada sector busca sumar aliados de cara la “poroteo” del año que viene, donde cada uno buscará hacer prevalecer sus candidatos.
Por el lado del ex farmacéutico, como anticipó Democracia, suenan como candidatos los concejales Victoria Muffarotto y Rodolfo Bertone, este último con más fuerza en la predilección del conductor del espacio. Y en el campamento de la legisladora, que hoy integra en la Cámara de Diputados provincial un bloque escindido de Unidad Ciudadana, son conocidas las aspiraciones de la propia Giaccone a la intendencia, pero todo dependerá de las encuestas y de los alineamientos a nivel provincial y nacional.

El meonismo apuesta a sus fortalezas
El Frente Renovador, el espacio político que en el ámbito local lidera el ex intendente de Junín Mario Meoni, se muestra por estas horas entusiasmado por los resultados de un estudio de opinión pública que lo muestra como el sector que posibilitó el despegue de la ciudad y el liderazgo regional. En esta línea, la próxima estrategia de los renovadores estaría orientada a construir una imagen de futuro basada en el crecimiento de Junín y en una sociedad sensible a las expresiones culturales, deportivas, y la defensa de los intereses puntuales de los juninenses en un contexto nacional de ajuste, que indudablemente repercute en los bolsillos locales.
Con respecto a las posibles candidaturas –si bien es prematuro porque además hay una fuerte inestabilidad económica que prácticamente inhabilita cualquier tipo de conjetura electoral-, en caso de que Meoni no se postule nuevamente a la intendencia, el espacio podría encaminarse a una gran PASO, donde suenan los nombres de la diputada provincial Valeria Arata –muy activa en el plano social, dando apoyo a los clubes y sectores vulnerables-, el economista Santiago Aguiar y el concejal Maximiliano Berestein.

Los vecinalistas también juegan
El peronista Nazareno Diotti, de la agrupación local Por un Nuevo Junín, que cuenta con el apoyo de la Uocra y de otros gremios de la ciudad, admitió en diálogo con Democracia que por estos días mantiene diálogos con distintos sectores del justicialismo, aunque según pudo saber este diario de fuentes bien informadas, el dirigente, que en 2017 hizo una muy buena elección con la llamada boleta corta, estaría hoy más cerca de la línea interna que conduce la diputada provincial Rocío Giaccone.
Otro vecinalista, el ex concejal Juan Manuel Sequeira, de la agrupación política y cultural Junín Bicentenario, contó a Democracia que el año que viene estarán participando de la compulsa electoral, aunque reconoció que por las “trabas” burocráticas, que encuentran muchas los nuevos espacios políticos, estuvieron a punto de desaparecer. “Todo tiende al bipartidismo, o bifrentismo”, lamentó, y se inclinó por debatir y poner en agenda “temas locales, lo que pasa en los barrios, porque hoy en el Concejo Deliberante de Junín muchas veces se debaten temas nacionales, temas económicos, y está bien, pero se olvidan así de los problemas más urgentes que tienen los vecinos”.
En reserva, tanto Diotti como Sequeira admiten que están expectantes sobre lo que pueda ocurrir con el factor Cristina, una dirigente que “mantiene un importante caudal de votos, cercano al 30 por ciento y no hay que desmerecerla”. La idea de participar con sus respectivos espacios en la interna peronista –en una gran PASO- tampoco les es extraña, aunque ambos anhelan “la unidad del peronismo para llegar al municipio”, en un contexto que –según afirmaron- “no se soporta más” por los dramas económicos que padece la población.

COMENTARIOS