Rivadavia, De la Sota y San Martín son las calles con más accidentes
RADIOGRAFÍA DEL TRÁNSITO EN LA CIUDAD

Rivadavia, De la Sota y San Martín son las calles con más accidentes

Otra arteria con numerosos eventos es Padre Respuela. El número de siniestros con atención de lesionados muestra una curva ascendente en el primer semestre, pasando de 101 en enero a 128 en junio. De los 542 choques en los que participaron ciclomotores, solo 96 motociclistas llevaban el casco puesto, lo que significa menos de un 18 por ciento. Desde el municipio apuestan a la educación y la concientización.

De acuerdo a los datos estadísticos de la Agencia Municipal de Seguridad Vial (AMSV), las esquinas con más accidentes se encuentran en las calles Rivadavia, Intendente De la Sota y San Martín. En Padre Respuela también hay sectores muy comprometidos con la siniestralidad.
Así se desprende de un relevamiento realizado por la oficina que se encarga de monitorear y controlar el tránsito en nuestra ciudad, al que tuvo acceso Democracia. De esta manera, en los últimos meses se produjeron diez choques en Rivadavia, entre Jean Jaures y Tucumán; otros tres en Rivadavia y Libertad; y cuatro más en Rivadavia y San Martín.
Y si de la avenida San Martín se trata, hay otras dos intersecciones con reiteración de siniestros: cinco en el cruce con Necochea y otros cuatro en la rotonda de Primera Junta.
Intendente De la Sota y su continuación, Libertad, es otra arteria marcada en rojo en el mapa accidentológico local. Hubo cuatro choques en su intersección con Pastor Bauman y tres en el cruce con Belgrano. A eso hay que sumarle los tres de Rivadavia y otros tantos de Libertad y Roque Sáenz Peña.
Por último, la avenida Padre Respuela también presenta cruces conflictivos. Uno de ellos es el de la calle Roque Vázquez, donde se encuentra el Colegio Padre Respuela, que registró seis accidentes en el último tiempo. El otro es la intersección con la Avenida de Circunvalación, que tuvo cuatro siniestros.

Evolución de los accidentes
La Subsecretaría de Control Ciudadano tiene un registro sobre los accidentes en los que tiene participación la empresa de emergencias médicas Intermed, que opera en las calles de Junín. Un análisis sobre esos datos, permite deducir que –aunque con oscilaciones– la curva de siniestralidad en lo que va del año es ascendente, ya que de 101 registrados en enero se pasó a 128 en junio, lo que configura un incremento de más de un 26 por ciento en medio año.
De esta manera, hubo 101 choques en enero, bajó apenas a 99 en febrero, pegó un salto a 116 en marzo, volvió a bajar a 111 en abril, y desde allí siguió en alza, con 118 en mayo y 128 en junio, último mes con estadísticas.
El otro aspecto central de los números oficiales del tránsito en Junín es que, de los 542 accidentados en motos en el primer semestre del año, solamente 96 llevaban el casco puesto, lo que significa menos de un 18 por ciento.
No obstante, hay que decir que –siempre según las estadísticas municipales– el análisis de los choques en los que participan ciclomotores da cuenta de que aumentó el número de motociclistas que utilizan cascos, puesto que en enero solo un 12% de los accidentados lo tenían, mientras que en junio ese porcentaje trepó a poco más del 25%. Y si bien sigue siendo insuficiente, lo cierto es que se advierte un incremento en el uso de protección.
Asimismo, de acuerdo a los datos de la AMSV, la franja horaria en donde hay más accidentes es entre las 14 y las 22. Y en los operativos que se realizan durante los fines de semana, principalmente en el marco del control de la nocturnidad, se hacen entre 27 y 28 actas de infracción por mes por alcoholemia positiva.

La palabra oficial
Mario Olmedo, subsecretario de Control Ciudadano del municipio, señala a este medio que se están empezando a tomar medidas a partir de estos datos.
Un ejemplo de ello es que ya se solicitó al área de Movilidad Urbana que se haga algún tipo de intervención en la esquina de Padre Respuela y Roque Vázquez “porque la salida del colegio resulta muy conflictiva”.
Asimismo, el funcionario adelanta que a partir de la semana próxima se empezarán a hacer operativos de control de luces de los vehículos: “Ahí se van a secuestrar los autos o motos que estén sin luces y se van a poder retirar al otro día, para lo que deberán llevar el foco para cambiar, y no va a tener sanción económica, sino que se le labrará un acta, y en caso de que reincida en esta falta, sí tendrá su multa. Es una forma de tratar de concientizar a la gente de que las luces son importantes, y vemos muchos que circulan sin ellas”.
Además, se va a trabajar en la concientización sobre la circulación del tránsito pesado en las calles de la ciudad. Para ello, se repartirá una folletería explicativa que indicará por dónde deben transitar los vehículos de gran porte, de manera que no anden por donde no deben. “Quien vea alguno circulando por lugares que no están permitidos pueden llamar al 147 o a la Agencia de Seguridad Vial –puntualiza Olmedo– a los fines de labrarle el acta respectiva. Esto va a ser informado a las empresas locales para evitar accidentes, como el que tuvimos el año pasado que terminó con una víctima fatal por un camión que circulaba por donde no debía”.

Análisis
Desde la Subsecretaría de Control Ciudadano consideran que “desde hace varios años el tránsito en Junín es complicado a raíz de la gran circulación de autos que hay en toda la vía pública”. Para Olmedo, “es muchísimo el tránsito de motos y autos” que trae aparejado los accidentes frecuentes: “La semana pasada hubo un hecho lamentable, en donde una joven, madre de dos chicos, perdió la vida. Nosotros no somos ajenos al tema, somos –en parte– los responsables del tránsito, y desde el municipio seguimos insistiendo en la educación”.
Dada la complejidad del tema, Olmedo considera que, más allá de la parte que les toca en su oficina, “los conductores, los motociclistas, los ciclistas y los peatones también tienen que hacer la suya”. Y añade: “Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena porque solo el personal de la Agencia Municipal de Seguridad Vial no va a solucionar este problema, y para eso se deben respetar las normas de tránsito: generalmente los accidentes se producen por infringir las reglas y, a veces, con consecuencias graves, como el caso ocurrido la semana pasada”.

Apuesta por la educación
Es en ese marco que el municipio apuesta a la concientización y la educación como forma de prevenir. “Ya llevamos dadas tres mil charlas a chicos en escuelas primarias y unas 2500 en secundarias, y luego del receso invernal, este trabajo vamos a retomarlo a partir de la semana próxima”, explica Olmedo.
Además, cada vez que el tiempo lo permite, personal municipal sale a realizar acciones en diferentes esquinas de la ciudad en las que entregan folletería y calcos, y muestran carteles con la cantidad de accidentes y las estadísticas sobre los motociclistas que usan cascos y los que no lo utilizan. “Son acciones que se suman a las que hacemos en las escuelas”, dice el funcionario.
Programas “Voy Seguro” y “Juntos a Jugar” resultan claves para la administración municipal en su afán por apuntar a la educación.

Respuesta a las críticas
Muchas veces se cuestiona el accionar de la Agencia Municipal de Seguridad Vial, sobre todo cuando se realizan determinados operativos que, por su planificación, parecieran tener un objetivo meramente recaudatorio.
Ante eso, Olmedo responde: “Cuando uno no hace también es criticado por esa falta de acción, y la única forma de concientizar es labrar el acta de infracción. Estamos educando, pero eso no es suficiente, y una de las medidas es la de infraccionar”.
En ese contexto, el subsecretario municipal enfatiza que los inspectores no sancionan a los conductores, sino que su función es la de comprobar una infracción y, luego, la sanción le corresponde al juzgado de faltas. “Yo sé que se dice que esto tiene un fin recaudatorio –admite Olmedo–, pero las leyes de tránsito están para ser cumplidas. Si se respetaran más las normas, no tendríamos las consecuencias que hoy vemos que tenemos, tanto en accidentes como en víctimas fatales. El tránsito lo hacemos entre todos, no solamente los funcionarios y los inspectores, todos los que circulamos por la vía pública somos responsables de lo que pasa allí. Nosotros hacemos los controles, somos ‘los malos de la película’ porque generamos el acta de comprobación, pero ese es nuestro trabajo”.

COMENTARIOS