Preocupa a los comerciantes juninenses la caída en las ventas y el aumento de los costos.
Preocupa a los comerciantes juninenses la caída en las ventas y el aumento de los costos.
PREOCUPA LA RETRACCIÓN DEL CONSUMO Y EL AUMENTO DE LOS COSTOS

Según CAME, en la Región las ventas minoristas cayeron un 4,2% en junio

Es en comparación al mismo mes del año pasado. Advierten que la situación se debe a la "volatilidad del dólar y el deterioro del poder adquisitivo de las familias, que retrajeron las decisiones de gasto, sobre todo de bienes durables".

Las ventas minoristas de los comercios pymes finalizaron junio con una caída de 4,2% frente a igual mes del año pasado, medidas a precios constantes, según dio a conocer ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En tanto, también acumulan una baja anual de 2,8% en el primer semestre del año.
La situación, advierte CAME, se debe a la "volatilidad del dólar y el deteriorado poder adquisitivo de las familias retrajeron las decisiones de gasto, sobre todo de bienes durables".

Pocas ventas y costos altos
En junio de este año solo el 24,3% de los comercios consultados tuvieron alzas anuales en sus ventas (en mayo 25,8% y en abril el 32,8%). En cambio, el 64,9% tuvo variaciones negativas y el 10,7% se mantuvo sin cambio. Además de la debilidad en las ventas, los comercios debieron hacer frente a los mayores precios de la mercadería, aumentos que, en parte, fueron absorbidos por el comercio para no afectar la demanda.
En el desglose del informe, los 19 rubros relevados cayeron en la comparación anual. Las caídas llegaron al 7% anual en el caso de "marroquinería", donde se vendió por el Día del Padre y después las ventas se redujeron.
En "alimentos y bebidas", las ventas a precios constantes bajaron 1,1% anual y acumulan una caída de 1,2% en el primer semestre. "Las familias compraron más en almacenes de barrio para controlar su consumo y poder acceder a marcas más económicas", advierte el documento. Y especifica: "Los días de partido de la Selección, la demanda se incrementó entre 6% y 7% frente a un día habitual".
En "indumentaria", las ventas cayeron 4,8% frente al mismo mes del año pasado y acumulan una baja de 4,1% en el semestre. El 66,7% de los comercios de este rubro tuvieron bajas anuales. También hay que tener en cuenta que se compara contra junio de 2017, cuando ya de por sí las ventas habían bajado un 1,8%.
En "electrodomésticos y artículos electrónicos" las ventas a precios constantes bajaron 4,9% frente al mismo mes del año pasado y en lo que va del año el rubro acumula una caída de 2,2% anual.
En "calzados" las ventas cayeron 4,7%, acumulan una baja de 3,7% en 2018 y el 79,4% de los comercios declararon bajas en la comparación anual.

Ruiz: “Hay menos poder adquisitivo”
El presidente de la Sociedad Comercio e Industria de Junín (SCIJ), Diego Ruiz, afirmó ayer en una entrevista con Democracia que “la CAME se nutre de encuestas de cada una de las ciudades del país, así que el promedio generalmente es el mismo que en Junín y es parecido en todas las regiones”.
“Hablando con los comerciantes de nuestra ciudad nos informaron que se vendieron menos unidades y están preocupados. Esa es la realidad”, señaló el dirigente.
“Uno de los factores es que hay menos poder adquisitivo debido a todas las cuestiones que ya conocemos, como la suba de las tarifas. A lo mejor las paritarias son menores a lo que se tenía que haber acordado y la realidad es que se está consumiendo lo básico e indispensable”, indicó.
“El tema de la incomodidad que genera la suba del dólar hace que la gente se predisponga de otra manera. Los rubros que no son de primera necesidad son los más perjudicados, como pasa generalmente”, afirmó.


En esta línea, Ruiz advirtió que el incremento del dólar “inevitablemente se va a trasladar a los precios, y si bien al campo le conviene, la actual cosecha no fue buena”.
“El Ahora 12 está dentro de pequeñas medidas que van a hacer que impacte menos la crisis”, consideró.
“Los comerciantes ven complicado el panorama hacia fin de año, con un cuidado máximo de los costos y comprando cada vez mejor: cuidando la calefacción y las energías para tratar de quedar lo más beneficiados posible”, sostuvo.
“En la parte industrial se traduce como un no incentivo a la producción nacional, importamos mucho y etiquetamos mucho. Los insumos en dólares repercuten en el costo del producto y en el precio de venta”, afirmó.

COMENTARIOS