DIRECCIÓN GENERAL DE CULTURA Y EDUCACIÓN

La tasa de repitencia en las escuelas secundarias públicas alcanzó el 15%

Los datos del informe de la cartera provincial corresponden a 2017. En las instituciones de gestión privada, mientras tanto, llegó al 4%. La jefa de Educación Regional, Emilse Marini, destacó que la situación "nos interpela como sistema educativo".

Recientemente la Dirección General de Cultura y Educación presentó la primera edición de su informe “El Estado de la Escuela en la provincia de Buenos Aires”, que revela importantes datos e indicadores del sistema educativo bonaerense.
Según el informe, la tasa de repitencia en las escuelas secundarias bonaerenses de gestión privada llegó al 4% en 2017 mientras que en las estatales registró un 15%.
Asimismo, según el anuario sobre el estado de la educación en la provincia, hubo más egresados en el nivel primario, con un 95%, que en el secundario, con un 82%.
De acuerdo al trabajo, en las primarias de la provincia la tasa de promoción llegó en 2017 al 95,8% y en las secundarias al 82,3%; la repitencia en el primario fue del 3,5% y en el secundario del 11,3%; el abandono fue casi nulo en colegios primarios (0,5%) mientras que en el secundario trepó al 4,4%.
Consultada por Democracia, la Inspectora jefe de Educación Regional, Emilse Marini explicó que “la escuela secundaria obligatoria enfrenta el gran desafío de lograr que todos los jóvenes puedan ingresar, permanecer y egresar con aprendizajes. Esta obligatoriedad genera múltiples aspectos a trabajar desde el nivel y cada secundaria del Distrito Junín y de la Región”.
El nivel secundario tiene particularidades propias y según Marini “no fue pensado históricamente como un nivel que debía asegurar la trayectoria educativa de todos los estudiantes y en general muchos interrumpían sus estudios por cuestiones tales, como la repitencia, la deserción”.

Nuevos formatos
Hoy la gran tarea es que los estudiantes que ingresan puedan terminar y titular. Como respuesta a la cuestión de la repitencia, “el nivel secundario está tratando de instalar nuevos formatos representados por el modelo de Escuelas Promotoras que cuentan con un profesor acompañante de las trayectoria escolares cuya tarea es justamente ser un articulador entre docentes, equipos directivos y familias, para evitar y acompañar, y que cada estudiante pueda terminar el secundario”, destacó Marini.
La repitencia como tal “nos interpela como sistema educativo, ante la necesidad de encontrar nuevas propuestas pedagógicas para favorecer el recorrido de los estudiantes por el nivel. Es por esto que en el marco de la propuesta de escuelas promotoras los alumnos podrán continuar su recorrido aún cuando adeuden materias”, indicó, ya que la idea es “considerar un ciclo de primero a tercer año del secundario y otro de 4to a 6to año, este último generando acciones para que puedan ir visualizando y construyendo su proyecto de vida”.
Quizás las escuelas de gestion pública, “tienen mayores indicadores de repitencia porque muchos alumnos atraviesan situaciones de alta vulnerabilidad social y es la escuela quien los aloja y les muestra otros futuros posibles. También porque el número de alumnos que concurren a escuelas públicas es mayor. En Junín por ejemplo, contamos con 22 escuelas secundarias y casi 6300 alumnos que la habitan. El número de jóvenes que concurren a las escuelas públicas es significativamente mayor y seguramente esto incide en los indicadores.
Asimismo, es válido recordar que la repitencia “no ha dado ni solucionado el problema de los aprendizajes de los estudiantes, cuestión que muchas veces tiene como base problemas de enseñanza”, estimó.
“El nivel secundario tiene que actualizar sus prácticas, incorporar las nuevas tecnologías, generar nuevas formas de llegar al conocimiento para que realmente estar y permanecer en la escuela cobre sentido para los estudiantes”, concluyó.

COMENTARIOS