Pilar Molina, secretaria de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires.
Pilar Molina, secretaria de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires.
EXPERIENCIA POSITIVA

Distritos de nuestra región se suman al programa provincial “Familias solidarias”

Se trata de garantizar tránsito a niños, niñas y adolescentes con los derechos vulnerados, durante el tiempo que se extienda la medida de abrigo establecida por la Justicia.

El programa “Familias solidarias”, con nueva modalidad y reglamentación, está en vigencia desde hace dos años en la provincia de Buenos Aires y consiste en que distintas familias se sumen a un registro único para brindar tránsito en sus hogares a niños, niñas o adolescentes que tengan sus derechos vulnerados. Actualmente hay 160 familias de trece distritos de la Provincia que se sumaron al Programa y buscan aumentar la cantidad ya que, en este momento, hay alrededor de tres mil menores que viven en hogares o instituciones. En diálogo con Democracia, Pilar Molina, secretaria de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires, ofreció detalles al respecto.

- ¿Qué características tiene el programa “Familias solidarias”?
- El programa no lo creamos nosotros, ya existía, pero con distintas modalidades y nombres, la reglamentación no era muy clara entonces dimos de baja todos esos proyectos y generamos uno nuevo bien reglamentado en 2016. Se trata de una iniciativa de acogimiento de chicos que tienen una medida de abrigo, esa medida los separa de sus familias por un plazo y, en ese plazo, tienen que trabajar en conjunto las áreas de Niñez municipales junto con el Poder Judicial para resolver cómo sigue la vida de los chicos una vez que termine ese plazo. Siempre hay que priorizar el regreso de los chicos con algún referente afectivo, que tenga con los chicos un vínculo sano de cuidado, o bien, trabajar en su situación de adoptabilidad o de egreso autónomo cuando se trata de adolescentes que no quieren o no pueden ser adoptados y se recomienda que no vuelvan con sus familias. Esos son los motivos por los cuales los chicos y chicas de la Provincia atraviesan medidas de abrigo que los protegen de los adultos que vulneran sus derechos y, en general, la mayoría va a hogares. Lo que se busca con “Familias solidarias” es ofrecer a los chicos el resguardo de sus derechos separándolos de los adultos que les hacen daño pero, al mismo tiempo, que estén en un entorno familiar donde crecer.

- ¿Qué condiciones deben reunir las familias solidarias?
- Una de las condiciones tiene que ver con no estar inscriptas como adoptantes en el registro de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, consideramos que las familias que quieren adoptar chicos no pueden ser familias solidarias porque tienen que tener la conciencia de que es un espacio de tránsito. Se incluye una evaluación psicológica y capacitaciones obligatorias sobre los derechos del niño. Las familias tienen que tener claro que van a formar parte de una política pública, no se trata de una acción de caridad.

- ¿Cuántas familias solidarias hay actualmente en la Provincia?
- Hoy tenemos convenios con Organizaciones de la Sociedad Civil y con Municipios, que son los que convocan a las familias, las capacitan con el reglamento que nosotros hicimos y hacen una supervisión técnica, además de la que hacemos nosotros desde la Provincia. Hay 26 convenios en 13 municipios que nos permite llegar a 160 familias, esto es el doble de lo que había cuando nosotros llegamos y estamos en difusión permanente para que crezca. En general se dan experiencias de vida que son muy positivas tanto para las familias como para los chicos; hoy hay más de tres mil chicos en hogares, cada caso es diferente y no son todas situaciones para alojar en familias solidarias.

- ¿Cómo manejan el tema económico con las familias?
- Tenemos una beca que le transferimos a los municipios u Organizaciones de la Sociedad Civil para cubrir los gastos de la familia causados por el alojamiento. No se trata de una fuente de ingreso para la familia, es decir, una familia no podría trabajar de acoger chicos. El Estado asume la obligación económica pero es destinada directamente a cuestiones vinculadas con los chicos: ropa, pañales, cuna, leche, lo que sea.

- ¿Qué tiene que hacer una familia interesada en sumarse al registro?
-Tienen que comunicarse con el área de Niñez del municipio y este, al mismo tiempo, tiene que tener un programa. Nosotros no sumamos familias individualmente sino que implementamos el Programa a través de los municipios, Servicio Local y Organizaciones de la Sociedad Civil. Con lo cual,si una familia quiere sumarse tiene que ver si el municipio tiene convenio con nosotros, se tiene que hacer la charla informativa para que las familias sepan en qué consiste, se capaciten, y después de todo eso ingresar en el registro de Familias Solidarias. Los distritos se presentan ante el Organismo provincial de Niñez y Adolescencia y avanzamos con ellos en la bajada de protocolo de implementación, ayudamos y acompañamos en selección y capacitación de las familias.

COMENTARIOS