La temperatura no para de subir y 2018 rompería otro récord de calor
CALENTAMIENTO GLOBAL

La temperatura no para de subir y 2018 rompería otro récord de calor

Por el cambio climático, los expertos prevén otro año de máximas por encima de la media. ¿Qué debemos esperar para la Región?

Como si fuese parte del termómetro en una película de cine catástrofe, hasta ahora el 2018 se perfila como uno de los años más cálidos desde que se tienen registros, con temperaturas récord como las que se registran por estos días en el hemisferio norte, según advirtió en los últimos días la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
Si bien la tendencia no es una sorpresa, dado que las olas de calor extremo son coherentes con las consecuencias del cambio climático causado por las emisiones de gases de efecto invernadero, desde el organismo internacional aseguran que el clima a nivel global se mantendrá en alza y seguirá así ocasionado tragedias de cara al futuro.
Lo que advierten los expertos de la OMM y lo confirma Mauricio Saldivar, coordinador de la Agencia Hidrometeorológica de la Comuna local quien precisa que “del 2014 a la fecha venimos rompiendo todos los récords, dado que la temperatura media a nivel global no para de subir. En nuestra región eso no lo percibimos porque estamos ahora en temperaturas normales, algo similar a lo que se espera para la primavera e incluso el verano, donde nuestra región no tendrá temperaturas extremas como sí ocurre a nivel global”.
Según el especialista, para el verano “tampoco está previsto que haya precipitaciones en exceso. Será un verano normal. Sucede que a nivel global las máximas están subiendo año tras año y esto no hace más que pintar un futuro peligroso”.
La OMM, como tal vez se recuerde, confirmó que el año pasado fue uno de los tres años más calurosos -junto a 2016 y 2015- desde que comenzaron los registros en 1880. El análisis de la institución muestra que la temperatura media en la superficie del planeta el año pasado fue 1,1 grados centígrados superior a la del periodo 1880-1900, considerado “preindustrial”. El año 2016 mantiene el título de más cálido, con 1,2 grados por encima de esa referencia preindustrial. Y si bien el 2018 no terminó, todo hace prever que la tendencia seguirá en aumento, algo sumamente preocupante si se tiene en cuenta que la tendencia a largo plazo de la temperatura es mucho más importante que la clasificación de los años individuales.
“Lo que podemos esperar para los próximos meses en nuestra región -advirtió Saldivar- es un verano regido por el fenómeno del Niño. Todo esto, hay que tener en cuenta, se debe a un proceso de cambio climático que tampoco este año se pudo revertir o frenar”.
En lo que va del 2018, de acuerdo a los expertos de la OMM, muchas partes del norte de África vieron una ola de calor del 3 al 10 de julio, y las temperaturas son excepcionalmente altas en gran parte del norte de Siberia desde el mes de junio y los primeros días de julio. En junio y julio, Japón sufrió las peores inundaciones y los deslizamientos de tierra más graves en décadas: más de 200 personas perdieron la vida, se destruyeron o inundaron unas 10 mil viviendas y se produjo una intensa ola de calor. En el Valle de la Muerte -en California, Estados Unidos- que es un sitio muy caluroso, se han alcanzado 52,8 grados Celsius en los últimos días, mientras las temperaturas por la noche no bajan de los 37 grados.
Según la OMM, los episodios de calor extremo, precipitaciones y sequías están aumentando y, como consecuencia del cambio climático, todo hace suponer que seguirán aumentando.
Aunque no es posible atribuir los eventos extremos individuales de junio y julio en Europa a ese fenómeno, sí son compatibles con la tendencia general a largo plazo debido al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, indicó el reporte del organismo.
Como se sabe, todos los estudios sobre el tema encontraron que la probabilidad de esos eventos extremos son influencia de la actividad humana, ya sea directa o indirectamente.

COMENTARIOS